Eike Batista, un millonario en problemas

Eike Batista. (Foto: Reuters).

Las compañías del Grupo EBX, propiedad del empresario brasileño Eike Batista, enfrentan la decisión de recortar su gasto de capital o reducir su tamaño para mantenerse a flote.

 

Reuters

 

SAO PAULO – El endeudado empresario brasileño Eike Batista, que ostentaba una fortuna estimada en 35,000 millones de dólares (mdd) en 2012 según la revista Forbes, está acelerando la división de su tambaleante imperio minero, portuario y energético, cediendo el control a nuevos inversores mientras algunas de las compañías que fundó buscan nuevos capitales.

Las compañías del Grupo EBX enfrentan la decisión de recortar su gasto de capital o reducir su tamaño para mantenerse a flote, mientras sus fondos se desploman y gran parte de la fortuna del propio Batista ha sido destinada a garantizar los cerca de 11,000 mdd en deuda del grupo.

El miércoles, Batista accedió a ceder el control del operador portuario LLX Logística SA a la firma con sede en Washington EIG Global Energy Partners.

Funcionarios de MMX Mineração e Metálicos SA, la columna vertebral del conglomerado EBX, dijeron el jueves que el productor de mineral de hierro pronto tendrá a un nuevo accionista controlador.

Con la venta previa de una participación controladora en el productor de electricidad MPX Energia SA a la empresa alemana E.ON SE y la venta de LLX a EIG Global Energy Partners, dos de las seis compañías del grupo EBX que cotizan en la bolsa ya no están bajo el control de Batista.

MMX posiblemente será la próxima y se espera que Batista tenga poco más que una participación minoritaria en las partes de su antiguo imperio cuando se complete la reestructuración.

“Estamos revisando todas las opciones de nuestra compañía y centrándonos en el puerto para que el nuevo accionista pueda tomar las decisiones necesarias para asegurar el crecimiento y expansión de la empresa”, dijo Gonzalez durante una conferencia con inversores y analistas.

En el último trimestre, MMX, LLX y la productora de petróleo OGX Petróleo e Gas Participações SA reportaron pérdidas peores a las esperadas debido a que gastaron capital con una rapidez mayor a la generación de ingresos de sus nacientes operaciones.

A medida que creció el gasto de capital, aumentó la deuda.

En el caso de MMX, el efectivo en caja de cerca de 450 millones de reales (192 millones de dólares) podría no ser suficiente para cubrir los 1,200 millones de reales de obligaciones que vencen en los próximos 12 meses y las inversiones previstas por unos 700 millones de reales.

Las inversiones estimadas en el terminal de mineral de hierro LLX Minas-Rio, que LLX construye con Anglo American Plc dentro del Puerto de Açu de la firma brasileña, aumentaron a 1,700 millones de reales desde 974 millones de reales, dijo la compañía.

Las acciones de MMX se hundieron un 6.7% a 1.98 reales el jueves en la bolsa de Sao Paulo, un día después de que reportara una pérdida de 441.5 millones de reales (189 millones de dólares) en el segundo trimestre. Fue el primer descenso del papel en seis sesiones.

Los títulos de OGX se desplomaron un 7.4% a 0.63 reales después de que la pérdida neta de la compañía aumentó 12 veces, su efectivo en caja cayó y su deuda aumentó. Las acciones de LLX subieron un 11% a 1.67 reales, su mayor cierre en dos meses y medio.

Los activos de EBX, que solían tener una valorización de 60,000 mdd por las expectativas de que se mantendría el auge impulsado por China en las materias primas, actualmente suman menos de 5.000 millones de dólares.

Fuentes dijeron a Reuters que, cuando concluya la reestructuración de EBX, Batista tendrá entre 1.000 y 2,000 mdd en activos y 1,700 mdd en deuda de largo plazo.