Mejora tu reputación en línea en 6 pasos

Foto: Reuters.

Una mala imagen en la red podría ser la diferencia entre conseguir o no ese empleo. Ya sea que hayas cometido la imprudencia de subir fotos inapropiadas a Facebook o tengas un homónimo exconvicto, te decimos cómo dar borrón y cuenta nueva a tu historial.


Por Susan Adams

 

Lori Randall Stradtman, autora de Manejo de la reputación en línea para dummies, nos cuenta lo que ella llama una “broma geek”: ¿Dónde esconderías un cadáver? Respuesta: En la tercera página de resultados de Google.

Eso ayuda a explicar el creciente número de jugadores en el campo de la gestión de reputación en línea. Reputation.com, Reputation Changer, Big Blue Robot, Metal Media Rabbit, son algunos de los equipos que prometen ocultar la información negativa que aparece en las búsquedas de Google acerca de ti o de otra persona con tu mismo nombre.

También trabajan para hacer que tu perfil en línea se dispare a los primeros resultados de búsqueda con el fin de mejorar tu marca personal o corporativa. La mayoría de estas empresas cobran tarifas que comienzan en 5,000 dólares anuales. Para las empresas, celebridades y ejecutivos de alto nivel que no cuentan con el personal para gestionar su reputación en línea, el precio puede valer la pena.

Pero, ¿qué hay del resto de nosotros, que queremos asegurarnos de que los posibles empleadores y clientes encuentren el contenido en línea que queremos? La empresa líder en el campo, Reputation.com, tiene tarifas personales que parten desde 399 dólares al año, pero eso puede resultar excesivo para algunos. Un emprendimiento fundado hace un año en Nueva York, BrandYourself.com, ofrece un tutorial en línea fácil de usar y basado en la filosofía hágalo usted mismo que te guiará por los pasos básicos del manejo de la reputación en línea de forma gratuita. Para las personas con problemas más graves, como una dificultad legal pasada o un artículo publicado por una fuente confiable que diga cosas malas sobre ti, BrandYourself cobra una tarifa relativamente baja de 80 dólares al año para darte un borrón y cuenta nueva.

Pero hay mucho que podemos hacer nosotros mismos sin la ayuda de extraños. Hablé con Stradtman y con los jefes de Reputation Changer, Big Blue Robot, Metal Media Rabbit y BrandYourself y combiné su sabiduría en común para crear la siguiente lista. El consejo se reduce a: crea tu propio contenido y optimiza tus perfiles para mandar al contenido ofensivo hasta esa proverbial tercera página en los resultados de búsqueda de Google.

Nota: Esta lista está dirigida a personas como yo, que son usuarios de Internet relativamente poco sofisticados.

1. Búscate a ti mismo

Haz una búsqueda de tu nombre en Google  y en Google Imágenes. Coloca una alerta de Google con tu nombre para realizar un seguimiento de cualquier contenido nuevo. Puedes hacer que las notificaciones sean enviadas a tu correo una vez al día, para no saturar tu bandeja de entrada.

2. Compra el dominio con tu nombre

Esto cuesta 12 dólares al año en sitios como GoDaddy. Las opiniones varían sobre cuánto esfuerzo y dinero debes poner en ello. Patrick Ambron, CEO y cofundador de BrandYourself, recomienda comprar un montón de nombres de dominio (patrickambron.com, patrickambrononline.com, patrickambronblog.com). “Cuantos más, mejor”, dice. Personalmente, creo que esto es excesivo. Es mejor elegir un nombre de dominio y poner un poco de esfuerzo en la creación de contenido que se mostrará en el sitio. Puedes escribir una breve biografía de ti mismo, una historia de tu vida, e incluir tu CV. Éste es también un lugar para publicar artículos interesantes y tu propio comentario acerca de ellos.

3. Pon todo toda tu información en un solo lugar

Hay una serie de sitios que te permiten hacer esto, incluyendo Tumblr, WordPress y About.me. También puedes “aplicar” el nombre de tu dominio a estos sitios, lo que significa que cualquier persona que va a patrickambron.com será enviada a tu página de Tumblr o tu página de WordPress. Eso es conveniente porque Tumblr y WordPress ofrecen plantillas muy bien diseñadas donde se puede configurar lo que parece un sitio web diseñado profesionalmente sin tener que contratar a un diseñador.

