Capptu, ¿llegó el ‘uber’ de la fotografía?

Foto: Capptú

Una startup mexicana quiere convertirse en el emprendimiento que dé batalla a gigantes como Getty Images, Shutterstock o incluso los bancos de fotografías de las agencias informativas; el principal diferenciador en su modelo de negocios es la economía colaborativa. Te contamos de qué va su estrategia.

 

La empresa más grande de taxis en el mundo no tiene un solo taxi, la plataforma de alojamiento con más usuarios no es propietaria de una sola habitación y la empresa de difusión de contenido más grande no genera textos o imágenes.

Sí, hablamos de Uber, Airbnb y Facebook, grandes gigantes tecnológicos que tienen en común que su valor agregado es atender a una comunidad con necesidades específicas, y su labor es conectar a proveedores con consumidores en términos sencillos con precios competitivos.

¿Qué pasaría, entonces, si pudieras ganar un poco de dinero con las imágenes de comida, mascotas o tráfico que tomas diariamente con tu smartphone?

Con esto en mente, Manuel Villegas y sus socios idearon Capptu en 2013. Se trata de una plataforma de alojamiento y venta de fotografías que los usuarios toman con sus smartphones.

Capptu permite que cada usuario tome fotos, las suba a la aplicación y ponga filtros. Las imágenes se alojan en un perfil donde los usuarios pueden agregar a amigos y recolectar y repartir likes.

Hasta ahí, la estrategia suena muy parecida a lo que ofrece Instagram; sin embargo, las imágenes que se alojan en esta aplicación se suben bajo la premisa de que son contenido a la venta.

Los usuarios pueden obtener entre 4 y 40 dólares por cada foto que venden. Los principales clientes son agencias de publicidad, medios informativos y marcas.

“Queremos generar una oferta de imágenes auténticas y locales, que puedan expresar la realidad mexicana y salgan del convencionalismo y estilo de las fotos de stock que los grandes bancos de imágenes han impuesto”, explica Manuel Villegas.

Las fotografías disponibles tienen un costo unitario de 10 dólares. Cuando los clientes necesitan una fotografía de un tema en particular, que deba realizarse ex profeso o con equipo profesional, el costo aumenta a entre 50 y 100 dólares por fotografía.

“Los usuarios reciben el 40% del costo de la foto por otorgar una licencia Royalty Free, que autoriza el uso ilimitado de la imagen. Aunque el usuario recibe 40% del precio, estamos en un margen muy competitivo, pues las grandes agencias pagan en promedio 25% del precio de las fotos a los fotógrafos”, afirma.

La app se lanzó en enero de 2015 en su versión iOS y en marzo para Android. Desde entonces, Capptu ha logrado conformar una comunidad de 12,000 usuarios que han generado 39,000 imágenes.

Las fotos han sido descargadas en más de 70 países, y la app cuenta ya con una versión en inglés.

“En principio queríamos generar una opción local; sin embargo, hemos notado que la necesidad de contar con material es común en todo el mundo, así que decidimos no cerrarnos”, relata.

 

El (difícil) camino al crecimiento

El emprendimiento de Manuel Villegas forma parte de las filas de compañías apoyadas por Wayra México, que inyectó una inversión de 100,000 dólares para el desarrollo.

Posteriormente, Capptu se ganó un lugar en el top 10 mundial del IBM SmartCamp, un concurso que promueve el emprendimiento en tecnología. Como parte del proceso, la empresa fue invitada a San Francisco a participar en el evento Launch Scale. En marzo participarán en el Launch Festival, donde buscarán posicionarse en el top 3 mundial con una posible inversión de 250,000 dólares y un proceso de incubación.

“Somos la única empresa mexicana que ha llegado al top 10 mundial”, relata Manuel.

La competencia no se lleva a cabo en un terreno ‘parejo’. De acuerdo con datos de la firma, a nivel mundial el negocio de bancos de imágenes tiene un valor de 11,000 millones de dólares. Tan sólo Getty Images es un negocio de 3,300 millones de dólares. Literalmente, la estrategia es declararle la guerra a los gigantes.

Para el emprendedor, el mayor reto es conseguir el financiamiento que les permita un crecimiento acelerado. Hasta ahora, explica, los fondos se han cerrado a la posibilidad de financiar una estrategia más agresiva.

“Me resulta contradictorio que los fondos busquen ideas fuera de lo común pero se mantengan cerrados a la posibilidad de que un gran negocio se genere a partir de una comunidad de usuarios. Es curioso, pero al exponer el proyecto parece que sólo quieren apoyar proyectos que ya tengan una facturación alta, es como lo que se dice de los bancos: que sólo prestan a quienes ya no lo necesitan.”

Manuel explica que una inversión de 500,000 dólares podría facilitar un crecimiento y posicionamiento más acelerado, pues hasta el momento no se ha realizado una inversión fuerte en campañas de marketing entre los principales clientes potenciales.

Uno de los puntos fuertes de Capptu es que es una plataforma que ofrece a las marcas la posibilidad de generar concursos de fotografía con premios en especie.

“Queremos convertirnos en otro canal de diálogo entre marcas y consumidores, es una relación ganar-ganar.”

Hasta ahora han trabajado con marcas como Heineken, Telcel y el Festival Internacional Cervantino (en Guanajuato).

“Sabemos que el camino al financiamiento no es fácil, pero tampoco tenemos miedo a hacerlo poco a poco. Si un fondo no quiere financiarnos hoy porque no hay una facturación elevada, podemos regresar cuando la consigamos, pero vendremos por más recursos a ofrecer una participación menor.”