Fed en Kansas llama a terminar con los estímulos

macallan Peerless Spirit

El banco central estadounidense mantiene sus esfuerzos para estimular a la economía a través de compras de activos por 85,000 millones de dólares mensuales.

 

Reuters

 

WASHINGTON – La Reserva Federal de Kansas City volvió a pedir un alza de la tasa de descuento sobre los préstamos de emergencia que otorga la Fed estadounidense a los bancos, pero su demanda fue ignorada y el costo del crédito se mantuvo en un 0.75%.

Aparte, hasta abril, la Fed de Boston solicitaba un movimiento a la baja de la tasa, pero en esta ocasión desestimó tal petición.

El banco central estadounidense mantiene sus esfuerzos para estimular a la economía a través de compras de activos por 85,000 millones de dólares mensuales en busca de impulsar la inversión y el consumo.

La tasa de descuento fue clave durante la crisis financiera, cuando los bancos se acercaban sistemáticamente a la Fed en busca de liquidez barata, pero se ha vuelto menos importante a medida que la economía se recupera.

La posición de la Fed de Kansas City se hace eco de la opinión de su presidenta Esther George, quien votó por segunda reunión consecutiva en marzo en contra de la decisión de la mayoría de mantener las compras de bonos al ritmo de 85,000 millones de dólares.

George argumentó que está agresiva acción, combinada con una promesa de mantener las tasas de interés cercanas a cero hasta que el desempleo baje a un 6,5 por ciento, siempre que la inflación permanezca bajo el 2.5%, podría generar futuras burbujas de activos al tiempo que mina la estabilidad de precios.

La tasa de descuento es el precio que pagan los bancos por pedir prestado dinero en la ventanilla de descuento de la Fed si no pueden o no están dispuestos a recaudar fondos en el mercado interbancario.