El CEO más solicitado de 2013

Foto: Reuters

¿Cuál es el perfil del capitán del barco que buscan las empresas? Los headhunters lo ubican: alguien técnico, pero sobre todo hábil para burlar los nuevos entornos que enfrenta el ambiente de negocios.

 

Por Luis Rodríguez Munguía

 

Este año el reto de muchos ejecutivos de alto nivel es convertirse en un Chief Executive Officer  (CEO), y su objetivo será estar en el radar de los headhunters y convencerlos.

Pero, ¿qué clase de CEO están buscando las empresas para este 2013? El rol de ésta ha cambiado durante el último lustro y, ahora, el mejor perfil es aquel que es un maestro para aprovechar la tecnología, que “tiene mundo”, que sabe aprovechar su sentido común y liderazgo para empoderar a sus subordinados y explotarlos, en el mejor sentido de la palabra. Es decir, no un técnico, sino un “conocedor de la vida”.

Salim Bitar, director de Page Executive, unidad de reclutamiento de altos directivos de la firma internacional Michael Page, estima que la historia profesional importa, pero considera que lo que hoy buscan las empresas son ejecutivos con habilidades, más que perfiles sectoriales. “Las compañías se han dado cuenta que necesitan talento que tenga ciertas capacidades y competencias, y no necesariamente un especialista del sector pues la empresa se encargará de enseñarle el negocio”.

José Antonio Puron, headhunter de Egon Zehnder International, coincide en que el perfil del CEO ha cambiado. “Se ha vuelto ‘multifunción’. Antes estaba claro que un CEO de la industria automotriz tenía que ser un ingeniero y era un ejecutivo que sólo sabía de autos. Hoy, en cambio, la especialización funcional ha pasado definitivamente a segundo plano”.

Esta es la ficha del perfil de CEO que buscarán las empresas en 2013: un tipo con especialización, pero sobre todo multifacético y global; que sume a su estrategia el fenómeno de la intercomunicación y el consumo, esto de cara a la nueva forma de hacer negocios en el mundo.

1.       Rudo y técnico

Un nuevo término empieza a correr en el mercado laboral: turn around. Juan Ignacio Pérez, directivo de Heidrick & Struggles, otra de las firmas top de reclutamiento, lo explica: “Se trata de una característica para aquellos líderes con alto enfoque en cambios drásticos y capaces de lograr que la empresa retome un camino positivo después de registrar un problema que ponga en riesgos sus planes”.

La globalización y nuevas formas de consumo han expuesto a las empresas a reestructuraciones periódicas; estos cambios son el reto de las compañías para enfrentar un futuro que nunca como hoy se transforma rápidamente. Y el CEO de hoy debe tener esa capacidad y habilidad de mover el timón rápidamente y con el menor daño.

Otro de los requisitos es agregar valor a la empresa y a sus accionistas. Asimismo, la capacidad de energizar a la gente y de ser la inspiración de otros. “El CEO que sólo se enfoque en la parte operativa, no será exitoso en el largo plazo”, apunta Juan Ignacio.

2.       Que brille por cinco mdd

Los cazadores de talento son reservados al momento de nombrar a los directores generales que hoy están en los cuernos de la luna gracias al empujón que recibieron de su parte. Tampoco ponen sobre la mesa el monto de los salarios de los directivos, pero ofrecen algunas estimaciones al respecto.

En números redondos revelan que los paquetes tienen ambos rangos, los cuales pueden partir desde el medio millón de dólares hasta acariciar la jugosa cantidad de los cinco millones, por concepto de sueldo base y bono anual; más ceros podrían sumarse por otras prestaciones como autos, chofer, seguridad y acciones.

Un CEO de una empresa mexicana que factura 50 millones de dólares (mmd) gana anualmente 5 mdd, sueldo modesto si se compara con ejecutivos globales de alto nivel que perciben, en promedio, la cantidad de 100 mdd.

3.       Con actitud joven

La factura de los años ya se cobra por adelantado en el mundo de los altos directivos. La edad promedio para la contratación de un CEO en México es de 45 años. Tener 50 puede ser una desventaja.

John Smith, de Smith Search, es el reclutador más longevo de México. Con 79 años de vida comprende muy bien que el CEO de hoy está en una constante evolución tecnológica. Él mismo, incluso, ha sido testigo de la transición del CEO analógico al digital.

“Además de todas las nuevas habilidades multidisciplinarias que debe poseer un CEO, también está la visión tecnológica, pero al final del día hay dos cosas muy importantes que no pasan de moda: entender muy bien a los dueños o accionistas de la empresa y tener visión estratégica”, narra Smith.

4.       Flexible ante todo

Una nueva forma de gestión del CEO y sus subordinados es el trabajo flexible; esto sin duda es parte de las nuevas habilidades que posee un capitán.

“Trabajar en lugares remotos o satelitales ha permitido plantear objetivos más claros por la dinámica de entrega de resultados”, dice Mónica Cerda, directora de Regus México, empresa que ofrece oficinas equipadas a ejecutivos de alto nivel.

La ejecutiva dice que las empresas de tecnología son más afines a esto, seguidas por las empresas de consultoría, pero asegura que diversos sectores han comenzado a experimentar el trabajo flexible.

5.       Visión aldeana, no

En el mercado mexicano no sólo existen empresas multinacionales que buscan un CEO de alto nivel; también existen decenas de compañías familiares que facturan cientos de millones de dólares y que buscan extender su negocio al corporativismo.

Una encuesta nacional realizada por Banamex acerca de empresas familiares, indica que 85% de éstas son dirigidas por la primera o segunda generación, y el porcentaje restante corresponde a aquellas que están a cargo de la tercera o cuarta generación.

El estudio registró que la mayoría de las empresas familiares encuestadas aún dependen demasiado del líder, lo cual pone de manifiesto su vulnerabilidad ante su eventual ausencia, así como su falta de institucionalidad.