4. Únete a las redes sociales

Incluso si piensas que no tendrás tiempo para estar activo en estos sitios, únete a ellos y tómate el tiempo para llenar completamente los perfiles. Como la mayoría de nosotros sabemos, los sitios importantes son Facebook, LinkedIn, Twitter y Google+. Aunque últimamente no se escuche a mucha gente hablando acerca de Google+, Stradtman predice que el sitio ganará poder durante los próximos años, en parte debido a que es un producto de Google y Google favorecerá ese contenido en las búsquedas. Si tienes tiempo, también únete a Pinterest, Tumblr, YouTube y posiblemente otros. No tienes que ser muy activo, pero tampoco completamente ausente. Añade nuevo contenido al menos una vez al mes. Esto puede ser tan simple como adjuntar un artículo y escribir un breve comentario acerca de por qué te interesa.

5. Optimiza tu presencia en estos sitios

Llena estos sitios tanto como sea posible, personaliza la url cuando se pueda y repite tu nombre donde sea apropiado. Por ejemplo, en LinkedIn puedes desplazarte hacia abajo hasta donde dice “perfil público” en tu página de perfil y editar la url. En vez de decir algo como http://www.linkedin.com/profile/view?id=30269383&locale=en_US&trk=tyah, puedes configurar la dirección url para que diga http://www.linkedin.com/in/susancadams. También asegúrate de usar tu nombre completo y no un apodo o slogan que creas que sea pegajoso. Otro truco importante: la mayoría de los sitios web ofrecen la opción de vincular a otros sitios de redes sociales. Hazlo, ayudará a que tu presencia en línea sea más fuerte.

6. Mantén en privado las cosas privadas, asumiendo que nada es realmente privado

Incluso mi hijo de 16 años de edad sabe que es imprudente publicar fotos suyas bebiendo cerveza o bailando sin camisa, pero también sabe que no puede controlar las imágenes de él que suban otras personas. Puede, y debe, ajustar la configuración de privacidad de todos los contenidos que quiera compartir sólo con un grupo selecto de amigos y familiares. Sin embargo, Facebook y otros sitios están cambiando constantemente las reglas acerca de cuánto puedes proteger tu contenido, y tus amigos pueden publicar fotografías embarazosas de ti sin tu consentimiento.

Todos los expertos dicen que nunca debes publicar ninguna tuya que no quieras que el mundo vea. ¿Qué pasa con mi amigo que publica frecuentemente en Facebook fotos y videos de sus adorables hijos de uno y cuatro años de edad, a veces desnudos y jugando en la tina? Stradtman dice que ésa es una mala idea porque esas fotos podrían aparecer cuando los niños crezcan. Me parece difícil de creer, por no hablar de vergonzoso. Una alternativa es contar con  dos perfiles de Facebook, uno para el exterior, que haga hincapié en tus logros educativos y profesionales y otro para tus círculos íntimos, con la configuración más privada que puedas encontrar. Confieso que me resultaría difícil de manejar dos cuentas de Facebook, aunque veo el punto detrás de la idea.

Si otra persona publica una foto tuya en Facebook que encuentras embarazosa, quita el “tag” que la vincula contigo. Además, no dudes en solicitar a los demás que retiren fotos en las que aparezcas y creas que podrían poner en peligro tu reputación.

El socio de Ambron en BrandYourself, Pete Kistler, encontró la motivación para iniciar su empresa en una mala experiencia personal. Cuando tuvo problemas para conseguir una pasantía, en 2008, descubrió que al buscar su nombre en Google  los resultaron mostraban a un Pete Kistler, traficante de drogas convicto. Imposibilitado para pagarle a una empresa  de gestión de reputación, se asoció con Ambron y aprendió por sí mismo cómo configurar varios sitios Web y crear contenido que bajaría de los resultados de búsqueda al Kistler traficante de drogas.

En resumen, ésta es la clave para el manejo de tu reputación online: Crea tu propio dominio, establece una presencia clara y profunda en múltiples redes sociales, publica algo en cada una de ellas al menos una vez al mes y monitorea constantemente la red para evitar fotos o menciones poco favorecedoras. Si aparecen en los primeros sitios, lo mejor que puedes hacer es enterrarlas con contenido positivo.