20% de los alimentos producidos en México se desperdician

Foto: Reuters

La AMBA, asegura que en el mundo mueren 10 millones de niños anualmente a causa de desnutrición, mientras 1 de cada 4 mexicanos no tienen acceso a la canasta básica.

 

El campo mexicano, produce al año 31.4 millones de toneladas de alimento, sin embargo 6.3 millones son desperdiciadas, si tan solo se rescatarán la mitad de esos alimentos, se podría atender a los 3.4 millones de mexicanos en situación de desnutrición, indica la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos (AMBA).

La situación de inseguridad alimentaria en México ha crecido con el paso de los años, tanto que, actualmente 1 de cada 4 mexicanos no pueden adquirir una canasta básica.

En 2006, con el mismo ingreso que una persona promedio podía comparar 48kg de alimento al mes, en el 2011 solamente pudo comprar 39kg, debido a que los precios de los alimentos en el mundo aumentaron 60%, según el organismo

La AMBA, indica que anualmente 10 millones de niños mueren en todo el mundo por desnutrición.

El 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), declaró el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente, con el fin de asumir el compromiso de alcanzar un equilibrio viable y equitativo entre el medio ambiente y el desarrollo, así como de asegurar un futuro sustentable para la Tierra y los seres vivos que habitan en ella.

Este año, la ONU proclamó el lema para la conmemoración “Piensa, aliméntate, ahorra y reduce tu huella alimentaria”, con el propósito de impulsar la campaña de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (por sus siglas en inglés FAO) que promueve la disminución del desperdicio de comida.

Este año el país anfitrión en el Día Mundial del Medio Ambiente, es Mongolia.

En el marco de la conmemoración, Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, instó a los países a adoptar medidas para reducir el desperdicio de comida y crear sistemas ecológicamente sustentables y socialmente equitativos.

Además, indicó que si se reduce la cantidad de alimentos desperdiciados, se podría ahorrar dinero que ayudaría a minimizar los efectos negativos en el medio ambiente y más personas tendrían mejores oportunidades para adquirir alimentos suficientes.

“Debemos garantizar el acceso a una alimentación adecuada para todos, duplicar la productividad de los pequeños agricultores, que cultivan la mayor parte de los víveres en el mundo en desarrollo, y hacer que los sistemas alimentarios sean sustentables frente a las crisis económicas y ambientales”, aseguró Ki-moon.

La ONU estima que la población mundial equivale a 7 mil millones de personas y al año la producción de alimentos supera con creces la demanda, sin embargo, 870 millones de personas sufren de desnutrición, esa cantidad corresponde a la suma total de la población de América Latina y Estados Unidos.

El costo del hambre es mucho mayor que el de erradicarla, tan solo en Estados Unidos, se necesitan 21 mil millones de dólares, para alcanzar las necesidades alimenticias de toda la población de ese país, sin embargo 167 mil millones equivale el costo del hambre por concepto de productividad, educación y salud.

ONU asegura que al menos un tercio de los alimentos que se producen en el campo, no llegan a la mesa de las familias, esto representa un gran problema para quienes padecen hambre, pero también los costos ambientales en términos de energía, tierras y agua generan un impacto negativo a la economía.

La FAO, promueve la creación de una cultura y normativa del no desperdicio y exhorta a que el alimento que se desecha en el campo y en la industria, sea redistribuido con los más necesitados, pues el 33.33% de los alimentos se pierden de la producción al consumo.