Adriana Macías, abrazando el éxito

Adriana Macías.

Hoy decidí escribirles una crónica de la vida de una amiga, conferenciante y un ser humano espectacular: Adriana Macías.

 

Hola, amigos.

Conozco a Adriana desde hace cinco años, cuando comenzamos a vender sus conferencias. Hace 3 años, en el mes de enero, la acompañé a una conferencia en el estado de Morelos para una empresa promotora de seguros. Llegamos temprano y me dice Adriana —que venía acompañada de su mamá—, “Luis, mientras vamos a comer y platicamos”.

El estar con ella, el compartir un par de horas de su vida fuera del escenario, fue sorprendente de verdad y vi como el discapacitado era yo!!… sí, como lo oyen, Adriana vive con tanta naturalidad y es tan congruente su vida como el mensaje que da en sus conferencias.

Siempre agradeceré el haber tenido la oportunidad de que me haya permitido compartir ese espacio con ella, aprendes a ver que la peor discapacidad no es la física sino que las personas se niegan a Abrazar el Éxito como lo hace Adriana.

Para abrir este espacio les pido que vean este testimonial con la propia voz e imagen de Adriana y después seguimos con el relato.

[youtube id=”sYWRRf2Dsa8″ width=”620″ height=”360″]

Ya conocieron como piensa, actúa y vive Adriana, ahora les platicaré quién es Adriana Macías, resumiendo su biografía, textos y anécdotas que tenemos propias y con otras personas que la han conocido o escrito de ella.

Adriana es una mujer natural de Guadalajara, México. Nació un 25 de abril de 1978, en medio de una familia modesta.

Al nacer Adriana en aquella primavera de abril, sus padres don José Manuel Macías y doña Guadalupe Hernández, tuvieron que enfrentar un momento muy duro al enterarse de que su segunda hija había nacido sin brazos.

Sin embargo, Adriana tuvo una infancia feliz, aun cuando sus padres desconocían cualquier información o tratamientos para el cuidado de personas con discapacidad.

Esto permitió que sus padres educaran a su hija como una persona normal, sin necesidad de tratarla como una persona discapacitada. Esa situación sería fundamental para fortalecer la autoconfianza en la pequeña Adriana.

Aún así, su madre Guadalupe le insistía desde niña en ponerse unas prótesis que parecían unos garfios, según comenta ella: “¿Cómo voy a usar esos garfios que trae el malo de la película? Yo quería ser la princesa del cuento; prefería usar una tiara, un vestido largo, unas zapatillas de cristal y bailar a lo largo y ancho de un majestuoso salón”.

Los amigos de la escuela le preguntaban por qué no tenía brazos y ella contestaba que ya le saldrían, así como cuando se te caen los dientes de leche y te salen otros de nuevo.

 

Enfrentar la dura realidad

Pero lo peor fue en la adolescencia, cuando tuvo que enfrentarse al espejo y a la realidad de que ese sueño de poder tener unos brazos como cualquier persona normal, era sólo una fantasía.

Después de muchas depresiones, llantos y miedos que superar, Adriana por fin recobraría las fuerzas enfrentándose precisamente a sus propias debilidades. Y así fue como decidió cursar la carrera de Derecho y no conforme con eso, hizo una maestría en Recursos Humanos.

Adriana supo seguir adelante, gracias al apoyo de sus padres y su querida hermana Eloísa.

 

La decepción inesperada

Pero tendría que enfrentar una nueva depresión cuando, el mismo día de su boda, su novio le cancela debido a su discapacidad:

“Con toda la ilusión de tener familia, en el 2001 estuve a punto de casarme;  ¡imagínate!, te dan anillo de compromiso y tú ya te ves con tu vestido, 1,500 invitados, una boda súper sencilla, pero el chico con el que me iba a casar de repente me dice ¿Sabes qué? La pensé muy bien y no me quiero casar con una persona con discapacidad ¿Qué tal si mis hijos nacen como tú?”.

Fue uno de los momentos más duros en la vida de Adriana. Y a pesar de tener que seguir dando conferencias para motivar a otras personas, su vida se había derrumbado por segunda vez.

 

Una nueva oportunidad: la esperanza del guerrero

Sin embargo, las puertas de la felicidad se asomaría de nuevo en la vida de Adriana al conocer al que sería su actual esposo, Juan, quien trabajaba en ese momento en un albergue para niños discapacitados.

“Obviamente pasé días muy tristes, lloraba y mucho, pero un día se acabó el llanto y pude darme cuenta que debía levantarme y buscar de nuevo el amor en mi vida: Juan Medina, es ese regalo hermoso.”

Adriana escribió el libro Abrazar el Éxito, narrando la historia de su vida, cómo fue descubrir y aceptar su discapacidad y cómo logró superar la discriminación.

