El secreto del éxito es empoderar a las personas: Uber

Logo de Uber en un automóvil. (Foto: Reuters)
Logo de Uber en un automóvil. (Foto: Reuters)

La posibilidad de encontrar una alternativa al transporte en ciudades grandes y complejas fue lo que ayudó a la gran aceptación de la empresa en nuestro país.

 

Sin duda, 2015 fue el año de la consolidación de Uber en México. Su aparición no sólo implicó una alternativa de transporte en la ciudad, sino un modelo de negocios que da poder directamente a los usuarios y que catapultó lo que hoy conocemos como economía colaborativa o wikieconomía, un patrón que empieza a replicarse con mucha aceptación entre emprendedores.

“Este concepto básico se puede replicar en muchas otras industrias. Lo más interesante en este caso es el cambio de paradigma en la innovación tecnológica que tradicionalmente beneficia sólo a su inventor. Con la economía colaborativa se está permitiendo que millones de personas aprovechen y se beneficien de una tecnología, no sólo aquellos que la inventaron; ése es el secreto del éxito. Uber desarrolló una plataforma que lo que hace es empoderar al ciudadano y a alguien que tiene un bien. Contar con una aplicación que permita sacar mayor provecho al automóvil brinda poder a muchas personas. Por otro lado, el consumidor se beneficia porque tiene una nueva modalidad de transporte y los socios conductores obtienen ingresos que les permiten completar sus gastos”, dijo a Forbes México Luis de Uriarte, director de Comunicación de Uber para México y Latinoamérica.

La posibilidad de encontrar una alternativa al transporte en ciudades grandes y complejas fue lo que ayudó a la gran aceptación de Uber en México.

De Uriarte comenta: “La Ciudad de México y las otras ciudades en las que operamos (Puebla, de Edomex, Tijuana, Guadalajara, Monterrey, León y Querétaro) son centros urbanos que requerían de nuevas modalidades de transporte. Son ciudades complicadas y la plataforma se convierte en una opción para un grupo de personas que no había encontrado una alternativa a utilizar su propio coche. Ese descubrimiento es el que hace que la gente use la aplicación. Es sumamente conveniente para trasladarte en ciudades con distintas necesidades. De eso se dieron cuenta los usuarios, sobre todo los que tienen auto particular. Lo que tenemos es un alto número de usuarios que lo que están haciendo es bajarse de su auto para utilizar Uber.”

Y los números parecen apoyarlos, pues de acuerdo con sus propios sondeos, 80% de los usuarios de la plataforma cuentan con un automóvil propio. Manejar trayectos largos, la imposibilidad de encontrar un lugar para dejar el auto o las altas tarifas de los estacionamientos públicos son factores que realmente desmotivan a manejar un auto propio.

La aceptación de los usuarios fue trascendental en el crecimiento de Uber en México. “Terminamos el año siendo uno de los mercados más importantes a nivel mundial de la aplicación. Esto tiene que ver con la forma en que los mexicanos rápidamente incorporaron a Uber como una opción más de transporte en su vida cotidiana. En resumen, el año es para agradecer a los usuarios, pues el crecimiento fue impresionante a nivel mundial”, afirma De Uriarte.

No obstante, Uber encontró reticencia de autoridades y grupos en su operación. Al final se logró una serie de modificaciones en las leyes de transporte que contemplaban la aparición de entidades conocidas como Empresas de Redes de Transporte (ERT). La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) llamó en junio pasado a los gobiernos a crear un marco regulatorio para este tipo de empresas. Ello dio paso a las 3 regulaciones vigentes en la Ciudad de México, Puebla y el Estado de México, respectivamente, que contemplan a Uber como una opción más de movilidad en las ciudades.

“La innovación siempre irá antes que la posibilidad de regulación, y lo que estamos viendo es que las regulaciones se están adaptando a este nuevo modelo de transporte. Las tres regulaciones que se lograron en 2015 tienen particularidades muy importantes. En cuanto al DF, lo interesante es que es la primera en América Latina en que se logra una regulación innovadora, de vanguardia. La de Puebla tiene la característica singular de que legisla antes de que llegue Uber al estado, lo que habla de que vieron como esta tecnología iba a llegar, e hicieron una regulación antes de que llegáramos. Y la del Estado de México tiene una particularidad muy interesante: la regulación está contemplada en el Código Civil del estado. Uber es una herramienta de tecnología que conecta a dos personas: una que quiere viajar y una persona que quiere dar un servicio de chofer privado. Como tal, es un contrato entre privados. Por esa razón, el Edomex lo pone dentro del código civil”, comentó Luis de Uriarte.

“Fue un proceso interesante, donde tuvimos que ir de la mano con la autoridad para hacerles ver que estamos construyendo una alternativa de transporte para las ciudades. Algo trascendente fue la opinión que publicó la Comisión Nacional de Competencia Económica, que mandó una recomendación a los congresos locales y a los gobernadores de cada uno de los estados del país diciéndoles lo que somos y no somos como alternativa. Todas las ciudades tienen sus características muy particulares y hemos ido avanzado conforme se puede hacer. Estamos a favor de las regulaciones que permitan que este tipo de servicios se consoliden y hemos estado trabajando con todas las autoridades. Es un tema de tiempo”, explicó Enrique González, director legal de Uber para Latinoamérica.

En 2016, lo más importante que viene para la plataforma es Uberpool, un servicio en que los usuarios que lo soliciten van a compartir el transporte en tiempo real con máximo dos personas. Al solicitar este servicio, la aplicación va a identificar el punto de destino final y el sistema buscará quiénes están en el camino.

Esto trae beneficios económicos para el usuario y para el socio conductor, explica De Uriarte. “Un usuario pagará hasta 30% menos en sus viajes. Para el socio conductor es una gran ventaja porque tendrá lo que Uber llama un ‘viaje perpetuo’, todo el tiempo tendrá su auto trabajando y no tendrá tiempos muertos. Esta modalidad ayudará mucho a la economía del usuario y del socio conductor, y generará nuevas opciones de transporte, incluso más amigables con el medio ambiente. Con esta posibilidad, más personas pueden utilizar un mismo automóvil; serán 3 autos menos circulando en la ciudad.”

 

Contacto:

Correo:[email protected]

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.