Diálogo de perdedores

Foto: Presidencia.

La voluntad para el diálogo no es algo habitual en la vida política de México, sin embargo, durante los últimos meses se han dado grandes avances en la materia, pero intentan ser boicoteados por algunas  fracciones partidistas.

 

En México, los políticos tienen la mala costumbre de no dialogar. Esto viene de la naturaleza de nuestro sistema político que, al haber contado con un partido hegemónico en el poder durante muchos años, el diálogo era técnicamente unilateral. Esta situación creó a una oposición contestataria, por parte de la derecha, y extremista, por parte de la izquierda, aunque en la geometría política se pueden llegar a juntar los extremos y cada una de estas posiciones tiene, a su vez, alas extremistas.

Esto genera que, en nuestro país, el diálogo sea siempre de arriba hacia abajo, que sea bajo la óptica del “yo estoy en el poder y tú no” y, si a esto le sumamos la cultura del Tlatoani que es exactamente al revés, en dónde el gobernado viene a pedirle siempre al gobernante de abajo para arriba, tenemos una mezcla explosiva que define nuestra cultura política.

En este contexto se ubica la posición política que, por naturaleza, tiene la oposición, con una sentimiento extra que, de entrada, plantea “como no me van a oír, tengo que golpear para ser escuchado”, lo que ha caracterizado a todo grupo disidente, sea grupo político, apolítico, guerrillero o, incluso, partidos políticos. Eso es lo que domina en la lógica del diálogo en nuestro país.

Bajo esta premisa, podríamos aventurarnos a decir que, en México, no ha existido el diálogo político; las únicas veces que se ha llegado a dar, ha sido cuando el país está al borde del abismo y es cuando realmente la voluntad política y la necesidad de salir de las crisis han generado un diálogo productivo. Es el caso de los famosos pactos que se fueron dando en la época de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y, después, con Ernesto Zedillo.

Ahora en el gobierno de Peña Nieto, un grupo de políticos ha propuesto un pacto, una mesa de diálogo que, de manera muy rápida, ha generado consensos que han logrado definir una serie de reformas muy necesarias para la modernidad del país. Este diálogo tomó a todos por sorpresa, inclusive a la población que no acaba de entender o de medir la importancia de esta mesa de negociación.

Pero, como siempre ha pasado en nuestro país, los grupos políticos perdedores, los que no han sido llamados por sus perennes características de corta visión, gran egoísmo o reticencia ideológica para darse cuenta del poder que está generando este dialogo, ya empezaron a buscar la manera de boicotearlo esgrimiendo todo tipo de argumentos democráticos.

Hoy, México necesita ver más hacia la resolución de los problemas económicos; ante un mundo que está entrando en una recesión impresionante, es vital que hagamos todo lo necesario para reformar todo lo que se ha quedado en el pasado. Ésa debe ser la prioridad. Los aspectos políticos hoy no tienen mayor importancia y pueden esperar a que entremos en una normalidad económica mejor y, de ahí, plantear las  reformas necesarias en la parte política y en la parte electoral.

Desafortunadamente, en la lógica de los perdedores y de los que fueron rechazados por los votantes por su mal desempeño, su egoísmo sólo los deja entender a la política actual como el futuro escenario electoral del 2018.

Los problemas de México y su subsistencia económica en el entorno mundial deben de estar por encima de los problemas electorales. Parte de lo poco que se había visto en este primer dialogo franco entre partidos políticos es que el tema electoral lo habían podido dejar a un lado, cambiando un poco la lógica de la política de los últimos años, en donde el PAN abusó de poner dicho asunto como objetivo principal de todas sus acciones políticas, seguramente viendo que sus preferencias electorales fueron perdiendo seguidores conforme se veían los resultados de su gestión política.

A este grupo de políticos en desgracia se le suman los otros grandes perdedores y, en el pasado, enemigos, una ala del PRD, para anteponer sus intereses electorales, antes que la solución de los problemas económicos. Es una desgracia que sigan queriendo los políticos perdedores anteponer sus intereses a los del país, ojalá el diálogo abierto perdure en contra de la actitud de ciertos políticos que tanto daño le han hecho a México.

 

 

Consultor y Analista

Mail: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

Marco V. Herrera

Estratega, innovador y experto en asuntos públicos. Fundador de Grupo Public y conferencista. Su pasión es el análisis político, los modelos de negocio y el futuro de la humanidad.