El 787 de boeing, cerca de despegar de nuevo

foto: Reuters.

El avión hizo un último vuelo de prueba en condiciones “no normales”, que incluyó un simulacro de falla de motores, generadores y otras fallas. Ahora sólo espera la anuencia de la FAA.

 

Reuters

 

Nueva York.- Con un exitoso vuelo, Boeing se acercó el viernes a demostrar que un renovado sistema de seguridad puede evitar que las baterías de ion de litio de su 787 Dreamliner se incendien o sobrecalienten, y a reanudar las operaciones de la aeronave.

El vuelo del viernes concluye las pruebas después de poco más de tres semanas, y acerca al Dreamliner a la reanudación los viajes de pasajeros, la entrega de aeronaves y a frenar las millonarias pérdidas que vienen acumulado la empresa y las aerolíneas desde que los viajes del jet fueron suspendidos hace más de dos meses.

El fin de las pruebas también cambia el foco de atención desde Boeing Co a los reguladores de Estados Unidos, Japón y Europa, que deben decidir si las reparaciones al sistema de baterías son seguras.

En medio de fuertes vientos, un avión de la aerolínea polaca LOT despegó desde una pista cercana a la fábrica de Boeing al norte de Seattle y navegó a lo largo de la costa del Pacífico, cubriendo 1,215 kilómetros en poco menos de dos horas antes de aterrizar a las 12:28, hora del Pacífico.

El avión transportó equipos de prueba y a funcionarios de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) por una ruta similar a la de una prueba del 25 de marzo.

Al concluir el viaje, Boeing dijo que el vuelo fue “sencillo” y “sin contratiempos”.

“Boeing ahora reunirá y analizará los datos y enviará los materiales solicitados a la FAA (…) en los próximos días”, dijo la compañía en un comunicado.

“Una vez que entreguemos los materiales, estaremos listos para responder a solicitudes adicionales y continuar en diálogo con la FAA para garantizar que hemos cumplido con todas sus expectativas”, agregó.