ABC para proteger tu casa contra desastres naturales

Foto: Reuters

En temporada de lluvias  incrementan los riesgos a los que pueda estar expuesta tu casa, toma en cuenta las siguientes recomendaciones que emite la Condusef para protegerla.

 

El patrimonio familiar es una gran inversión que a lo largo del tiempo te ha costado sacrificios, esfuerzo y dinero, protégela con un seguro de hogar de alto y bajo riesgo. Contratar este servicio te puede amparar ante eventualidades del tiempo como lluvias, inundaciones, huracanes o marejadas.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) emitió las siguientes recomendaciones a fin de que protejas tu patrimonio:

1.- Contrata un seguro. Antes de hacerlo verifica que la información de la póliza sea correcta.

2.- Escoge el indicado. Asegúrate que el seguro cubra solamente los riesgos a los que tu hogar pueda estar expuesto; si vives en una zona sísmica baja, no es necesario que contrates la cobertura por temblores o terremotos.

3.- Cerciórate de tus pertenencias.  Saber qué tienes en tu casa desde lo más pequeño como una cámara fotográfica hasta lo más grande como un comedor te ayudará a realizar la reclamación pertinente con la seguradora. Puedes tomar fotografías o llevar una bitácora.

4.- Sé honesto. Cuando contrates un seguro de hogar declara toda la verdad de tu patrimonio, informa dónde está, con qué materiales se construyó, los niveles y el uso que se le da.

5.- Guarda lo más importante. Reemplazar un mueble es fácil, pero los documentos importantes como la póliza de seguro, actas de nacimiento o matrimonio no, por lo tanto saca varias copias, guárdalas en bolsas de plástico y resguárdalas en un lugar accesible, pero seguro.

 

Contratar un seguro te da cobertura en los siguientes desastres naturales y sucesos:

1.- Terremoto o erupción volcánica.

2.- Fenómenos hidrometeorológicos tales como granizo, nevadas, golpe de mar, inundaciones, marejadas, tiempos tempestuosos.

3.- Robo y asalto, el cual te protege por sustracción de objetos de valor y allanamiento en tu hogar.

4.- Incendio, rayo y explosión de la vivienda.

5.- Rotura de cristales a causa de fuertes vientos.

El seguro de hogar cuenta además con una cobertura de responsabilidad civil, es decir cubre los daños que se puedan generar a terceros por acciones no intencionales.

Algunos seguros ofrecen servicios extras como plomería o reparaciones eléctricas.

Tu hogar es el patrimonio que le heredarás a tus hijos, piensa que a largo plazo la protección es una inversión, no un gasto.