Datos de comercio de China apuntan a estabilidad

Foto: Reuters

Los datos de la Administración de Aduanas mostraron que las exportaciones subieron un 5.1% en julio, mientras que las importaciones escalaron 11%.

 

Reuters

PEKIN.- Rebotes sorprendentemente firmes en las exportaciones e importaciones de China en julio ofrecieron cierta esperanza de que la segunda mayor economía del mundo podría estar estabilizándose luego de más de dos años de crecimiento ralentizado, aunque un rebote inminente aún luce poco probable.

Las importaciones de petróleo y mineral de hierro rebotaron desde mínimos en varios meses a niveles récord el mes pasado, y las compras de soja alcanzaron un máximo histórico por segundo mes consecutivo.

Una estabilización de la economía sería un alivio para los líderes chinos, que han buscado apuntalar el crecimiento desde mediados de año en medio del temor a que una desaceleración brusca haga fracasar sus intentos de reforma de la economía para que sea más impulsada por el consumo que por la inversión financiada en deuda y la manufactura.

Los datos de la Administración de Aduanas mostraron que las exportaciones subieron un 5.1% en julio respecto al mismo período un año atrás, un cambio frente a junio, donde registraron su primera caída en 17 meses. Los analistas esperaban un aumento del 3%.

Las importaciones exhibieron un desempeño aún mejor con un salto de un 10.9% respecto al año anterior, más de cinco veces lo que los analistas habían pronosticado. La sorprendente fortaleza de las importaciones dejó a China con un superávit comercial de 17,800 millones de dólares (mdd), menor que el previsto.

“Julio parece reflejar un retorno a una tendencia ‘normal’ relativamente tediosa”, dijeron analistas de Moody’s en una nota.

“En otras palabras, aunque lo peor parece haber terminado, la recuperación será relativamente plana”, agregaron.

En efecto, las exportaciones en los tres meses finalizados el 31 de julio registraron su incremento anual más lento desde octubre del 2009, mostró un cálculo de Reuters.

Sin embargo, las bolsas asiáticas repuntaron tras conocerse los datos.

El desempeño comercial de China ha oscilado con fuerza este año después de que los datos fueron inflados inicialmente por las compañías que reportaron acuerdos falsos para disimular transferencias ilícitas de dinero en efectivo, y posteriormente corregidos por el Gobierno cuando este anuló las transacciones ficticias.

Los analistas dijeron que los datos de julio probablemente tenían distorsiones mínimas, pero algunos advirtieron en contra de concluir que la evolución positiva se debió a una mejora real de la demanda final.

 

Importaciones sólidas de materias primas

Hubo una mejora enorme en las importaciones de materias primas el mes pasado, con las compras de mineral de hierro saltando un 17% desde junio a un máximo histórico de 62.3 millones de toneladas.

Algunos analistas dijeron que los envíos de materias primas en julio pueden haber sido inflados por acuerdos no procesados originados en junio.

“Yo creo que tiene algo que ver con el hecho de que la cifra de junio fue baja y hubo cierta puesta al día en el tonelaje”, dijo Graeme Train, analista de Macquarie en Shanghái.

Sin embargo, las tendencias generales siguen siendo sólidas, añadió Train.

“Ha sido una serie volátil de datos, pero anticipo que la tendencia de importaciones fuertes (de mineral de hierro) continuará”, indicó.

Las importaciones de soja también alcanzaron un récord por segundo mes consecutivo, aunque de nuevo los analistas dijeron que se debió en parte a los envíos retrasados que llegaron ​​finalmente desde los congestionados puertos brasileños.

Las importaciones de crudo, por el contrario, probablemente fueron impulsadas por los refinadores reponiendo existencias tras un período calmado de tres meses y luego de que algunas nuevas refinerías entraron a operar.

“Los datos mensuales son muy volátiles. Yo no leería demasiado entre líneas para decir que la demanda interna es fuerte”, dijo Zhang Zhiwei, economista de Nomura en Hong Kong.