Ahorradores europeos pagarán futuras quiebras bancarias

Foto: Reuters

Inversionistas y depositantes acaudalados compartirán los costos de futuras quiebras bancarias en Europa, acordó la Unión Europea.

 

 

Reuters

 

BRUSELAS.- La Unión Europea acordó el jueves obligar a los inversionistas y depositantes acaudalados a compartir los costos de las futuras quiebras de bancos, acercándose al final de los rescates financiados por los contribuyentes que han generado malestar público.

Después de siete horas de negociaciones nocturnas, los ministros de finanzas de los 27 países del bloque salieron con un borrador para salvar a los bancos en problemas. El plan estipula que los accionistas, tenedores de bonos y depositantes con más de 100,000 euros (132,000 dólares) deberían compartir parte de la carga de rescatar al banco.

El acuerdo es un impulso para los líderes de la UE, quienes se reunirán más tarde el jueves en Bruselas, y pueden mostrar que finalmente están controlando la crisis financiera que comenzó a mediados del 2007 con la casi quiebra del alemán IKB.

“Por primera vez, acordamos sobre un significativo modo de rescate para proteger a los contribuyentes”, dijo el ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, refiriéndose al proceso en el que los accionistas y tenedores de bonos deben soportar los costos de las reestructuraciones primero.

Las normas ponen fin a la idea que imperaba en Europa de que los ahorristas no deberían perder nunca sus depósitos, aunque los países tendrán algo de flexibilidad para decidir cuándo y cómo imponer pérdidas a los acreedores de un banco.

“Ellas pueden afectar a los depositantes alemanes así como pueden afectar a cualquier otro inversor en el mundo”, dijo el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, después de la reunión.

Los contribuyentes de gran parte de Europa han debido pagar por una serie de rescates bancarios profundamente impopulares desde la crisis financiera que se propagó por todo el bloque y amenazó el futuro del euro.

La Unión Europea gastó el equivalente de un tercio de su producción económica rescatando a sus bancos entre 2008 y 2011, utilizando efectivo de los contribuyentes, enfrentando problemas para contener la crisis y, en el caso de Irlanda, casi llevando a la quiebra al país.

Pero un rescate de Chipre en marzo que forzó pérdidas a los depositantes marcó una aproximación más dura que ahora, luego del acuerdo del jueves, puede ser replicada en otros lugares.

El ministro de Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, indicó que los funcionarios también accedieron a las demandas francesas de que el fondo de rescate de la zona euro, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), pueda ser utilizado para ayudar a los bancos en el área de 17 países con una moneda común que se vean en problemas.

“Hace que todo sea coherente”, dijo Moscovici. “Crea una solidez para el sistema y un sistema de solidaridad”, dijo a periodistas.

Bajo las normas, que entrarían en vigor en el 2018, los países estarían obligados a distribuir las pérdidas por el equivalente de hasta un 8 por ciento de los pasivos de un banco, con algo de flexibilidad posteriormente.

Europa puede concentrarse ahora en construir el próximo pilar de un proyecto para unificar la supervisión y el apoyo a los bancos en la zona euro, conocida como “unión bancaria”.