Decepciona producción industrial de China en abril

Foto: Reuters.

El país asiático no superó las expectativas que los economistas pronosticaban para el sector manufacturero; la producción creció 9.3% en el primer trimestre, se esperaba un 9.5% en la expansión del mercado.

 

Reuters

PEKIN – El crecimiento de la producción fabril de China se fue sorprendentemente apagado en abril, oscureciendo la perspectiva de la recuperación de la economía en el país y avivando las expectativas de que Pekín podría tomar medidas políticas para apoyar la actividad.

La producción industrial creció un 9.3%  anual en abril, por encima de un mínimo de siete meses de 8.9% que alcanzó en marzo, pero aun incumpliendo las expectativas del mercado de una expansión de un 9.5%, mostraron datos.

“La actividad económica es más débil que la prevista. Esto podría reforzar el argumento para que el banco central recorte las tasas de interés”, dijo Zhou Hao, un economista de ANZ Bank en Shanghái.

La inversión en activos fijos, un importante motor de la economía de China, también incumplió las previsiones del mercado, creciendo un 20.6% en los primeros cuatro meses del 2013 en comparación con el mismo período hace un año. Los economistas esperaban un crecimiento de un 21%

Las ventas minoristas fueron el único dato que cumplió con las expectativas del mercado, creciendo un 12.8% en abril respecto al mismo período un año atrás.

Para los inversores, la gran interrogante ahora es si la recuperación del crecimiento de China todavía está bien encaminada.

Hace apenas unos meses, los inversores habían alabado a la segunda mayor economía del mundo como un punto brillante de inflación benigna y rebote en el crecimiento.

Pero las esperanzas de que la economía de China se esté recuperando del debilitamiento del año pasado, el peor en 13 años, fueron reducidas después de que el crecimiento se enfrío inesperado en el primer trimestre.

Las cifras de producción de abril siguen unos datos comerciales sorprendentemente optimistas para el mes, que muchos economistas sospechan están inflados por los intentos de las firmas de colar fondos hacia China para eludir sus controles de capital. Ellos dicen que el verdadero crecimiento de las exportaciones probablemente fue más moderado.