Comodidad y diversión, claves en el regreso de Perry Ellis

Doug Jakubowski creativo y jefe de Merchandising. Foto: Cortesía de Perry Ellis.

Un clásico americano se reencuentra con sus raíces. La nueva campaña de Perry Ellis reinterpreta el espíritu de su creador y va en pos de nuevos consumidores transmitiendo ligereza, diversión y comodidad.

 

 

Por María Eugenia Monroy

 

El 30 de mayo de 1986, en Nueva York, moría el diseñador Perry Ellis a los 46 años. Un diseñador que para muchos fue un revolucionario que logró desmarcarse de la mayoría. En menos de una década se había posicionado, junto con Calvin Klein y Ralph Lauren, en uno de los clásicos diseñadores americanos.

En tan poco tiempo Ellis logró crear el concepto de elegancia casual introduciendo nuevos patrones en prendas clásicas o cambios sutiles. También sentó las bases de lo que años después se convirtió en moneda corriente entre los diseñadores, los icónicos khakis a juego con una camisa azul pálido son parte de su legado.

A su muerte la marca se volvió masiva, sus cortes dejaron de innovar y el legado del diseñador nacido en Virginia cayó en el olvido, al menos para el consumidor común. Perry Ellis dejó de ser durante muchos años una marca de tendencia. La firma ahora está reinventándose.

“Queremos lograr que unos pantalones anaranjados formen parte del casual Friday en las oficinas”, explica Doug Jakubowski, director creativo y jefe de Merchandising para la firma.

 

Reinvención 

Perry Ellis quiere regresar a sus orígenes haciendo honor al espíritu de su creador y para Jakubowski eso se traduce en desarrollar una nueva identidad con diseños icónicos reconocibles por su frescura y modernidad.

Jakubowski, egresado del LIM College de Nueva York, conoce bien las fortalezas y debilidades de la marca. Hace una década fue presidente de la firma, salió para trabajar en Kenneth Cole y desde el 2011 es quien dirige las distintas estrategias para la marca que van desde la definición de los nuevos conceptos y diseño hasta la presentación de las prendas en los puntos de venta.

“En 2005 salí porque me interesaba buscar nuevos retos y experiencias dentro de la industria de la moda, quería ser auténtico conmigo y enfocarme en mis fortalezas: la creatividad, el marketing y el diseño. Como presidente no me ocupaba de ello, regresar de esta forma me permite sacar lo mejor de mí para la marca”, afirma.

La reingeniería de Perry Ellis se sustenta en tres principios, de acuerdo con Jakubowski: renovar los cortes de sus prendas, revitalizar los colores de la marca y mantener un contacto más cercano con sus consumidores y dejar en claro que la moda no es forzada sino divertida.

Las nuevas colecciones están a cargo de Daniel Silver y Stephen Cox. En ella predominan los colores brillantes y cortes cómodos pero ajustados; prendas que pueden llevarse todos los días pero que en conjunto lucen un poco irreverentes, divertidas.

“Cuando Ellis lanzó su línea dio sentido a la moda al no tomarla demasiado en serio. Él creyó que la ropa debía ser divertida y que sólo debías usar aquello con lo que te sintieras bien, de esta forma redefinió la industria”, opina.

El espíritu del Perry Ellis actual pretende que el consumidor no compre moda sino que adquiera su propio estilo y para ello necesita sentirse cómodo consigo mismo. Para ello Jakubowski recomienda regresar a algunas verdades fundamentales: “El error más común de los hombres es usar prendas más grandes de lo que deberían, hay que comprar sólo aquello que te queda bien y probártelo hasta que se te vea bien y te sientas cómodo; también debes buscar colores que vayan de acuerdo con tu tono de piel, una prenda que sea inesperada o le dé frescura a tu outfit, que te veas relajado y no forzado sin importar qué traigas puesto y estar al tanto de aquello que marca tendencia sin convertirte en un fashion victim”.

 

Tres indispensables de Perry Ellis, según Jakumbowski

Un traje de lino (“siempre hemos hecho trajes de lino magníficos”).

Los nuevos prints, coloridos, inesperados y divertidos (“y la mayoría de las marcas masculinas no los tienen).

Una de las nuevas fragancias