Actividad manufacturera en México se contrae en julio

Foto: Reuters

Por primera vez el índice del sector manufacturero mexicano se ubicó por debajo de los 50 puntos al caer a 49.7 puntos en julio, indicó HSBC.

 

El Índice del Sector Manufacturero Mexicano PMI de HSBC cayó a 49.7 puntos en julio desde 51.3 puntos registrados en junio, además las condiciones operativas mostraron un deterioro, señaló un comunicado emitido por la institución financiera.

“Desde que comenzaron a recolectarse las cifras (en abril de 2011), ésta es la primera vez que el índice se ubica por debajo del umbral de los 50 puntos. Esto sugiere que las manufacturas seguirán luchando para crecer”, indicó Sergio Martín, economista en jefe HSBC México.

El índice PMI se conforma de cinco subíndices que realizan un seguimiento de los cambios en los nuevos pedidos, la producción, la ocupación laboral, los plazos de entrega de proveedores y las existencias de compras.

A pesar de la disminución en el sector manufacturero, el reciente incremento en las exportaciones no petroleras reflejó una contracción marginal, lo que representa una esperanza para el sector.

La producción manufacturera se contrajo debido a la tendencia al estancamiento de los nuevos pedidos, lo que a su vez genero cambios en las contrataciones.

Las empresas con el fin de atraer más negocios, ofrecieron descuentos a sus clientes pese a que la tasa de inflación del costo de los insumos se aceleró hasta tocar un máximo en cinco meses.

El volumen de nuevos pedidos para los fabricantes mexicanos en julio cayó notablemente por tercer mes consecutivo, pero permaneció sin variación en contraste a junio, impulsada por la débil demanda de los clientes.

Los trabajos pendientes bajaron a un mayor ritmo desde el pasado septiembre, en contraste con la cantidad de compras adquiridas por los fabricantes que no registró ninguna variación en julio, en tanto que los inventarios de compras retrocedieron por quinto mes consecutivo.

Los plazos de entrega de los proveedores volvieron a tener un repunte, aunque me manera marginal de junio a julio, motivo por el cual los proveedores atravesaron por dificultades para abastecerse de determinadas materias primas elementales.

Por su parte, la ocupación laboral en el sector manufacturero en México apenas registró una variación frente a junio, tanto que el 85% de los encuestados no modificó sus planillas en julio. Lo que representa la tendencia más débil en contrataciones desde hace año y medio.

Las empresas informaron de un alza en los costos de los insumos en julio, y diversas compañías mencionaron haber sufrido un incremento en los precios de las materias primas así como tipos de cambios poco favorables.

La tasa de inflación fue la más marcada desde febrero, sin embargo permaneció por debajo de la media del índice.

Por cuarto mes consecutivo los fabricantes rebajaron sus precios de venta a fin de poder concretar nuevas operaciones.