El Panteón de los inventores tiene nuevos miembros

Foto: Flickr Moogmusic.

Los responsables de hacer posible que haya 3,000 millones de celulares en el mundo, los inventores de la televisión de plasma, la Steadicam y del teclado Moog fueron ingresados al Salón de la Fama de los Inventores.

 

Por Frederick E. Allen

 

Los inventores de la tecnología CDMA que hace posible el funcionamiento de 3 mil millones de teléfonos celulares, el padre del radiotelescopio, el creador de DSL, y los hombres detrás de la Steadicam, la tecnología de reconocimiento del iris, el sintetizador Moog, y los crash test dummies: todos están entre los inventores inducidos la semana pasada al Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos, en su ceremonia anual número 41.

¿Cómo se llega a ser uno de los inventores más grandes del mundo? Garrett Brown explicó que tenía un tío que fabricó su propio equipo agrícola, y su padre le dio una biografía para niños de Thomas Edison cuando era joven. Pero al crecer él se convirtió en cantante y luego en camarógrafo. Empezó a inventar hasta que se sintió frustrado por la forma en que una pesada cámara tenía que ser montada en una plataforma para hacer un travelling, lo que limita en gran medida sus capacidades. Se decidió a encontrar la manera de deshacerse de la plataforma, y ​​en pocos días había inventado lo que se convirtió en la Steadicam. Él describe su funcionamiento interno como “una especie de arte mágico newtoniano.”

Arthur Ashkin, quien ayudó a descubrir la tecnología de captura molecular que hace posible el estudio y manipulación de átomos y moléculas pequeñas, relata cómo quería dar a conocer su descubrimiento a la revista Physical Review Letters, pero sus superiores en los Laboratorios Bell le informaron que su ciencia no estaba a altura de los estándares. Lo envió de todos modos y su texto fue nombrado recientemente uno de los cien documentos más importantes sobre física atómica del siglo pasado.

A Irwin Jacobs le dijeron que su gran idea, el Acceso Múltiple por División de Código (CDMA, por sus siglas en inglés) en el que se basa el sistema de redes de la telefonía celular, simplemente violaba las leyes de la física. “Eso, por supuesto, era un gran obstáculo que superar”, dijo Irwin. Sin embargo, perseveró, fundando Qualcomm en el camino y ahora, afirma, el CDMA es parte de todos los teléfonos móviles de tercera generación en todo el mundo, unos 3,000 millones de ellos y contando. La gente le pregunta cuál será el próximo gran invento, y él responde que lo que le gustaría ver es una pequeña “cámara o gafas que al acercarse a alguien le susurre al de quién se trata y cuándo fue la última vez que lo vio”.

El discurso de agradecimiento del coinventor de Jacobs, Andrew J. Viterbi, fue un emotivo llamado a la reforma migratoria. Comenzó: “Yo vine a este país como estudiante extranjero, pero no a la universidad o la escuela de posgrado. Al llegar a Estados Unidos me matriculé en la guardería en la ciudad de Nueva York”. Viterbi se graduó del MIT y obtuvo posgrados allí y en la Universidad del Sur de California, y “cada parte de esa educación me ha servido muchísimo”. Instó a que cada extranjero que obtenga un título en alguna ingeniería en EU califique automáticamente para recibir la residencia. Después de todo, “sólo a través de mis estudios pude haber contribuido tanto a la sociedad y la economía”.

La labor de estos inventores ha tocado en alguna manera a la mayoría de la gente viva. No sólo es la tecnología CDMA desarrollada por Jacobs y Viterbi que se encuentra en las manos de 3 mil millones de personas, sino la tecnología de reconocimiento de iris, coinventada por John Daugman, ya está siendo utilizada para identificar a los 1,200 millones de personas que pueblan la India, la mayoría de las cuales no tiene otra forma de identificación. Hasta ahora, más de 300,000 han sido catalogadas.

Otros homenajeados en vivo este año, además de Brown, Ashkin, Jacobs, Viterbi y Daugman, fueron Donald Bitzer y Robert Willson, por la pantalla de TV de plasma; Leonard Flom, por el reconocimiento del iris, y José Lechleider de la línea de suscripción digital.

Los inducidos post mortem fueron Samuel Alderson, por el maniquí de pruebas de choque; John Birden y Ken Jordan, por el generador termoeléctrico de radioisótopos, que utiliza la descomposición radioactiva de los vehículos de exploración de energía en el espacio profundo; Robert Moog, por el sintetizador Moog; Aran Safir, por el reconocimiento del iris; Gene Slottow, por la pantalla de plasma; Alfred Loomis, por la navegación de largo alcance (utilizada en los barcos), y Grote Reber, por el radiotelescopio.

Todos ellos se unen a un total de 487 inventores inducidos al salón desde su apertura, en 1973.

Nota: Estoy profundamente involucrado con el National Inventors Hall of Fame. Soy el presidente del Consejo.