10 consejos básicos para emprender

Foto: Cortesía Tresensocial

La creación de una empresa no es una tarea fácil, requiere de financiamiento y mantener sólidas las relaciones con clientes; sin embargo, ser un buen líder y alentar al equipo de trabajo son algunas de las cualidades que le brindan valor a un emprendimiento.

 

 

Con el paso de los años, emprender se ha convertido en una actividad laboral que ha ganado fuerza. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México existen aproximadamente más de cuatro millones de unidades empresariales, de las cuales el 99.8% son Pymes. Las pequeñas y medianas empresas generan la creación del 72% del empleo en el país e impulsan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB).

¿Cuándo saber en qué momento emprender? o ¿Cómo saber si se está preparado para hacerlo? Son algunas de las preguntas que más surgen cuando un emprendedor decide pasar de una idea a la creación de su empresa, sin embargo los principales retos a los que se enfrenta son a la competencia, a los temores sobre si una marca puede ser valiosa o no en el mercado y lograr captar la atención de un público específico.

 

¿Los emprendedores nacen o se hacen?

Jorge Ávila, fundador y director general de Tresensocial.com asegura a Forbes México que el emprender “no es sólo cosa de hacer dinero y negocios, es una oportunidad de hacer bien las cosas” y para hacerlo son necesarios dos aspectos.

En el ámbito personal el emprendedor tiene que ser una persona que sepa lidiar con el fracaso, ya sea porque lo ha vivido o ha tenido experiencias cercanas a él, “en el mundo del emprendedor, la incertidumbre es el pan de todos los días y se tiene que aprender a vivir con eso”, indica.

Y en el plano profesional, el logro es cuando encuentras algo que te apasiona y a los demás les genera un valor, “cuando sabes que eres muy bueno en algo y las personas te reconocen por ello, ese el momento adecuado para emprender”.

Los 10 consejos que Jorge Ávila brinda para el momento de emprender son los siguientes.

1.- Aprende a vivir con incertidumbre. La competencia es un factor clave al momento de emprender, sin embargo deja de pensar en ella, solamente identifica quién es y qué hace; crear tu oferta y aprender a defenderla te ayudará a hacer la diferencia en el mercado.

2.- Sé un líder, no un jefe. La gente busca a alguien que esté dispuesto a “ensuciarse las manos” por su equipo, haz una conexión con tu equipo de trabajo, cree en ellos y motívalos, eso da mejores resultados en la productividad.

3.- Establece una cultura de trabajo. El ser flexible con el personal ayuda a blindar las relaciones que tienes con ellos, sin embargo establece los tiempos de entrega del trabajo y haz que se comprometan con ellos.

4.- Recompensa. Comparte los éxitos de la empresa con tu equipo de trabajo, pero también si las cosas no van bien identifica debilidades y conviértelas en oportunidades, esto los alienta a mejorar.

5.- Sé humilde. Los negocios y las oportunidades están en donde menos se piensan, ten apertura con todo tipo de clientes.

6.- Acepta ayuda.  Sé honesto, acepta tus errores y aprende a escuchar consejos de los demás.

7.- Sé profesional. Tener en orden tu material de trabajo (presentaciones corporativas, redes sociales, página web, tarjetas de presentación, etc.) y cuidar tu aspecto físico habla bien de ti ante tus clientes.

8.- Cuida a tus clientes. “Un cliente feliz, atrae a más clientes”, por lo tanto dale tiempo y el espacio que cada uno necesita, mantente en contacto con ellos. Realizarles una llamada telefónica para saludarlos o invitarlos a comer, estas atenciones fortalecerán su relación

9.- Separa lo laboral de lo personal. A pesar de que la amistad te genera algo que no tiene valor: confianza, establece una división entre tus relaciones personales y profesionales.

10.- Protégete. Invierte tiempo y dinero en todo el ámbito legal de tu empresa, desde regularización de impuestos hasta contratos de confidencialidad para tus clientes.

 

El talento hace la diferencia

Ávila argumenta que es un gran error pensar que un negocio tendrá éxito al inicio, pues los emprendedores deben adaptarse a las condiciones y reacciones del mercado. Lo que destaca a una empresa de otra es el talento y la creatividad al momento de ofrecer un bien o un servicio.

“La crítica externa ayuda a mejorar una empresa”, por lo que recomienda a los emprendedores crear un consejo con empresarios o amigos, a fin de que estos detecten debilidades, fortalezas y oportunidades de crecimiento, además sugiere que a menos que sea necesario, el emprendedor evite apoyarse de inversionistas, ya que “se  puede perder mucho por muy poco”.

Jorge brinda un consejo final a todos los emprendedores, “cuando las cosas salgan mal, metete a la regadera, llora, levántate y no te rindas, nadie dijo que emprender sería fácil”.