Detroit valuará colección de arte tras bancarrota

Frida Kahlo en el Instituto de Artes de Detroit (Foto: twitter.com/DIADetroit)

El acervo del museo incluye un autorretrato de 1887 de Vincent van Gogh y un fresco del artista mexicano Diego Rivera; aproximadamente el  5% de la colección fue adquirido con fondos de la ciudad.

 

Reuters

 

La casa de subastas Christie’s fue contratada para tasar parte de la colección del Instituto de Artes de Detroit, dentro del plan de reestructuración que la ciudad puso en marcha para pagar al menos 18, 000 millones de dólares de deuda después de solicitar la protección por bancarrota en julio.

Christie’s dijo en un comunicado que asesorará a la ciudad sobre cómo debe realizar la valoración de las obras de arte sin venderlas.

“La Ciudad debe conocer el valor actual de todos sus bienes, incluida la colección en el DIA – por sus siglas en inglés- propiedad del municipio”, dijo el director de Emergencia Kevyn Orr en un comunicado el lunes. “Ni ha habido, ni hay ahora, ningún plan para vender arte”, añadió.

La posible venta de arte de la colección de 60,000 piezas ha provocado críticas. El museo ha dicho que el arte no se puede vender porque se mantiene en un fondo benéfico para el pueblo de Michigan, una postura que apoya el fiscal general Bill Schuette.

Annmarie Erickson, jefa de operaciones del Instituto de Arte de Detroit, dijo que se había enterado por la prensa que Christie’s había sido contratada por la ciudad.

“Estamos muy decepcionados de que Christie’s vaya a entrar en acción, porque creemos que es contrario al bienestar del museo”, sostuvo Erickson.

Orr no ha descartado la venta de los tesoros del Instituto de Arte para ayudar a la ciudad a pagar sus deudas.

En el pasado, dirigentes municipales han dicho que no se puede ignorar ninguna opción. Algunos líderes sindicales argumentan que las pensiones y otros beneficios de los trabajadores deben pesar más que la necesidad de mantener la colección.

La colección del museo incluye un autorretrato de 1887 de Vincent van Gogh y un fresco del artista mexicano Diego Rivera. Aproximadamente un 5% de la colección fue adquirido con fondos de la ciudad, según Tim Burns, ayudante de la directora del museo.