El emprendimiento que ayuda a las pymes a exportar

Foto: Cortesía Gurucargo

El reto es grande: México es uno de los siete países más peligrosos para el traslado terrestre de mercancías; pese a eso, una empresa joven apuesta por convertirse en el aliado de las pymes que se inician en actividades de exportación. 

 

Imagina el siguiente escenario: eres dueño de una empresa importadora o exportadora. Necesitas mover un contenedor hacia otro país de manera urgente y segura. Acudir a las oficinas de alguna empresa de logística podría ser la opción, pero puede ser un proceso tardado y no cuentas con el tiempo suficiente. La solución a este problema podría estar en Gurucargo, una plataforma en línea enfocada en la contratación de transporte de carga aérea, terrestre y marítima.

La empresa nació en 2014 en Uruguay por iniciativa de un trío de amigos con experiencia previa en el ramo: Alejandro Esperanza, Andrés Israel y Éric Waizman.

Los emprendedores pusieron en marcha el negocio luego de haber creado el modelo  para una versión de prueba. Sin embargo, al no contar con los recursos suficientes para lanzarlo, decidieron salir al mercado a buscar el financiamiento con fondos de inversión. Éste sería el inicio de Gurucargo.

Para julio de 2014, los emprendedores presentaron la plataforma ante el público uruguayo, y al obtener una respuesta favorable lograron hacerse de recursos de un fondo de inversión para luego trasladarse a Chile.

La aceptación de los proveedores le ha permitido a los emprendedores comenzar a operar, además de Uruguay, en Brasil, Chile, Panamá y México, su mercado más importante hasta ahora.

A la fecha, Gurucargo trabaja con más de 100 proveedores y esperan que la cifra se duplique durante 2016.

Gurucargo busca facilitar el manejo de mercancías en todo el mundo de una forma segura y transparente al convertirse en el intermediario entre cliente y proveedor.

“Gurucargo busca que en un solo clic la empresa pueda llegar a la mejor oferta, pero esto no quiere decir que sea la más barata. Buscamos que todas las operaciones se realicen en un proceso claro y transparente. Cuidamos el ecosistema de que sean solamente empresas profesionales y de personas reales”, comenta  Alejandro Esperanza, CEO y cofundador de Gurucargo.

 

Embarcándose hacia el futuro

La empresa se constituyó hace más de 12 meses, y en cuanto comenzaron a registrar clientes en la plataforma, las ganancias llegaron gracias a que cobran 1% del flete a los proveedores cuando concretan un negocio. Sin embargo, Esperanza asegura que como empresa no sólo buscan crecer en número de empleados y clientes, pues también desean hacerlo en los mercados internacionales.

“No sólo somos una empresa que procura el crecimiento constante; buscamos una expansión  internacional”, precisa.

Al ser una empresa privada, los emprendedores no pueden ofrecer una estimación numérica. Pero Alejandro revela que de manera pública han facturado 100,000 dólares, aunque el aceleramiento real de la empresa se dio desde hace casi medio año, cuando entraron al mercado mexicano y recibieron un financiamiento por un millón de pesos provenientes de fondos locales.

El segmento al que están dirigidos son empresas de tamaño mediano que realizan entre 15 y 20 operaciones logísticas al mes y que por lo general el flete genera un impacto en el precio final del producto.

“Nosotros no vamos a venderle servicios a una empresa que trae teléfonos móviles, porque son piezas muy pequeñas y de gran valor. Nosotros trabajamos con empresas que quieran reducir costo de flete porque eso impacta en el precio final del producto”, explica Esperanza.

Para Gurucargo, su principal mercado es México, ya que consideran que las condiciones comerciales les permiten competir con “todo el mundo”; además, este país resulta atractivo, pues el emprendedor considera que es la puerta de entrada al mercado estadounidense.

Gurucargo, además de ayudar a las empresas a mover su mercancía de manera ágil, les brinda una oportunidad de ahorro por hasta 50,000 dólares, dependiendo del volumen de mercancía que muevan.

 

Inseguridad y corrupción, los grandes retos

Alejandro Esperanza explica que a pesar de las ventajas que brinda tener un servicio en la red, como todo negocio relacionado con el manejo de mercancías, existe un riesgo.

El emprendedor reconoce que la inseguridad y la corrupción restan competitividad a las empresas, en especial a aquellas que desean integrarse a las cadenas globales de valor.

FreighWatch International, especialista en servicios de seguridad en logística, reveló en un reporte en 2011 que México se encontraba entre los siete países más riesgosos a nivel mundial para el transporte terrestre de mercancías en función del número de siniestros denunciados ante la autoridad.

“Por temor a represalias de las bandas, desconfianza en la eficiencia del sistema judicial y policial, por no afectar la imagen de la compañía o para no encarecer las primas de seguros, los transportistas omiten la denuncia y, por lo tanto, esos delitos no se ven reflejados en las estadísticas”, mostró la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su análisis Seguridad de la cadena logística terrestre en América Latina.

El costo de los problemas logísticos en México representa, en promedio, 20% del valor de las ventas de las empresas, según datos del Banco Mundial (BM).

El problema no termina ahí. Las pérdidas por incidentes en trasporte de carga terrestre pueden llegar a tener un impacto económico de entre uno y cinco millones de dólares de manera anual.

Durante la Convención del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufactura de Exportación (Index 2015), Leonardo Iacovone, economista senior del Banco Mundial, declaró que las actividades criminales generan atrasos en hasta 56% de las operaciones de comercio exterior que realizan las empresas, y en materia de corrupción expuso que 44% de los exportadores e importadores creen que realizar pagos informales genera problemas.

El informe Connecting to Compete 2014: Trade Logistics in the Global Economy (Conectarse para competir 2014: La logística comercial en la economía mundial), realizado por el BM, calificó a México con una puntuación de 3.13 en la posición 50 de 160 países evaluados en todo el planeta.

A pesar de que México mostró un desempeño de 68.2% para exportar e importar, el organismo reconoció que sigue siendo amplia la brecha entre los países que tienen el mejor y el peor desempeño en materia de logística.

Alejandro Esperanza confiesa que tanto él como sus dos socios, Andrés Israel y Éric Waizman, son conscientes de los retos que existen en la industria, pero el trío se siente emocionado por los logros que hasta ahora han alcanzado a través de Gurucargo, y mantienen su apuesta en la tecnología: “Estamos emocionados de lo que hemos logrado en este poco tiempo. Sabemos que aún queda mucho camino por recorrer, pero el primer paso ya está dado, y es lo importante para emprender. Confiamos en que la tecnología será nuestro principal aliado para lograr nuestros objetivos.”