Este hombre inventó la bomba de café

Philip Broughton.

De día es un técnico de seguridad radiológica en la Universidad de Berkley y de noche produce su propio concentrado de café con entre 20 y 40 veces más cafeína que el normal. Conozcan a Philip Broughton, quien el año pasado hizo 150,000 dólares con su hobbie.

 

Por Karsten Strauss

 

Los productos que salen del inquieto e inventivo cerebro de Philip Broughton son más el resultado de su propia curiosidad y sentido de la diversión que de un profundo deseo de construir un negocio. Su compañía, Funranium Labs, es un parque de juegos y un tablero de mensajes para él y los fans de sus dos productos: una intensa mezcla de café concentrado llamada Black Blood of the Earth  (Negro Sangre de la Tierra), y una jarra de cerveza llamada Stein of Science, la cual mantiene los líquidos fríos durante horas.

Broughton, quien trabaja como especialista en seguridad radiológica en la UC Berkeley y como profesor adjunto en Las Positas College, en Livermore, California, generó 150,000 dólares el año pasado con su empresa de un solo hombre con un margen de beneficio de 20%, tomando pedidos en línea y enviando el producto. Cerca de 100,000 dólares fueron sólo de café.

 

No-Nonsense café

Su producto estrella, Black Blood of the Earth, es una bebida de café concentrado preparada mediante la extracción con agua fría de los aceites y esencias de los granos molidos de café, sin acidez. Lo que se produce es una mezcla fuerte, intensa con menos amargura y entre 20 y 40 veces la cafeína del café regular. Debido a su extrema potencia, la Sangre Negra debe consumirse en pequeñas cantidades, una precaución que tomé cuando probé una poca de la mezcla Kona de Broughton.

Los orígenes de Sangre Negra se remontan a 2009, cuando Broughton fue diagnosticado con diabetes. En parte debido al café altamente azucarado de las cafeterías locales cerca de la Universidad de Berkeley, decidió averiguar cómo podía tener la estimulante experiencia del café sin necesidad de mitigar el sabor amargo con edulcorante.

Inspirándose en las fotos de un aparato vietnamita de triple extracción, Broughton construyó su propio extractor en frío y comenzó a experimentar con sus propias mezclas de café.

Broughton ha enviado su Sangre Negra a todos aquellos que aprecian la experiencia del café más intenso, envío botellas de su mezcla a clientes en el país y en el extranjero. “Me parece que gran parte de mi café termina en manos del departamento de TI y de investigación”, bromea Broughton. “Y de escritores.”

Broughton se ha convertido en un estudioso del café. Explica que el grano se cultiva en suelos ricos en minerales, los cuales le dan sabores más convincentes y ha hecho un estudio del sabor de los granos cultivados en el Valle del Rift de África Oriental. “Me di cuenta de que el café del extremo norte de Valle del Rift, al este de Kenia y Etiopía, en África,  es muy grasoso, tiene un sabor carameloso, aceitoso e intenso”, dice Broughton. “Pero cuando se llega de nuevo a la parte sur del valle del Rift –en Ruanda– es como un chocolate oscuro y seco. Ambos son deliciosos pero muy diferentes en sabor.”

 

steinCerveza fría por Horas

Su otro producto, la Stein of Science (Jarra de la Ciencia), aborda un problema que muchos bebedores de cerveza han enfrentado en los últimos años, sobre todo los que beben en grandes cantidades de grandes recipientes, la bebida no se mantiene fría el tiempo suficiente. Mientras buscaba en su casa un tarro de cerveza –el Oktoberfest estaba a sólo unos días– Broughton encontró un suministro de dos litros de nitrógeno líquido que había comprado un par de años antes en un capricho (como científico, no tiene que explicar sus caprichos en nombre de la ciencia). Con la cerveza en su mente, se dedicó a la fabricación de una jarra de cerveza utilizando la misma tecnología que usan los laboratorios para almacenar nitrógeno líquido, creando un vacío en el recipiente para aislar la temperatura interna.

Después de haber logrado un vacío similar a la atmósfera del espacio entre las paredes de la jarra, su cerveza se mantuvo fría durante horas y un cantinero de Santa Cruz ofreció comprarle su creación, insistiendo en que este tipo de producto podría tener un precio considerable. Broughton comenzó a vender sus tarros en 2010 y, hasta la fecha, ha fabricado 471.

Hoy en día la Stein os Science se vende a precios que responden a la cantidad de líquido pueden almacenar y las opciones de Funranium Labs van desde los 350ml (235 dólares) hasta las gigantescas de 4,300ml (515 dólares). Han sido compradas y vendidas como regalos y encontrado su nicho en los entusiastas de las bebidas fías en partes inesperadas del mundo. “Sé que al menos una docena de ellas han terminado en Irak y Afganistán”, dice Broughton.

 

El futuro del Funranium

A diferencia de muchos emprendedores, Broughton no está muy seguro de si quiere aumentar la producción y atender a más clientes. El año pasado tuvo que reducir sus envíos y cerrar su tienda en línea temporalmente debido a que estaba recibiendo más pedidos de los que podía cumplir, tras un inesperado encuentro con la publicidad que le brindó un desarrollador de aplicaciones que apareció en This Week In Tech. “Mi sitio web explotó.”

Por el momento Broughton puede distribuir unos 350 litros por mes de su Sangre Negra a sus clientes, el máximo, dada su gran operación de un solo hombre. “No es una producción gigantesca y se necesita tiempo y una gran cantidad de café para hacer Sangre Negra”, reconoce.

Broughton sugieren que puede aumentar la producción el próximo año o dentro de dos. “He estado improvisando paulatinamente con el equipo necesario para construir más plataformas de extracción pero implica un cierto nivel de complicación legal que no estoy muy seguro de estar en condiciones de enfrentar y además mantener mi trabajo de día, lo cual me pone en un dilema, porque en realidad me gusta jugar con materiales radiactivos y las máquinas de producción de radiación.”

cafe