Futbol alemán, exitoso dentro y fuera del campo

Foto: Reuters

Los clubes alemanes son el modelo ideal de cómo se debe jugar en las finanzas o en los estadios, pues han logrado sumar a sus filas jugadores jóvenes con gran talento y mantienen las entradas a precios bajos, un negocio redondo.

 

Reuters

BERLIN/LONDRES – Los finalistas de la Liga de Campeones, el Bayern Munich y el Borussia Dortmund, son la envidia de los aficionados al futbol de toda Europa por la forma en que los clubes alemanes gestionan sus negocios así como sus éxitos en el campo.

El Bayern y el Dortmund son los dos principales equipos de la Bundesliga, donde los clubes se jactan de reunir a más aficionados en Europa, mantienen los precios de las entradas bajos, son rentables y han producido una cosecha de jóvenes jugadores con mucho talento.

“Los clubes alemanes son los que mejor equilibran los requerimientos económicos, sociales y culturales de los equipos de futbol en Europa”, dijo Ben Sahve, de Supporters Direct, una organización que hace campaña para que los aficionados se impliquen más en la gestión de los clubes.

“Existe el sentimiento dentro de Alemania de que ha sido por combinar eso por lo que han llegado a la final de Wembley”.

Los clubes alemanes parecen ser el modelo ideal para el enfoque financiero más sostenible que la UEFA, el organismo de gobierno del fútbol europeo, está intentado aplicar.

Alemania no tiene la liga de fútbol más rica, pero es una de las más estables y sostenibles.

En España, el mercado está desequilibrado por el hecho de que los principales clubes, el Real Madrid y el Barcelona, negocian sus propios contratos de televisión en lugar de gestionarse de forma colectiva, lo que supone que las instituciones más pequeñas tienen que luchar para sobrevivir.

Las economías del futbol inglés se han distorsionado por la compra de clubes como el Chelsea y el Manchester City por parte de inversores multimillonarios, las ambiciones de los nuevos propietarios y los costos de transferencias de los jugadores.

En Alemania, las normas aseguran que los miembros retienen el control de los clubes, lo que los protege de compras extranjeras.

 

Bien posicionados

El Bayern, que aspira a convertirse en campeón europeo por quinta vez en la final del sábado, es el club más rico de Alemania y terminó con 25 puntos de ventaja frente al Dortmund para ganar la Bundesliga.

La única nube en su horizonte es una investigación al presidente del club Uli Hoeness por supuesta evasión de impuestos después de que declarara ante las autoridades alemanas por una cuenta en un banco suizo.

El Bayern, de la sureña región de Baviera, fue cuarto en la última Football Money League de Deloitte, mientras que el Dortmund fue undécimo en esa lista que clasificó a los clubes internacionales según sus ingresos en 2011-12.

El Bayern disfrutó de una ventaja considerable frente a sus rivales noroccidentales del valle del Ruhr, con ingresos de 368 millones de euros (mde) frente a los 189 millones del Dortmund, según cifras recopiladas por Deloitte.

El equipo ha usado su fortaleza financiera para fichar al centrocampista Mario Goetze del Dortmund para la próxima temporada, por una cifra estimada en 37 mde.

El Bayern ha generado beneficios durante las dos últimas décadas, mientras que el Dortmund, el único club de futbol importante que cotiza en bolsa, flirteó con la bancarrota hace menos de una década.

Después de ganar la Liga de Campeones en 1997, el Dortmund comenzó a vivir por encima de sus posibilidades y necesitó un préstamo de 2 mde en 2005 para asegurar su supervivencia.

Desde entonces, el Dortmund ha recortado costos drásticamente y se ha centrado en desarrollar jugadores jóvenes mientras atraía a las mayores aficiones del fútbol europeo.

En términos de mercado, el Dortmund sigue siendo una empresa pequeña valorada sólo en unos 200 mde si se la compara con los 2,900 millones de dólares del campeón inglés Manchester United, que cotiza en la bolsa de Nueva York y asegura tener más de 650 millones de seguidores en todo el mundo.

El Bayern y el Dortmund obtienen más de la mitad de sus ingresos de ventas de productos y acuerdos de patrocinio.

Las nuevas normas financieras de la UEFA que obligan a los clubes a recortar sus pérdidas suponen que los equipos alemanes están bien posicionados para proyectarse a partir de su éxito actual.