El rol del buen cosmopolita corporativo

Foto: Reuters

La gente, el planeta y la rentabilidad son los tres pilares clave para la buena ciudadanía corporativa y para establecer una sólida misión empresarial. Conócelos.

 

 

Actualmente la globalización ha cambiado la forma de ver el mundo. Hoy, las barreras culturales, sociales, económicas y geográficas se han eliminado, las distancias se han acortado a través de Internet y la tecnología, así como los tratados entre naciones, organizaciones y bloques económicos han establecido nuevas formas de relacionarse y de tomar decisiones en pro no sólo de su territorio, sino de toda la humanidad.

Lo mismo sucede con las personas, las cuales empiezan a tomar acciones en beneficio más allá de la comunidad en donde viven, considerándose ciudadanos del mundo o cosmopolitas, término que fue utilizado por primera vez por los filósofos estoicos durante el Imperio Romano. Ellos usaron el término de cosmópolis o ciudad universal para expresar la visión de unidad y reino que buscaba esta civilización.

Dentro del mundo empresarial, no dista mucho la realidad, ya que las decisiones que toma una compañía impactan su estrategia de negocio, su imagen, la relación con sus Stakeholders y el entorno en el que se desenvuelve este cosmopolita corporativo. En otras palabras, un buen ciudadano corporativo es una empresa u organización que tiene un  compromiso constante con la mejora de la calidad de vida de la comunidad donde se encuentra a través de estrategias, valores, medidas y acciones que contribuyan al desarrollo sostenible.

Según el Centro Mexicano para la Filantropía, CEMEFI, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se ha convertido en una nueva forma de gestión y de hacer negocios, en la cual la empresa se ocupa de que sus operaciones sean sustentables económica, social y ambientalmente, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona y buscando la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad de las futuras generaciones.

Es una visión de negocios que integra el respeto por las personas, los valores éticos, la comunidad y el medio ambiente con la gestión misma de la empresa, independientemente de los productos o servicios que ésta ofrece, del sector al que pertenece, su tamaño o nacionalidad. Esto lleva a las empresas a permear dicho pensamiento a su estrategia de negocio y filosofía institucional.

Ryan Scott, especialista en materia de Buen Ciudadano Corporativo, menciona la importancia de establecer estrategias bajo la perspectiva del Triple Resultado, también conocido como 3BL (Triple Bottom Line), la cual pone en términos concretos que hay más negocio que simplemente ganar dinero.

Los tres pilares son un componente clave para la buena ciudadanía corporativa a través de la sustentabilidad. 3BL permite que los negocios tengan un enfoque en donde la gente, el planeta y la rentabilidad, son las bases para establecer una sólida misión empresarial. Compañías como FedEx, Nike y Tesco, entre otras, han establecido esta visión en su filosofía de negocio.

 

La perspectiva global del Triple Resultado se define bajo los siguientes elementos:

  1. Rentabilidad. Cualquier hombre de negocios busca hacer de la compañía que lidera una organización rentable, pero normalmente ve a las utilidades sólo como una parte del plan de negocios. Pero desde la visión de 3BL, las ganancias se ven como algo que beneficia económicamente a  la sociedad en general.
  2. Planeta. Este pilar se ocupa de las prácticas comerciales ambientalmente sostenibles, mediante la maximización de beneficios y reducción al mínimo de los daños. Esto puede ir desde el reciclaje de productos electrónicos, reforestación, protección de reservas naturales y fauna, hasta los planes de negocio que rechazan el uso de productos químicos peligrosos o prácticas destructivas.
  3. Gente. Se refiere al respeto por la mano de obra, el capital humano, la comunidad y la región en que opera una corporación. Empresas que escriben el triple resultado en sus planes de negocio buscan incrementar beneficios para todos los interesados sin explotar o poner en peligro a la comunidad. Por ejemplo, el comercio justo con pequeños productores en los países en desarrollo, es una práctica empresarial sostenible.

 

Ante este escenario, establecer metas concretas y elaborar planes específicos para cosechar los beneficios tanto tangibles como intangibles de la sustentabilidad, así como contar con una ética de responsabilidad social corporativa, son razones poderosas para implementar las 3BL, las cuales abren nuevos mercados y amplia  los existentes. Por ejemplo, muchas personas prefieren comprar productos de empresas que tienen prácticas de comercio justo, siempre que sea posible.

Es un hecho que las empresas que toman en serio la Ciudadanía Corporativa pueden mejorar su imagen, reputación y la eficiencia operacional, así como fomentar  la lealtad. En general, son más propensas a ser vistas como una buena inversión y una empresa de elección por los inversionistas, empleados, clientes, reguladores y socios.

Las compañías necesitan establecer un programa de difusión y comunicación con Medios Tradicionales y Otros Influenciadores, para compartir con sus audiencias las actividades y prácticas que realizan en pro de la comunidad y su entorno. Con esto, la empresa reforzará su posicionamiento y compromiso social.

Además, es importante establecer una estrategia de Marketing de Contenido para viralizar información de valor, influenciar e involucrar a sus Stakeholders para emprender acciones comunitarias y ser un motor de cambio en su entorno, así como compartir contenido relevante sobre la temática de responsabilidad social corporativa y difundirla a través de sus Medios Propios como página web, micrositios, medios sociales, blogs, entre otros.

Una marca comprometida con su entorno es impulsada con fuerza por la comunidad en donde se desarrolla y por cada uno de sus Stakeholders. Ser un cosmopolita corporativo comprometido con su entorno y comunidad, hace la diferencia para el crecimiento y expansión de su negocio.

Hoy para todo tipo y tamaño de empresa, el mundo es su hogar y tiene una responsabilidad inherente en cada decisión que tome con su ciudad, su estado, su país, su continente, su planeta. Como diría el cantautor argentino Facundo Cabral: No soy de aquí, ni soy de allá… pero la Responsabilidad Social Empresarial es un valor que marca la diferencia y trasciende fronteras.

 

 

Contacto:

Mail: [email protected]

Facebook: https://www.facebook.com/HectorM.MezaC

LinkedIn: http://www.linkedin.com/pub/h%C3%A9ctor-m-meza-curiel/58/440/859