Congreso acuerda dos periodos extra para reformas

Los dos periodos extraordinarios acordados por el Congreso, que serán la segunda quincena de julio y la segunda quincena de agosto, abren el espacio para discutir las reformas pendientes, como la fiscal.

 

Reuters

 

Líderes parlamentarios de los principales partidos en el bicameral Congreso de México acordaron realizar en principio dos periodos extraordinarios de sesiones para sacar adelante proyectos pendientes, lo que daría espacio para discutir reformas económicas clave en el periodo de cuatro meses que inicia en septiembre.

El presidente Enrique Peña Nieto planea enviar al Legislativo en el segundo semestre del año los proyectos de una reforma fiscal para elevar la débil recaudación tributaria del país, y otra energética para aumentar la producción petrolera de la segunda economía latinoamericana.

Los legisladores planean realizar los periodos extraordinarios después de elecciones regionales en 14 estados del país, en los que los partidos están concentrados. Los partidos de oposición han denunciado supuestos desvíos de recursos para captar votos en estados gobernados por el PRI, lo que ha hecho tambalear un llamado Pacto por México, que el gobierno firmó con los partidos para empujar las reformas juntos.

“El primero (de los periodos se realizará) en la segunda quincena del mes de julio, el segundo, en la segunda quincena del mes de agosto”, dijo a la prensa Emilio Gamboa, jefe de los senadores del PRI, tras un encuentro de los coordinadores parlamentarios del Senado y la Cámara de Diputados.

En el primer periodo, el Congreso trataría una reforma para darle mayores atribuciones al Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), otra para regular la deuda de los estados, además de la creación de un nuevo ente anticorrupción y la elección de un nuevo consejero electoral.

En el segundo periodo, los coordinadores parlamentarios acordaron incluir las leyes secundarias de las reformas educativa y de telecomunicaciones que el Congreso aprobó antes. También dejaron abierta la posibilidad de incluir otros proyectos, en caso de que se alcancen acuerdos.

Un proyecto que está pendiente es una reforma financiera que recientemente envió al Congreso el presidente Peña Nieto y que busca impulsar el crédito bancario. Las cámaras legislativas se encuentra en receso desde el 1 de mayo.