Cómo utilizar las redes sociales para encontrar trabajo

Foto: Julio César Hernández

Aprovecha la tecnología para ampliar tu red de contactos al ámbito profesional y consigue el empleo que tanto has estado buscando.

 

Deborah L. Jacobs

 

Las redes sociales tienen una naturaleza aleatoria. Es por eso que tú, tus compañeros de trabajo, tu madre y hasta tu tía, la reclusa amante de los gatos, pueden encontrarse a sí mismos publicando memes en Facebook, tuiteando sobre nada en particular y apoyando todas las habilidades imaginables de tus contactos de LinkedIn. No hay nada malo con eso. Pero si deseas utilizar las redes sociales para encontrar un trabajo, es mejor ser más prudente. He aquí algunos pasos a tomar.

Dirige tu búsqueda. Publicar un estado de Facebook que diga: “Busco trabajo. ¿Quién puede ayudarme?” no te llevará a ninguna parte. No sólo estás siendo demasiado vago, estás eligiendo el canal equivocado. En lugar de usar Facebook, que hace hincapié en los amigos, es mejor enfocar tu búsqueda de empleo en LinkedIn, que es exclusivamente profesional. Crea una cuenta ahí, si aún no tienes una, y asegúrate de optimizarla.

A continuación, saca el máximo provecho del sitio estableciendo relación con otras personas. LinkedIn te ayuda a hacerlo buscando en tus contactos de correo electrónico y tus amigos de Facebook para ubicar a aquellos que también son parte de LinkedIn. Ésta es la clave para el éxito de esa red social: la transición de contactos útiles de tus círculos sociales y recreativos a tus círculos profesionales.

Crea un perfil de Google+ y diséñalo de manera similar. Sólo después de haber utilizado esos dos sitios profesionales debes dirigir tus esfuerzos de búsqueda de empleo a Facebook y Twitter.

Personaliza tu mensaje. El solo hecho de contar con perfiles en diferentes redes sociales no es suficiente para encontrar un trabajo. Es necesario diseñar cuidadosamente los mensajes que estás enviando. Publicar mensajes genéricos es equivalente a caminar por una calle muy transitada gritando que buscas un trabajo, no hablas con nadie en particular y pierdes tu tiempo.

Una mejor estrategia es hacer una lista de personas con experiencia, contactos o conocimientos de la industria en la que deseas trabajar. Puede buscar palabras clave sobre industrias o puestos específicos en LinkedIn o Google. Una vez que tengas una lista de prospectos y contactos, podrás orientar tu mensaje a ese grupo.

En lugar de mandar anuncios demasiado genéricos, elabora mensajes específicos dirigidos a aquellos que puedan ayudarte más. Los cambios en el estado de Facebook son casi inútiles dado su amplio alcance y que sólo son vistos por un pequeño porcentaje de tu red de amigos. En su lugar, envía mensajes personales a tus contactos, presentándote y explicando brevemente tu interés en su ámbito. También considera unirte a algunos grupos específicos de LinkedIn o a páginas de Facebook para estar al día de las aperturas o nuevas ofertas y mantenerte en contacto  con profesionales del sector.

Cuida tus modales en línea. Recuerde que si tu estrategia de redes sociales tiene éxito, puede que termines conociendo en persona a esos contactos y debas interactuar cara a cara. Así que mantén el profesionalismo y la cortesía en toda tu correspondencia.

Ten especial cuidado al utilizar plataformas más personales como Facebook o Twitter, donde es posible que se encuentren disponibles fotografías o información que no quisieras que un empleador potencial viera. No escribas nada que no le dirías en persona a alguien. Al describir tu trabajo, escoge descripciones organizaciones, tales como “orientado a objetivos”, “proactivo” y “creativo”. Utiliza una imagen de aspecto profesional en tus perfiles de LinkedIn y Google.

Anticipa el siguiente paso. Las redes sociales son sólo una forma de contactar a posibles empleadores. Todavía es necesario contar con un curriculum vitae en formato impreso y digital. Y, si tienes la suerte de conseguir una entrevista, asegúrate de investigar la historia de la compañía, su estructura y sus productos y servicios antes de la reunión.