7 razones por las que los precios del petróleo no se hundirán

Foto: Reuters.

Si bien el crudo ha vivido montado en una montaña rusa durante los últimos años, los expertos tienen evidencia suficiente para creer que su cotización se mantendrá estable por mucho tiempo. Entérense.

 

Por Christopher Helman

 

Estados Unidos se encuentra en medio de un boom petrolero que ha visto su producción dispararse desde más de 1 millón de barriles por día el año pasado a sus niveles más altos en décadas. La producción de crudo en EU está ahora en 6.5 millones de barriles por día, en tercer lugar después de Arabia Saudita y Rusia (ambos con aproximadamente 9.8 millones de barriles por día). Y el crecimiento no muestra signos de desaceleración.

Si sumamos a esto la recuperación lenta y constante de la industria petrolera iraquí, además de la posibilidad de que las técnicas de fracturamiento para la extracción de gas shale, perfeccionadas en EU, sean exportadas a países como China y Rusia, aparentemente será fácil satisfacer la demanda mundial de petróleo en los próximos años.

Así que no es de extrañar que los precios del petróleo hayan estado cayendo durante los últimos meses, con el WTI en 93 dólares y el Brent en 103 dólares desde un máximo, desde un máximo de 116 dólares en febrero. ¿Pero qué sigue?

Pues bien, los analistas Oswald Clint y Rob West, de Sanford Bernstein, aunque no tienen una perspectiva tremendamente alcista para los precios del petróleo, creen que hay siete razones por las cuales no veremos una caída sostenida en el precio del crudo (aunque ellos las llaman “siete fuentes ocultas de elasticidad del mercado del petróleo”).

 

1. Las tasas de declive de los campos maduros

Es de conocimiento público que la producción de los campos petroleros maduros declina a una tasa de 5% a 10% al año, desvaneciéndose poco a poco con el tiempo, pero sin agotarse por completo. Los analistas de Bernstein llevaron a cabo un estudio a principios de este año en 3,100 campos de petróleo, que aclaraba que el mito. Encontraron que algunos campos disminuyen mucho más rápido. La tasa de declive en el Golfo de México, por ejemplo, es de 23%, mientras que en el Mar del Norte es de aproximadamente 10%. A los campos rusos les va un poco mejor, con una tasa de descenso del 3.5%. Aunque la tasa media de declive en todo el mundo sea de sólo 5%, ello significa que la industria necesita desarrollar una nueva Arabia Saudita cada dos años, sólo para equilibrar la baja.

 

 

 

2. Los conductores son muy sensibles a los precios de la gasolina

Los datos del Departamento de Energía y la Administración Federal de Carreteras de EU muestran que el número de kilómetros que los automovilistas estadounidenses recorren es inversamente proporcional a los precios de las gasolinas. Mientras los precios de la gasolina aumentaron un 25% a principios de 2008, el número de millas recorridas se redujo en aproximadamente un 3.5%. Cuando los precios del combustible cayeron 35% en la recesión de 2009, las millas recorridas subieron 2% respecto al año anterior. Aún no hay suficientes nuevos Prius o Teslas en camino para cambiar esto: si caen los precios de la gasolina, su demanda aumentará.

 

3. Las importaciones europeas

A pesar de la debilidad del mercado, se puede esperar que las refinerías europeas compren más cuando los precios caen. Esto es lo que ocurrió cuando los precios cayeron el año pasado: se registró una compra adicional de 1.2 millones de barriles diarios. Los inventarios de crudo de Europa también están cerca de 10 millones de barriles por debajo del promedios a 5 años, por lo que los importadores probablemente harían buenas compras durante una baja de precio.

 

4. Los inventarios de China

Los analistas de Bernstein notaron que en 2012 China aumentó la velocidad con la que crecían sus inventarios de petróleo, añadiendo 240 millones de barriles en 2012 después de haber sumado 140 millones en 2011. Cuando el petróleo llegó a su máximo en febrero, China redujo sus importaciones de petróleo a su nivel más bajo en cinco meses, lo que indica que si los precios caen, retomará el ritmo.

 

5. El aumento de los costos marginales

A pesar del enorme crecimiento en EU, los costos de extraer ese petróleo están creciendo a un ritmo sin precedentes. Bernstein advierte que el costo de producir el último barril pasó de 89 dólares en 2011 a 114 en 2012. Alrededor del 95% de la producción de EU se hizo a un costo marginal de 71 dólares el barril. Parte del cálculo de costo marginal implica gastos no monetarios, como la depreciación, pero en el largo plazo una sociedad no sobrevivirá si sus costos marginales de producción son más altos que el precio actual del crudo.

 

6. Pozos en declive de EU

Los primeros en irse serán los pozos declive. Éstos son los pozos marginales que producen menos de 15 barriles por día. Pero hay un montón de ellos, los suficientes como para producir 1 millón de barriles por día cuando el precio es alto. Los costos de producción son altos en los pozos en declive, ya que a menudo arrojan una gran cantidad de agua junto al crudo, tratar y eliminar el agua puede ser costoso, especialmente si no se cuenta con economías de escala. La mayoría de estos pozos se vuelve no rentable cuando los precios del petróleo se encuentra por debajo de los 90 dólares.

 

7. La OPEP

El cartel tiene un límite de producción establecido de 30 millones de barriles por día. Sin embargo, los Estados miembros están produciendo más, como 30.4 millones en la actualidad. Pero los de la OPEP necesitan precios entre 90 y 100 dólares para equilibrar sus presupuestos y mantener a su gente feliz con el gasto público. Se apegan a las cuotas con el fin de conseguir un alza en los precios. Los saudíes han demostrado que pueden ser muy disciplinados a la hora de recortar la producción. En 2009, cuando los precios del petróleo cayeron, ellos redujeron la producción en 1.5 millones de barriles por día. También tienden a exportar menos cuando los precios son bajos y a mantener el petróleo dentro de su reino.

 

En general, los chicos Bernstein creen que estos siete criterios serían suficientes para reforzar los suministros mundiales de petróleo en 1.5 millones de barriles por día, si el crudo Brent cayera a 90 dólares, ésa sería rigidez suficiente para elevar de nuevo los precios por encima de 100 dólares. Invierta en consecuencia.