Efectos de reforma energética se verían en dos años

Foto: Reuters

Los cambios en regulación y régimen fiscal de Pemex tomarían un tiempo aproximado de 18 y 24 meses, considera Fitch.

 

De aprobarse este año la reforma energética, los cambios sustanciales ocurrirían en un periodo dentro de 18 a 24 meses, ya que el gobierno necesitará tiempo para implementar una nueva regulación y la inversión privada, probablemente, esperará hasta que haya certidumbre, afirmó Fitch Ratings.

En un comunicado, la calificadora indicó que también se necesitaría un tiempo entre año y medio y dos para reducir la carga fiscal de Pemex, que actualmente aporta aproximadamente un tercio de los ingresos del gobierno.

“Fitch cree que para el Gobierno será muy difícil sustituir rápidamente las contribuciones de Pemex hacia el Gobierno. Sin embargo, cualquier reducción importante en la magnitud de sus contribuciones, en el largo plazo, sería visto de manera favorable, pues permitiría liberar el flujo de efectivo de la empresa para hacer inversiones adicionales”, añadió la calificadora.

El hecho de que antes de cambiar la regulación, se tienen que aprobar los cambios constitucionales y que más de la mitad de los 31 Congresos estatales los ratifiquen, hace que los cambios sustanciales en el sector energético puedan hacerse hasta el largo plazo.

“En este momento, es muy prematuro evaluar el impacto de la ley de reforma energética propuesta; puesto que los mecanismos y procedimientos para su aplicación no están definidos. Adicionalmente, no se han identificado ni definido los esquemas y las áreas en las que el sector privado podría participar”, agrega.

Por su parte, Bank of America Merrill Lynch (BofA-Merrill Lynch) coincide en que los cambios e implementaciones llevarán años, pero la aprobación de las reformas energética y fiscal podrían mejorar la calificación crediticia en uno o dos escalones.