En comunicación corporativa el contenido también es el rey

Foto: Reuters

Las empresas están virando sus estrategias hacia la construcción de una relación más íntima con sus consumidores, pero ¿ cómo? Pues a través del contenido generado alrededor de sus propias marcas.

 

En nuestra entrega anterior, comentamos la importancia de tener en el radar de la dirección general las nuevas tendencias en comunicación corporativa que están marcando la pauta en 2013: brand journalism, storytelling y content marketing.

En plena era digital, las estrategias empresariales para provocar una mayor interacción entre una marca y sus clientes se han convertido en una de las prioridades para la gran mayoría de los sectores en el mercado, pues el auge de las redes sociales y la penetración de la comunicación 3.0 ha dejado claro que los consumidores buscan y desean algo más que comprar un producto o servicio, quieren soluciones.

Anteriormente conocer el pensamiento de la empresa y de su capitán era muy complicado, casi impensable, pero hoy, a través de la implementación de una estrategia de comunicación owned media (medios propios como blogs, página web, medios sociales corporativos, whitepapers, entre otros) se puede permear de manera consistente los diferenciadores que integran su propuesta de valor. Pero, ¿cuál es la clave para lograr esa conexión entre la compañía y sus audiencias?

Hoy el nombre del juego es: contenido. Es por eso que la frase de “el contenido es el rey” se ha vuelto en una máxima de la comunicación corporativa, ya que las empresas están virando sus estrategias hacia la construcción de una relación más íntima con sus consumidores, pero ¿ cómo? Pues a través del contenido generado alrededor de sus propias marcas, que se traduce en un valor agregado y útil para los mismos usuarios.

Cuando se dice que el contenido es el rey es porque se tiene claro que este es esencial en las nuevas formas de comunicación. Sin embargo, primero se debe tener claro cómo se crea un contenido virtuoso y capaz de suscitar una interacción enriquecedora entre los protagonistas de cualquier proceso de negocio.

 

Un nuevo paradigma

Crear contenido para interactuar con las audiencias exige romper con los viejos paradigmas de negocio, ya que en este sentido las marcas deben olvidar que se trata de vender productos o servicios. El contenido en plataformas digitales existe para generar branding y acercar la marca a los consumidores, escucharlos, entenderlos, conocerlos y, finalmente, satisfacerlos. De eso se trata, de ofrecer contenido para obtener una reacción y establecer un diálogo bidireccional.

Por ejemplo, cuando un buyer persona lee un blog corporativo está buscando contenido informativo, fresco, actual, relevante, valioso y  sin propósitos promocionales, lo que se traduce en la consulta de expertos, visionarios y referentes de su industria para contar con información de valor para su toma de decisiones.

 

Capta la atención de tu audiencia

Y ya entrando en cómo lograrlo, es importante considerar que si el contenido es el rey, la forma más efectiva de potenciarlo es a través de elementos capaces de enganchar a los usuarios. Ya sea a través de palabras o imágenes, el objetivo es despertar el interés de los consumidores y captar su atención. En este punto es recomendable valerse de otros canales, como los medios sociales o los blogs, pues se trata de los medios ideales para el engagement y la interacción: son espacios donde los consumidores están al mismo nivel que las marcas, y eso les gusta.

 

Utilidad y valor

Una vez que se logra captar la atención y el interés de los consumidores, el contenido no debe decepcionar. El reto aquí es ofrecer una experiencia diferente a la publicidad y al punto de venta, pues se trata de dar a conocer un rostro distinto de la marca. Un contenido útil y con un valor significativo para los usuarios lo convertirá en un contenido compartible, capaz de darse a conocer en otros círculos y en otras plataformas. El potencial de penetración es invaluable e incalculable.

 

Call to action

Este es el punto donde se genera la interacción y la viralidad, debido a que el contenido debe ser un aliciente a la acción. Si bien el objetivo de generar contenido es acercar a las marcas con sus consumidores, el call to action (o llamado a la acción) es la consecuencia natural de un contenido virtuoso. Lanzar promociones, ofrecer beneficios o simplemente decirle al consumidor que él es lo más importante para la marca, son resultados de un call to action efectivo.

Los verbos son acción y los sustantivos son valor. Hacer una estrategia completa implica combinar todos los recursos disponibles para ofrecer una experiencia a sus Audiencias Objetivo, que, a final de cuentas, siempre será un beneficio para la empresa. Y si el contenido es el rey ¿quién es la reina? Eso lo sabremos en nuestra próxima entrega.

 

Contacto:

Mail: [email protected]

Facebook/HectorM.MezaC

LinkedIn: Héctor M. Meza Curiel