El regreso del capital privado

Foto: Reuters

Lejos de un posible estancamiento permanente, la industria de capital privado se expandiría este año de 186,000 millones de dólares a cerca de 195,000 millones de dólares.

 

Por Antonio Martínez y Diego Santamaría, líderes en la práctica de Capital Privado de Bain & Company México.

 

La actividad de inversiones en capital privado empezó 2013 de la misma manera en la que terminó 2012: sin dirección y sin señales claras hacia adelante. Los fracasos en el cierre de transacciones a nivel global, desde la crisis financiera global, han generado preocupaciones entre diversos observadores, en el sentido de que la industria de capital privado podría estar sufriendo de algo más allá que de un decrecimiento cíclico. Sin embargo, como mostramos en el Reporte Global de Capital Privado 2013 de Bain & Company

(link: http://www.bain.com/bainweb/publications/global_private_equity_report.asp)

aquellos que sostienen que la experiencia de años recientes ha definido un nuevo estado “normal” de la industria tienen que afrontar una serie de hechos inconvenientes.

En primer lugar, el crecimiento de la industria hubiera sido considerablemente mayor si las condiciones económicas no hubieran afectado el cierre de numerosas transacciones. En 2011, el resurgimiento de problemas relacionados con deuda en países de Europa y los Estados Unidos afectó a los mercados crediticios, dificultando el financiamiento de transacciones.

Posteriormente, en 2012, el regreso de la eurozona hacia una recesión afectó las expectativas de los compradores (que se resistían a pagar precios más altos) y de los vendedores (que se oponían a reducir sus precios) a lo largo de Europa, dificultando cada vez más que ambas partes llegaran a acuerdos.

Para medir el estado de salud del mercado de adquisiciones de capital privado, Bain analizó cómo las adquisiciones por fondos de adquisiciones se compararon relativas al número y valor considerablemente mayor de las Fusiones & Adquisiciones corporativas en años recientes (ver gráfica). La información claramente muestra que el mercado de adquisiciones con deuda ha mantenido su posición y que no existe nada estructuralmente erróneo con la industria de capital privado. Con un estable 8% del total de las fusiones y adquisiciones de los últimos 3 años, las adquisiciones de capital privado han disfrutado de mayores participaciones de mercado posteriores a la desaceleración económica que las que tenían anteriormente. Sencillamente los últimos años han sido retadores en términos de cierre de transacciones, más allá de quien sea el comprador.

Gráfica BlogAdemás, la superficialmente estable actividad de adquisiciones entre 2010 y 2012 ha enmascarado algunos cambios a nivel regional. A pesar de difíciles condiciones económicas durante los últimos 3 años, el nivel de adquisiciones en Norteamérica y la región Asia Pacífico ha incrementado entre el 5% y el 8% compuesto anualmente, respectivamente.

En contraste, en Europa, la actividad se redujo en un 11% anual en este mismo periodo. De hecho, los problemas en Europa y la consecuente disminución en el cierre de transacciones en la región han oscurecido lo ganado en el resto del mundo.

Finalmente, en la ausencia de una crisis económica mayor, las perspectivas de que el 2013 sea mejor que años anteriores son buenas. Más allá de una Europa en problemas, las condiciones para la industria de capital privado son sólidas. Socios Generales (GPs) se encuentran armados con mucho capital fresco que están dispuestos a invertir. Los mercados de deuda empezaron 2013 mucho más fuertes que en 2012, con costos y disponibilidades de fondos para adquisiciones con deuda muy favorables. De hecho, esto último podría ser el factor más alentador para creer en un incremento en la actividad de capital privado en 2013.

Inversionistas de todas clases están hambrientos de generar retornos en donde sea que estos se encuentren en un clima actual de tasas de interés cercanas a cero en Estados Unidos. El reciente incremento en la demanda de deuda de capital privado, sumado a cláusulas cada vez más laxas es un cambio mayúsculo. Aunado a esto, el nivel de emisiones de obligaciones de deuda colateralizadas (CLO, por sus siglas en inglés) ha resurgido.

La emisión de CLO alcanzó un pico récord posterior a la crisis, de alrededor de 50,000 millones de dólares en 2012 —aproximadamente cuatro veces el volumen de 2011— y las perspectivas parecen ser mayores para 2013. De hecho, parece ser que no existe un límite en el capital fluyendo hacia los mercados de deuda, lo que significa que las condiciones para un incremento en las adquisiciones con deuda serán positivas.

Sin embargo, el crecimiento de la industria de capital privado desde 2009 no sugiere que la industria crecerá a niveles exorbitantes en el futuro cercano. Según las tendencias actuales, con la actividad de capital privado en Europa manteniéndose a niveles de 2012 y la actividad en Norteamérica y Asia creciendo a la misma tasa que han crecido entre 2010 y 2012, la industria se expandiría de 186,000 millones a cerca de 195,000 millones de dólares. Este fortalecimiento sólo es una prueba de lo que el 2013 podría traer. Sólo con el resurgimiento de las conversiones público a privadas que fortalecieron el cierre de transacciones de capital privado se podría empujar los niveles de actividad a una órbita mucho mayor. Exploraremos las perspectivas de que esto suceda en nuestra siguiente contribución.

 

 

Contacto:

www.bain.com.mx

Facebook/Bain & Company

Linkedin/Bain & Company