Así es como Pinterest se volvió un negocio multimillonario

Dos de los nuevos billionaires en nuestra lista de los más ricos del planeta surgieron de esta red social, ésta es su historia.

Ben Silbermann y Evan Sharp, fotografiados por Jamel Toppin para Forbes.
Ben Silbermann y Evan Sharp, fotografiados por Jamel Toppin para Forbes.

Por Katia Savchuk

Cuando era adolescente y vivía en Iowa, Ben Silbermann tenía una colección de insectos disecados que pegaba a un cartón usando alfileres. Esa manía común de la infancia abrió el camino a un destino excepcional. Seis años después del lanzamiento de Pinterest, un sitio web para coleccionistas virtuales, Silbermann y Evan Sharp, de 33 años de edad, son los últimos prodigios de la tecnología en ganarse un sitio en la selecta lista Forbes de los más ricos del planeta.

La página web, que permite a los usuarios crear colecciones de recetas, imágenes, muebles, ropa o cualquier otra cosa, levantó 553 millones de dólares (mdd) en su última ronda de financiamiento entre marzo y mayo de 2015. Esa inversión empujó la valuación de la startup con sede en San Francisco, California, a 11,000 mdd.

Como resultado, Forbes calcula que Silbermann, CEO de Pinterest, tiene un patrimonio neto de 1,600 mdd, mientras que el de Sharp, que es director creativo, alcanza los 1,000 mdd. Los empresarios forman parte los 28 multimillonarios de la tecnología –y 66 de todas la industrias– menores de 40 años.

Pinterest alcanzó los 100 millones de usuarios activos mensuales en septiembre de 2015, frente a los 70 millones del año previo. Eso le da un tercio de la base de usuarios de Twitter, que tiene una capitalización de mercado de 12,400 mdd. En junio, lanzó el muy esperado botón “comprar” que permite realizar compras directamente a través de la aplicación. Ese nuevo detalle generará una fuente de ingresos potencialmente significativos, junto con los “pins promovidos”, una forma de publicidad nativa que ya estaba disponible para los anunciantes. Hasta la fecha, la startup ha levantado 1,300 mdd en inversiones a través de siete rondas de financiamiento.

Silbermann se graduó de Yale y luego pasó tres años como consultor administrativo. En 2006, se mudó a la costa oeste para trabajar como especialista de producto en Google. No tuvo que pasar mucho tiempo para que se contagiara del virus emprendedor y renunciara para abrir Cold Brew Labs junto con Paul Sciarra, un excompañero de escuela. Su primer producto fue una app comercial llamada Tote. Después de que Silbermann conociera a Evan Sharp, un estudiante de arquitectura, a través de un amigo común, los tres lanzaron la primera versión de escritorio de Pinterest, en marzo de 2010 (Sciarra dejó la compañía en abril de 2012). Sharp tomó un trabajo en Facebook mientras mejoraban su sitio desde un departamento en Palo Alto.

Pinterest no se convirtió en un éxito de la noche a la mañana. Su base de usuarios creció lentamente, y le tomó tiempo convencer a los inversionistas de abrir la chequera. Silbermann y Sharp asumieron funciones complementarias.

“Estoy un poco más loco que Ben y soy un poco más… no quiero decir artista, pero sí estoy un poco más en el lado creativo”, ha dicho Sharp. “Mi mente es como un laberinto, mientras que la de Ben es como una p**a base de datos.”

Ahora, algunos inversionistas han pronosticado que los ingresos de Pinterest superarán a los de gigantes como Twitter y Facebook. Eso dependerá de las decisiones que Silbermann y Sharp tomen con respecto al futuro de su compañía.