Asia encabeza ‘explosión’ en comercio global de armas

Foto: Reuters

Las potencias asiáticas están superando a Estados Unidos en su gasto en Defensa y podrían tener los mayores presupuestos del sector antes del 2021.

 

Reuters

 

El comercio global de armas  asiático creció en un 30%  a 73,500 millones de dólares entre 2008 y 2012, a pesar de la desaceleración de la economía, impulsada por un aumento de las exportaciones desde China y la demanda de países como India, y crecería a más del doble antes del 2020, dijo el martes la consultora de defensa y seguridad IHS Jane’s.

Los presupuestos están cambiando hacia el este y el comercio global de armas está aumentando la competencia. Esta es la mayor explosión en el comercio que el mundo haya visto jamás”, dijo Paul Burton, gerente de IHS Jane’s cuyo estudio revisó 34,000 programas de compras de defensa.

Estados Unidos ha correspondido a la mayor parte del gasto en defensa global durante la última década, pero los recortes al presupuesto en Washington, a medida que se retira de países como Afganistán, significan que sólo alcanzará a un 30% del gasto global en el 2021, por detrás del 31% de Asia.

El gasto militar en la región Asia Pacífico -que incluye a China, India e Indonesia- aumentará un 35%  a 501,000 millones de dólares en los próximos 8 años, comparado con una caída de un 28% en el gasto de Estados Unidos a 472,000 millones de dólares en el mismo período, dijo IHS Jane’s.

“Las grandes compañías de Defensa occidentales no tienen opción -exportar o reducirse- pero esto podría estar sembrando las semillas de su propio fin. Las oportunidades en el este son una espada de doble filo, fomentando una tendencia que amenaza el dominio de Defensa de Estados Unidos”, dijo Guy Anderson, analista senior de IHS Jane’s.

El aumento del gasto de China en los últimos años es preocupante para vecinos como Japón, con quien actualmente está envuelto en una disputa sobre una serie de islas deshabitadas, a pesar de sus reiteradas garantías de que no hay nada que temer.

Japón, al igual que India y Corea del Sur, están entre los países que están siendo seducidos por fabricantes de armas como Lockheed Martin, Boeing y BAE Systems, que quieren venderles aviones de combate y otros equipos para compensar el menor gasto en sus mercados domésticos en Occidente.

Tales acuerdos, sin embargo, tienden a exigir una inversión en las industrias de defensa del comprador.