16 cosas que debes hacer todas las mañanas

Foto: Reuters.

Sí, lo sabemos, comenzar el día es lo más difícil, pero si lo haces con una buena actitud y estableces una rutina práctica, todo será cuesta abajo desde que sales de casa.

 

Por Jacquelyn Smith

 

Las primeras horas de la jornada de trabajo pueden tener un efecto significativo en tu nivel de productividad para el resto de tu jornada, por lo que es importante que tengas una rutina matutina que te prepare para el éxito.

“Tener un buen comienzo en el día, que es el momento en el que tienes un mayor control es crítico para lograr mejores resultados, y en última instancia, un mayor éxito en tu carrera”, dice Lynn Taylor, una experta en el lugar de trabajo y autora de Tame Your Terrible Office Tyrant; How to Manage Childish Boss Behaviorand Thrive in your Job. ”La forma como comienzas tus mañanas con frecuencia establece el tono y tu actitud para el día. También puede descarrilar o afectar tu concentración. Si te mantienes comprometido con buenos hábitos de trabajo por la mañana, no caigas presa de sentirse improductivo y distraído al final del día o de semana.”

Con la ayuda de los expertos como Taylor, David Shindler, Michael Kerr, Anita Attridge, Alexandra Levit y Michael ‘Dr. Woody’ Woodward, elaboramos ​​una lista de 16 cosas que todos los trabajadores deben hacer cuando salen para la oficina cada mañana.

1. Llega a tiempo. Esto puede ser obvio para la mayoría de la gente, pero algunos no se dan cuenta de que llegar tarde no sólo puede dejar una mala impresión, sino también afectar todo el día. “Llegar a tiempo o un poco más temprano ayuda a empezar con calma el día y a promover un sentimiento de logro”, dice Taylor.

2. Respira hondo. “Literalmente”, dice Michael Kerr, un conferencista internacional de negocios, escritor y presidente de Humor at work. “Y haz algo para centrarte en el aquí y el ahora.” Mucha gente viene a llega agobiada a la oficina porque no tiene tiempo suficiente para hacer frente a sus asuntos domésticos, y cuando llega a trabajar sólo se estresa aún más. “Disminuye tu velocidad, toma un momento para hacer una pausa, y crea una rutina centrada en torno a ti mismo, puede hacer maravillas”, añade.

Michael “Dr. Woody “Woodward, psicólogo organizacional, dice que ha trabajado con ejecutivos que meditan 10 minutos cada mañana antes de siquiera pensar en mirar un email o tomar una llamada. “Hay un tremendo poder en la mediación para tranquilizar nuestra mente. Para comenzar bien tu día puedes configurar su tono, y la meditación es una gran manera de hacerlo.”

3. Come un desayuno adecuado. “El desayuno es realmente la comida más importante del día para ayudarnos no sólo a sentirnos mejor físicamente, sino también para tener la energía mental necesaria para hacer frente a tu día”, dice Kerr.

4. Comienza el día con un borrón y cuenta nueva. Puede que tengas que asistir juntas o reuniones que habías comenzado un día antes y que resultaron en discusiones, pero trata de comenzar cada día como lo que es, un día nuevo, dice David Shindler, autor de Aprender a saltar.

5. No estés de mal humor. Debes prestar atención a tu estado de ánimo y estar consciente de su efecto en los demás. “La primera y última hora de la jornada son en las que la inteligencia emocional puede tener el mayor impacto”, dice Shindler.  Kerr está de acuerdo: “Un gruñón matutino puede infectar a todo un equipo.”

6. Organiza tu día. La primera hora de la jornada de trabajo es el mejor momento para evaluar las prioridades y enfocarte en lo que es absolutamente necesario, dice Kerr. “Hay demasiadas personas que se distraen a primera hora de la mañana con actividades poco importantes, como bucear entre correos electrónicos, cuando puede haber toda una serie de cuestiones más importantes que deben abordar.” Haz una lista de cosas por hacer, o actualiza la que hiciste el día anterior, y trata de atenerte a ella. Sin embargo, si tu jefe tiene una necesidad urgente, entonces está bien volver a barajar tus prioridades dentro de lo razonable, añade Taylor.

7. Hazte presente. Incluso si no es eres una persona mañanera, tienes que estar despierto cuando llegues a la oficina. Especialmente si estás en una posición de liderazgo, es fundamental estar presente, tanto mental como físicamente, y comunicarse. “Tomarse el tiempo para conectarse con los miembros del equipo es esencial. Puede hacerse con pequeños detalles, a través del contacto visual, sonriendo, preguntándoles cómo estuvo su noche y si necesitan algo de ti como líder. Toma el pulso del equipo y ayuda a establecer el tono para todos los empleados.”

