¿En qué acaba de gastarse GE 3,300 mdd?

Foto: Reuters.

La reciente adquisición de Lufkin, una empresa especializada en extracción de petróleo y gas, refleja la apuesta que hace la compañía a que continúe la extracción de gas shale en los próximos años.

 

Por Abram Brown

 

Usted queda disculpado si Lufkin Industries, una pequeña compañía de servicios petroleros con sede en Texas no le resulta familiar. Hoy lo es un poco más, sin lugar a dudas, ya que General Electric dijo que la comprará por 3,300 millones de dólares (mdd).

Así que, ¿a qué le está invirtiendo tanto dinero GE? Lufkin fabrica bombas y extractores diseñados para ayudar a extraer gas natural y petróleo de reservas difíciles de alcanzar. También cuenta con una fundición y fabrica cajas de engranajes industriales. Los orígenes de Lufkin se remontan a hace más de un siglo, hasta 1902, cuando la compañía fue fundada para hacer vías de ferrocarril y equipo para aserraderos. La compañía ha realizado cuatro adquisiciones propias en los últimos cinco años, absorbiendo incluso a pequeñas empresas que también producen extractores.

Lufkin compite con otras empresas de servicios petroleros, como Baker Hughes, Cameron Corp. y FMC Technologies.

He aquí una imagen de las finanzas de Lufkin (cuya  capitalización de mercado es de 2,200 millones de dólares): Ganó 81.9 mdd , 2.45 dólares por acción, por sus ventas por 1,200 mdd el año pasado. Eso es un incremento significativo de 375% para ingresos brutos, y de 18.5% en las ganancias netas. Ése es más o menos el crecimiento promedio de Lufkin desde hace una década. En 2003, para darle perspectiva al asunto, Lufkin hizo apenas 10 millones, 36 centavos por acción, por 262 mdd en ventas. La mayor parte del crecimiento fue autofinanciado, pero Lufkin emitió 330 mdd en deuda a largo plazo el año pasado.

Las acciones de Lufkin han subido más de 1,200% en una década, el precio de cierre del viernes fue de  63.93 dólares. Es evidente que es beneficiaria de la expansión de la producción de gas de esquisto en Estados Unidos. La oferta de GE valúa la compañía en 88.50 dólares por acción, una prima saludable. (Los títulos de Lufkin cerraron el lunes con una ganancia de 37.59%, en 87.96 dólares.) Ciertamente, no hay nada de insignificante sobre la suma de la adquisición.

La operación alcanza un múltiplo de valor de empresa/EBITDA de 13.5 veces. Un poco alto. “El múltiplo pagado por Lufkin parece reflejar una apuesta a que el aumento de las perforaciones de petróleo y en América del Norte continúe y/o desarrollo de esquisto bituminoso en el extranjero pronto va a despegar”, escribió el analista Steven Winoker , de Sanford C. Bernstein en una nota este lunes. Winoker, quien califica las acciones como Desempeño del Mercado, es escéptico. La producción de esquisto en EU debe continuar, dice, pero a un ritmo más lento que el de los últimos tres años. Algunos de los yacimientos más rentables han sido intervenidos, y los nuevos descubrimientos no han sido tan atractivos.

GE dice que su negocio de petróleo y gas es la unidad de más rápida crecimiento, y el CEO Jeffrey Immelt, expresó apenas la semana pasada un sentimiento muy optimista sobre las perspectivas de gas de esquisto “cuando anunció un nuevo centro de investigación enfocado al gas natural en Oklahoma City. “La disponibilidad del esquisto en Estados Unidos y alrededor del mundo tiene que ser uno de los más grandes cambiadores del juego que he visto en mi carrera. La pregunta es: ¿podemos aprovecharlo? ¿Podemos desarrollar la tecnología para su extracción sostenible? Si lo hacemos, tendremos energía más barata. “Si lo hacemos, GE estará haciendo (incluso) más dinero. El conglomerado masivo (capitalización de mercado: 238 mdd) obtuvo 13,600 mdd, 1.29 dólares por acción, por 147,400 millones en ventas el año pasado. Sus acciones mostraban pocos cambios después de la noticia de la mañana del lunes.

Incluso después de la compra de Lufkin, GE seguirá teniendo más de 120,000 mdd en efectivo, más de la mitad del valor de mercado del conglomerado.