¿Cómo hacer un cambio radical de carrera?

Foto: Reuters.

Estamos aquí para decirte que no importa cuántos años hayas dedicado a tu actual carrera: si no te satisface plenamente, puedes cambiarla. Te decimos qué hay que hacer.

 

Por Meghan Casserly

 

Éste es un post invitado de Elli Sharef*, cofundador de HireArt, un mercado online de Recursos Humanos que utiliza desafiantes entrevistas para poner a prueba a los solicitantes.

Como fundador de HireArt, un servicio de reclutamiento en línea donde cientos de candidatos son puestos a prueba cada mes para empresas tan diversas como Cisco y JDate, he hablado con decenas de personas sobre lo infelices que son en sus carreras y cómo desean cambiar de rumbo. Abogados que desean trabajar en la creación de empresas, tipos corporativos que quieren entrar en organizaciones sin fines de lucro, incluso médicos que quieren convertirse en hackers.

En la comunidad empresarial llamamos a estas correcciones de ruta “giros”, a menudo un rápido cambio de actitud en la forma que hacemos negocios o. en algunos casos, el tipo de negocio que hacemos. Puede ser algo atemorizante, ya que la presión interna y externa (de inversionistas, asesores, lo que sea) puede ser increíblemente estresante.

Para los empleados la idea de hacer cambio radical de vida y carrera no puede ser menos desalentador. ¿Cómo navegar las agitadas aguas de un giro de carrera? ¿Cuál es el primer paso? ¿Cuándo es realmente una buena idea hacer un giro radical? ¿Cuándo se trata de una terrible idea?

Con la experiencia que me ha dejado mi tiempo en HireArt, he ideado un plan de batalla para dar el giro al timón.

 

1. Habla con tanta gente como sea posible

Antes de hacer un cambio de carrera radical, asegúrate de que entiendes en qué te estás metiendo. Recientemente hablé con un abogado que no le gustaba su trabajo y estaba pensando en ir a Recursos Humanos. A pesar de que tenía muchas ideas acerca de RH, ¡no había hablado con una persona que trabajaba en el área! El pasto siempre parece más verde al otro lado de la cerca, cerciórate de entender realmente las nuevas funciones que estás considerando y sé realista sobre lo que implican.

 

2. Si no estás satisfecho con tu papel actual, no esperes

En un discurso hace unas semanas, escuché a una alta ejecutiva contar la historia de su propia carrera. Comenzó haciendo análisis estadístico para diversas industrias, pero en lo que estaba realmente interesada era en los medios de comunicación. Ella me dijo que su mayor error era no moverse lo suficientemente rápido y tener miedo de cometer un error.

“Yo no estaba muy segura de lo que quería, así que me sentí paralizada”, me dijo. “De lo que me di cuenta más tarde es que es mejor simplemente comenzar a moverse hacia lo que quieres ser, y aprenderás todo lo que necesitas saber sobre la marcha.” Así que, si quieres entrar en la programación de computadoras, toma un curso y participa en la comunidad. Si quieres entrar en la moda, encuentra un trabajo que tenga al menos algo relacionado con el campo.

Hagas lo que hagas, no esperes el momento perfecto. Nunca llegará.

 

3. Ten las expectativas correctas

Si estás a punto de entrar en una nueva industria, sé conscientes de que es probable que tu cambio de carrera requiera alunas concesiones: tanto para tu éxito como para tus finanzas y tu ego.

Hace poco hablé con una mujer que había estado en ventas durante 5 años y quería empezar a hacer marketing en redes sociales. Le dije que dos cosas: una, que haría mucho menos dinero, y dos, tendrás que aplicar para un puesto que requiera las funciones de nivel básico. Si eres completamente nuevo en un campo, no puedes esperar que la gente te trate como una persona de alto nivel, incluso si tienes experiencia en otra área. Lo que finalmente aconsejé a este candidato fue encontrar una doble función en la que pudiera hacer un poco de ventas y un poco de redes sociales.

 

4. Encuentra un patrocinador

La mejor manera de dar un giro es encontrar un patrocinador que te contrate en tu nuevo campo y te enseñaré lo básico. Un patrocinador es una persona que te dará la oportunidad de probarte a ti mismo, y no alguien que espere que estés a tu máximo nivel desde el primer día.

Los excompañeros son a menudo las mejores personas para patrocinarte, ya que conocen tus puntos fuertes y pueden abogar por ti en una nueva organización. Si no se te ocurre de inmediato el nombre de un patrocinador, una manera de encontrar uno es a través de la búsqueda de puestos de trabajo en el campo actual en una gran empresa, donde hay oportunidades de establecer contactos con distintos departamentos.

Toma a mi amigo Mark como ejemplo. Mark quería la trabajar en Diseño de Productos, pero se había pasado varios años en ventas por lo que sabía que iba a ser una transición difícil. Él finalmente decidió unirse a un equipo de ventas en una empresa más grande, donde fue capaz de forjar relaciones con el equipo de diseño y finalmente consiguió la transición a un papel de cercano a Productos. Hoy en día es uno de los mejores jefes de producto que conozco.

 

5. Date crédito

Mi mejor consejo para hacer un giro importante es ir tomárselo con calma. A menudo hablo con los candidatos que están muy frustrados por el tiempo que les toma moverse, o por el poco progreso que están haciendo cuando se dan cuenta de que quieren dejar su rol actual.

No te rindas. Lo que estamos tratando de hacer es mucho más difícil de lo que parece. Los empleadores tienen un sesgo negativo en contra de un cambio de carrera y con frecuencia marginan increíblemente rápido a sus candidatos sólo por su currículum (“Oh, ella es abogada, no puede ser creativa”). Estás librando una batalla cuesta arriba, y debes darte crédito por haber tenido el valor de intentar algo nuevo.

Sobre todo, ¡no te rindas! Haz algo que te guste. La vida es demasiado corta para estar atrapado en un trabajo que no te satisface completamente.

*Sharef es cofundador de HireArt, un mercado online de Recursos Humanos que utiliza desafiantes entrevistas para poner a prueba a los solicitantes. Comenzó HireArt para arreglar los procesos de contratación y el proceso de entrevista y hacer que la gente fuera contratada por sus habilidades y no por sus contactos. Desde que comenzaron HireArt, Elli y su equipo han puesto cientos de candidatos en empleos de ventas, servicio y mercadeo. Antes de HireArt, trabajó como analista de negocios en McKinsey y fue Director de Estrategia en la Universidad de Phoenix.