Cerveza artesanal complementa, no compite: Cuauhtémoc Moctezuma

Foto: Staff

La oferta de cerveceras pequeñas no representa una competencia directa para el sector Premium, más bien complementa las opciones para el consumidor y ayuda a generar una mayor cultura cervecera, afirma el director de Bohemia, Reynold Montemayor.

 

 

Las marcas de cerveza artesanal que participan en el mercado mexicano no son vistas como competencia directa por las grandes cerveceras, sino como un complemento de la oferta al consumidor, que apoya en la creación de una mayor cultura cervecera, afirmó Reynold Montemayor, director de la marca Bohemia, de la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma.

En el marco de la presentación de la segunda edición especial conmemorativa de la pintora mexicana Frida Kahlo, el ejecutivo destacó que el mercado ofrece espacio suficiente para los distintos jugadores.

“Más que competir, complementan. Nosotros apoyamos las condiciones de as microcerveceras porque sabemos que las condiciones para desarrollar una marca de cerveza no son fáciles. Creemos que la cerveza artesanal y el sector Premium son categorías con gran oportunidad y todos los competidores tienen lugar. Lo importante es poner al consumidor en el centro del diálogo. Las microcerveceras ayudan a posicionar la cultura cervecera”, explicó.

El 49% del volumen de ventas de Bohemia se concreta en restaurantes y bares, justo el terreno en donde los productores artesanales denunciaron que Cuauhtémoc Moctezuma y Modelo celebraban acuerdos de exclusividad.

Recientemente, la Comisión Federal de Competencia acordó con las principales cerveceras que no habría barreras de entrada para los pequeños productores.

El mercado para las cervezas artesanales está valuado por las pequeñas compañías en alrededor de 90,000 millones de pesos, sin embargo, éstas denuncian que 95% de los centros de consumo como restaurantes y bares tienen exclusividades.

 

La historia de Frida y Bohemia

La nueva edición conmemorativa de Frida Kahlo estará disponible desde agosto y hasta diciembre en tres variantes: cerveza clara, oscura y Weizen (a base de trigo). La primera edición dedicada a la pintora mexicana se lanzó en 2010, luego de que la cervecera se percatara que existe una foto de la artista de la época de 1940 donde ella y sus hermanas beben cerveza Bohemia en torno a la mesa.

La edición incorpora en sus empaques una ilustración con el rostro de Frida Kahlo, la impresión se realizpó con una técnica conocida como gofrado, para dar textura y relieve al diseño concebido por el ilustrador mexicano Gabriel Martínez Meave.

El lanzamiento de esta nueva edición especial forma parte de la campaña de posicionamiento, que según explica Reynold Montemayor requiere una inversión de alrededor del 30% de los ingresos de la marca.