¿Cuál es la mejor edad para emprender?

Foto: cortesía de SumAll.

Un estudio realizado por American Express OPEN revela interesantes similitudes entre emprendedores jóvenes y veteranos.

 

Por Meghan Casserly

 

En una época de adolescentes millonarios y millennials multimillonarios, ¿te sorprendería saber que hay menos miembros de la generación Y fundando negocios ahora que hace cinco años? En una cultura en la que consideramos héroes a los jóvenes magos de las startups como Zuckerberg, Parker, Ek y Karp, ¿te sorprendería aún más que menos de ellos estén interesados ​​en el emprendimiento en serie?

Desde mi lugar en la animada escena de las startups en New York, yo estoy 100% asombrada. Sin embargo, según un estudio confiable sobre emprendedurismo de American Express OPEN sobre el espíritu empresarial, apropiadamente titulado la ‘La encuesta de edad’, a raíz de la primera recesión, la Generación Y ha adoptado una mayor aversión al riesgo de la que tenía en 2007 y como resultado está reconsiderando emprender inmediatamente después de (o incluso antes) la graduación.

El informe cuenta las deudas de los créditos estudiantiles y la poco atractiva opción de vivir en casa con mamá y papá mientras se comienza un negocio entre los factores que alejan a los millennials de abrir su emprendimiento siendo tan jóvenes –y para ser honestos, son preocupaciones bastante válidas–. Es interesante y sorprendente que, en el otro extremo del espectro de edad estudiado, los Baby Boomers que comienzan nuevos negocios digan que la recesión no les haya afectado significativamente y estén iniciando negocios a la misma velocidad que antes. ¿Tendrá algo que ver el hecho de que sus préstamos universitarios estén (muy probablemente) pagados y ya sean dueños de una casa?

Es sin duda razonable que los Baby Boomers, que siempre han sentido una mayor seguridad financiera que sus hijos en edad universitaria, se encuentren en una posición en la que el riesgo de iniciar un negocio es poco menos terrible. ¿Así que lo mejor es esperar para perseguir el negocio de tus sueños hasta que seas mayor, simplemente porque la economía no está en su mejor momento?

El informe no es claro sobre el tema, pero curiosamente AMEX OPEN encuentra un resquicio de esperanza en la crisis económica que parece haber beneficiado a los empresarios de todas las edades que han resistido la recesión. Ocho de cada diez empresarios de ambos perfiles demográficos (millennials y boomers) dicen que mantener sus negocios a través de los cinco años de la crisis los ha hecho mejores  empresarios, más eficientes. Dicen que se han vuelto más creativos en su marketing (50% de la Generación Y y 40% de los baby boomers), toman mejores decisiones financieras (83% de los Millennials y 77% Boomers) y las empresas de las dos generaciones que se han mantenido a flote durante la crisis reportan un marcado crecimiento en sus ingresos. Las empresas de propiedad de los millennials han visto sus ingresos aumentar un 24%, según el informe. Los boomers han experimentado un repunte de 10%.

AMEX lo atribuye a la resistencia a cualquier edad. “La resistencia es un rasgo compartido por ambas generaciones de empresarios”, dijo en un comunicado Susan Sobbott, presidenta de American Express OPEN, añadiendo que ambos demostraron esa característica de diferentes maneras durante los últimos cinco años. “Los dueños de negocios pequeños canalizan su pasión a través de ideas innovadoras y prosperaron ante la adversidad, mientras que los empresarios mayores confiaron en la experiencia para capear la tormenta.”

Lo que ella quiere decir, por supuesto, es que para los boomers la “recesión” es algo viejo y conocido. Los emprendedores de más de 50 años han visto varias crisis económicas a lo largo de su vida y están, por lo tanto, un poco mejor preparados para enfrentar la turbulencia. Los millennials –particularmente aquellos que entramos en la fuerza laboral al tiempo que el mundo financiero implosionó– tenemos poca experiencia para buscar seguridad. Como resultado, los empresarios boomers son más conservadores en sus proyecciones: de acuerdo con el informe, menos de la mitad de los propietarios de negocios en esa categoría señala al crecimiento como una prioridad para su negocio. Para muchos, simplemente mantenerse a flote es suficiente.

Es importante tener esto en cuenta cuando vemos los niveles de optimismo de ambos segmentos acerca de cómo la economía de Estados Unidos afectará sus negocios durante el próximo año. Si bien ambos grupos dicen que su pronóstico en la actualidad es mucho más bajo de lo que era en 2007, el 53% de los millennials (que no tiene historial para hacer conjeturas) dicen que las cosas están mejorando.

Nuestros mayores, que no tanto.