A raíz del éxito de ese libro, escribió La Fuerza de un Guerrero, otro éxito editorial donde narra la historia de un héroe fantástico, que en su camino conoce a personajes singulares: un joven que escucha con el corazón, a otro que lee con las manos, uno que se mueve entre sombras y a una niña que hace magia con los pies.

Adriana me platicó que en una ocasión acudió a un restaurante y cuando estaba a punto de comer, el mesero le dijo que por favor bajara los pies de la mesa. Cuando se dio cuenta de que Adriana no tenía brazos, se disculpó. Macías solamente le dijo: “No tengo brazos, pero si se sienta aquí y me da de comer en la boquita, ¡yo feliz! Yo soy muy autosuficiente: me peino, me maquillo, la ropa que traigo hoy, yo me la puse, se imaginan la cara del mesero”.

Adriana Macías da conferencias y cursos de trabajo en equipo. Tiene conferencias para mujeres, donde se va maquillando poco a poco, se llama ‘Poder Femenino’. Otra conferencia se llama ‘Del Reino Animal al Mundo Empresarial’, en la que explica las estrategias que usan todos los animales para sobrevivir, cómo tienen estrategias para cazar a sus presas, de protegerse entre ellos y salir adelante como analogía para los empresarios.

Amigos, gracias por leernos el día de hoy, seguiremos cada semana compartiendo historias de vida y de éxito con ustedes con el único fin de seguir ensanchando sus vidas con estas lecturas

Próxima semana…, CARLOS PAEZ !!!. Sobreviviente de los Andes y culpable directo de que Luis Valls, desde hace ocho años tenga www.speakersmexico.com, ya les platicaré.

Un abrazo.

Contacto:
www.speakersmexico.com/
FB: speakers mexico
TW : @speakersmexico
Correo : [email protected]

  • Linda Flores

    ¿Que había pasado? ¿Porque no hubo blog la semana pasada? Me gustó la historia de esta semana, pero qué mal que su novio la haya terminado justo antes de su boda, se ve que el valor como persona de ella es mucho mayor y que son más grandes las limitaciones emocionales de el novio que cualquier limitación física de Adriana. Pero que bueno que ella supo sobreponerse porque la vida la recompensó con alguien que verdaderamente la amara.

  • Linda Flores

    Felicidades!!!! que historia de Adriana es un ejemplo de como vencer la adversidad y no dejarse vencer por nada. Que poca manera de ese estúpido novio, que haya llegado a eso!!! es un incapacitado del cerebro. Adrina es un mujer muy preparada y capaz. David

  • Arturo

    Que historia. Me gustaria escuchar sus ponencias

  • Mauricio

    Hola que tal, leí este artículo y vi el video de una mujer alegre que no se dejó vencer por su discapacidad, sino por el contrario al revertió en cosas positivas, es un ejemplo a seguir de verdad.

  • Antonio Carpintero

    Adriana fisiológicamente tiene una discapacidad física e indiscutíblemente es el término que se usa para su situación, sin embargo, la verdadera discapacidad está en la mente, en la voluntad y en la actitud hacia la vida. Visto desde esta perspectiva, en la que creo que es la más acertada, Adriana está más capacitada que muchas personas que han tenido la ventaja de poder tener todas sus extremidades. Gracias por compartir estas historias que hacen reflexionar a uno sobre nuestra propia capacidad.

  • patricia

    La historia de Adriana nos enseña que no existen límites cuando uno realmente se propone alcanzar un objetivo, todo es cuestión de perseverancia y tenacidad.

  • Laura

    Wow, yo ya había visto la historia de esta chica por la televisión antes, pero igual me impresionó mucho esta mirada dentro de su historia, muchas gracias por este blog y espero que ya no se vuelva a suspender

  • Pepe

    aaah, que descuido del mesero de no fijarse bien antes de pedirle que bajara sus pies de la mesa, me impresiona como los mueve, en el video los usa tanto como si fueran sus manos que hasta se te olvida un poco que no lo son, muy buena historia y muy bien contada

  • KELY

    REALMENTE UNA LECCIÓN DE VIDA MARAVILLOSA, QUE PERMITE A MUCHAS PERSONAS A MIRAR LA VIDA DE UNA MANERA DIFERENTE, MUCHAS BENDICIONES ADRIANA Y QUE SIGAN LOS ÉXITOS.

  • Conris

    Es verdad, es una gran mujer. Yo la conocí en una conferencia y de verdad sorprende su manera de ver y vivir la vida. Tiene un corazón enorme y una gran sensibilidad para narrar sus vivencias que son ejemplos de la fuerza de vivir.

  • bonifacio ortiz

    Podremos decir y comentar blabla, pero las y los que opinaron dejarian casar a su hijo(a) con una persona con cualquier discapaciad, en este caso ella es muy hermosa fisicamente pero otras no.
    la honestidad en su maxima exprecion, como tantas cosas en mexico.