8. Saluda a tus compañeros. “Una rápida reunión de equipo,  de no más de 5 minutos puede ser una manera eficaz para comenzar el día”, dice Kerr. Que sea una charla breve, sin sillas, que todo el mundo comparta su meta principal para el día y comparta información crítica que el resto del equipo necesite conocer, recomienda. “Hacer esas juntas ayuda a las personas a enfocarse y, lo más importante, conecta a todos con el equipo. Y al compartir públicamente sus metas para el día, aumentan sustancialmente las probabilidades de alcanzarlas.”

9. Organiza tu área de trabajo. Despejar la mesa y establecer un espacio de trabajo limpio pone el tono para el resto del día, dice Alexandra Levit, autor de Puntos Ciegos: Los 10 mitos de negocios que no puedes permitirte creer entsu nuevo camino hacia el éxito.

10. Recuérdate a ti mismo tu propósito central en el trabajo. “Por cursi o trivial que parezca, te sugiero que te tomes un momento cada mañana para recordar tu propósito central en el trabajo”, dice Kerr. La conexión con un sentido de propósito es uno de los motivadores más poderosos que hay, y darse un momento cada día para volver a conectar con lo que realmente importa en el trabajo y lo que estás tratando de lograr, y para quién, puede ayudarte a sentirte más motivado y te ayudará a concentrarte en las áreas prioritarias de tu trabajo.

11. No te distraigas con la bandeja de entrada. Esto es difícil para la mayoría de las personas, pero los expertos coinciden en que no se debe consultar su correo electrónico a primera hora de la mañana. Si lo haces, sólo lee y responde aquellos que son urgentes. “Echa un vistazo a la bandeja de entrada y busca sólo los prioritarios”, dice Taylor. “No todos los emails fueron creados iguales. Afina tu capacidad para separar la paja y atiende los que deban ser contestados de forma urgente.”

12. Escucha tu correo de voz. La mayoría de la gente salta a la computadora y no hacen caso a su teléfono. “Aunque el correo de voz de la oficina es cada vez menos usado a medida que la gente confía más en los teléfonos celulares, blackberries y correo electrónico, algunas personas dejen mensajes de voz, y si los ignora, podría perder algo importante”, dice Levit.

13. Haz las llamadas y manda los emails urgentes. Si sabes que necesitas ponerte en contacto con alguien, realiza la llamada o envía el email a primera hora de la mañana. Si esperas hasta el mediodía, habrá una mayor probabilidad de que no obtengas respuesta hasta la hora de salida. “No hay nada más frustrante que tratar de completar algo y no tener una respuesta de alguien que necesitas porque tu tiempo se ha ido en otras cuestiones”, dice Taylor. “Si tienes listas tus preguntas y tus emails, haz el trámite durante las primeras horas, al final del día tendrás lo que necesitas.”

14. Aprovecha tu mente despejada. “Muchas personas sienten que sus cerebros funcionan mejor en la mañana, y por la mañana es cuando son más creativas y productivas”, dice Kerr. “Comprueba si estás haciendo un mejor uso de tu capacidad intelectual durante las mañanas y si es así agenda las actividades que necesiten un mayor raciocinio en ese horario.”

15. Mezcla las cosas de vez en cuando. Algunas personas funcionan mejor en ambientes estructurados, pero a otras les gusta la variedad y el cambio. “Para ellos, mi consejo es cambiar las cosas de vez en cuando, sentarse en un lugar diferente para tener una perspectiva distinta, dar un paseo por la oficina para hacerse visible en otros espacios, tanto desde el punto de vista social y como alternativa a tomar el teléfono”, dijo Shindler. “Pequeñas cosas que pueden energizar desde el principio y tener un impacto positivo y en la dinámica de la oficina.”

16. Planea un descanso a media mañana. “Éste es el tiempo para revitalizarte y que puedas mantener tu impulso”, dice Attridge.

Si estás atorado en una rutina que no incluye  cualquiera de estas recomendaciones, vale la pena que vuelvas a examinar tus hábitos y hacer algunos cambios para mejorar tu desarrollo profesional, dice Taylor. La mañana es el momento perfecto para crear unos hábitos críticos que, con el tiempo, se convierten en rutina y te ayudarán a ser más productivo y centrado.