Cristina Pacheco, millonaria en historias

Foto: Julio César Hernández

Su fortuna no se mide en pesos ni en dólares, sino en las historias que ha retratado en su trayectoria como periodista. Tan sólo con el programa ‘Aquí nos tocó vivir’ ha reflejado cerca de 2,000 perfiles urbanos en los 35 años que cumple esta emisión de TV en Canal 11.

 

Foto y video por Julio César Hernández 

 

Cristina Pacheco afirma que los negocios no son lo suyo, sin embargo, su forma de trabajar es equiparable a la de los más exitosos emprendedores que conforman la crema y nata de las finanzas en México.

Su programa Aquí nos tocó vivir es la prueba más clara: dirigido a un público que otras televisoras no habían volteado a ver y con una narrativa innovadora. Si bien su emprendimiento no contabiliza ganancias en los mercados, tiene las cualidades de toda idea de negocios triunfadora.

En 2013, la emisión  cumple 35 años al aire, a través de los cuales la conductora se ha convertido en parte de la historia de miles de mexicanos que han revelado a una cámara el porqué de su realidad, sus alegrías y sus tristezas.

El programa nació como una serie en la que un arquitecto entrevistaría a otros arquitectos encargados de la construcción de vivienda vertical en la ciudad. Cristina Pacheco estaría a cargo de la parte social del programa, entrevistando a los trabajadores de la obra y las personas a su alrededor.

Con el tiempo, Pacheco se enfrentó a una agenda demasiado compleja para los arquitectos y decidió asumir las riendas del programa. El resultado fue fortuito a los ojos de los productores, y hoy la conductora recuerda que la primera emisión que grabó bajo el formato actual fue cerca del Estadio Azteca.

El liderazgo no es su única cualidad empresarial. La periodista se asume como ferviente admiradora del trabajo:

“En cierta forma el programa constituye eso: un canto al trabajo. Al trabajo individual y al trabajo colectivo, el que vemos bajo la luz del velo del que se realiza por la noche. Un canto a las cosas que hacen las personas.”

En conjunto, en las emisiones de Aquí nos tocó vivir y Conversando con Cristina Pacheco (su programa paralelo), la periodista y conductora ha logrado contar más de 2,600 historias, una en cada emisión. Al cabo de este tiempo,  tiene claro cuáles son los problemas que aquejan a la sociedad y la importancia de reflejarlos.

Educación, pobreza y dignidad, son las caras duras que más han impactado el andar de la mujer que lo mismo charla con un premio nobel de química, que con un hombre que calienta agua en un microondas para subsistir de propinas. Su capacidad de diversificación es otra de sus cualidades.

“No he sido nunca otra cosa, aunque desde luego, tuve muchas experiencias: fui vendedora de juguetes, fui secretaria también, ¿cómo no? Fui atendedora y… creo que nada más, pero eso era así como de emergencia, digamos. Pero toda mi vida he sido periodista, toda, desde muy joven.”

Cristina Pacheco tiene la certeza de que la educación es la clave que cambia la vida de las personas. Las historias más tristes generalmente entretejen un capítulo en el que el protagonista debe abandonar la escuela. Sin embargo, el inicio de la fortuna que implica ir a la escuela, es el aprender a leer.

El primer texto que  marcó su vida no fue un libro rimbombante, fue una edición de la revista Selecciones que tuvo oportunidad de hojear cuando recién aprendía a leer. Con el tiempo, la pequeña Cristina empezó a leer a Dostoyevski y de ahí inició una relación que duraría toda la vida, a tal grado que desarrollaría la ilusión de tener una librería.

“Queríamos empezar una librería y de repente nos dimos cuenta que no sólo era vender libros, era tratar con proveedores, tener inventarios. Es un negocio complejo, pero sí me habría gustado intentarlo.”

 

El nuevo periodismo

La pregunta no podía quedar fuera: ¿Qué piensa Cristina Pacheco de la inmediatez que reina actualmente en los medios de comunicación? ¿Le gustan las redes sociales?

La periodista sonríe y recapitula: “Me lo han preguntado muchas veces. Sí me gusta, pero creo que no es un juego, es algo que requiere un poquitito de reflexión. Cada periodista elige su camino. Me parece que se está enfatizando demasiado valor de la imagen, es un periodismo sumamente visual; va muy rápido, no hay tiempo de analizar ciertos temas, se opina con mucha rapidez. Entonces, en eso hay una cierta confusión. Hay una inmediatez jovial: sabemos lo que pasó hace un minuto a través del periodismo por televisión, pero casi no tenemos tiempo de procesar esa información.”

Ante la pregunta de quién es su escritor o periodista preferido, Cristina Pacheco confiesa que su más grande admiración no se dirige a nombres reconocidos, sino a las personas que día a día cumplen con llegar a tiempo a su trabajo, en concluir sus tareas de manera eficiente.

“Admiro a todos los compañeros que llegan a tiempo a su trabajo y entregan a tiempo  a su columna o la escriben en el momento en que deben hacerlo”, concluye.

Este 10 de mayo se cumplen 35 años de una aventura llamada Aquí nos toco vivir. El ciclo ha implicado retratar duros retos para la sociedad mexicana, pero también mucha voluntad para superar las crisis y seguir haciendo historia a base de dedicación y trabajo duro.

“Hasta la fecha no hemos interrumpido ni un solo jueves excepto por festividades o causas que están fuera de mi control,  algo muy importante de este trabajo es la continuidad y uno tiene que conservar un ritmo. Es una ciudad donde pasan tantas cosas y hay tanta gente que todo se olvida. Yo no quiero que se olvide este programa, quiero que las personas sepan que ahí vamos a estar, en donde ellos estén, y vamos a recoger testimonios, si me lo permiten”.

 

[youtube id=”La-KHYab0xU” width=”620″ height=”360″]

 

  • Judith Peña Hernández

    Hola, mi nombre es Judith Peña, soy Jefa del Departamento de la Biblioteca del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, que se ubica en la comunidad de Coatlinchan (la tierra de Tláloc) Municipio de Texcoco, Edo. de México. Soy una ferviente admiradora suya; por su trabajo incansable como mujer, profesional, promotora cultural y de las letras, pero sobre todo por su gran calidad humana. Mi acercamiento hacia usted, es con la finalidad de reiterarle una atenta invitación, para que participe con nosotros en una charla literaria con jóvenes, o con la presentación de alguno de los libros de su autoría, ya que en agosto celebramos el segundo aniversario de este Centro Cultural, y seria muy grato para nosotros contar con su entusiasta participación y distinguida presencia con el propósito de fomentar en los jóvenes de nuestra comunidad el amor por los libros y la lectura. Me gustaría de ser posible tener contacto más directo para poder platicar con precisión y detalles acerca de esta invitación. Le envió la pagina para que conozca más sobre este Centro Cultural http://ccmbicentenario.wordpress.com. De antemano le reitero mi agradecimiento a su atención.

    • Genaro Mejía

      Hola, estimada Judith. Será muy difícil que Cristina Pacheco lea tu comentario en este texto. Por eso, te paso el contacto de la gente que lleva la comunicación del Canal 11, con quien te puedes contactar para solicitar la presencia de la periodista y escritora en tu escuela. Su nombre es Tania Carolina Lara Pérez y su mail es tlara@oncetvmexico.ipn.mx. Gracias por leernos. Saludos de todo el equipo de Forbes México.

  • CIUDADANOS EN MOVIMIENTO

    México, DF., 29 de junio de 2014

    A QUIÉN CORRESPONDA:
    PRESENTE:

    Ante ustedes presento esta historia que revienta los ánimos de cualquier persona con un poco de humanidad, esta es la historia de Federico Del Carmen Sainez Espinoza y su esposa Cristina Josefa Morales Urbina originarios de Nicaragua, esta pareja radica en la ciudad de México desde hace tres años aproximadamente y han sido víctimas de los abusos de las autoridades de migración Mexicanas.
    Esta pareja llega a México con la intención de tener una mejor calidad de vida, a través del trabajo digno que ofrece este país, pero para su desgracia hace tres meses el señor Federico fue interceptado arbitrariamente por autoridades migratorias, cabe resaltar que los documentos del señor Federico están en regla, y dichas autoridades hicieron caso omiso de este hecho, tratándolo cual indocumentado ladrón y comenzando una de las más sucias estafas; a la señora Carmen le pidieron la cantidad de $15´000.00 para liberar a su marido, ella orillada por la necesidad y amor a su ser querido consiguió difícilmente la cantidad solicitada por esta podrida autoridad y aun cuando entregó el monto solicitado, su marido será deportado en esta semana.
    El señor Federico tiene asma y sufre de una grave hinchazón en los pies lo cual le impide moverse con facilidad, claro, esto no les importa en lo más mínimo a dichas autoridades, si es que se les puede llamar así y su mujer sólo cuenta con el apoyo de su trabajo como obrera en el Estado de México.
    El trato recibido al señor Federico no solo es indignante e inhumano, es un atropello a sus derechos, caso similar al de nuestros paisanos en países extranjeros (Estados Unidos).
    Solicitamos su pronta atención al caso de esta buena pareja que sufre de los atropellos de las autoridades mexicanas.