FMI recomienda a El Salvador enmendar su economía

Foto: Reuters

El país centroamericano deberá estabilizar sus políticas fiscal y económica antes de las elecciones presidenciales de 2014.

Reuters

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó el martes a El Salvador buscar acuerdos políticos en materia fiscal y de reducción de gastos como una medida para asegurar la estabilidad de su frágil economía, de cara a las elecciones presidenciales de 2014.

El Salvador registró una tasa de crecimiento económico de 1.5% en 2012, la más baja de Centroamérica, como consecuencia de una baja inversión doméstica y el impacto de fenómenos climatológicos, que han afectado cultivos y la infraestructura.

Además, el déficit de la cuenta corriente externa aumentó al  5% del Producto Interno Bruto (PIB) debido a menores precios de exportación.

“La misión recomienda a las autoridades organizar un diálogo nacional con los partidos políticos y representantes de la sociedad civil con el fin de lograr acuerdos sobre políticas básicas que salvaguarden la estabilidad macroeconómica durante la transición a un nuevo gobierno”, dijo el FMI.

“El diálogo nacional debe contribuir a propiciar un consenso sobre reformas de mediano plazo en el área fiscal, en la inversión, y en la intermediación financiera”, agregó el organismo en un comunicado emitido tras una misión a la nación centroamericana del 5 al 19 de marzo.

El Salvador celebrará elecciones presidenciales en febrero de 2014. Hasta ahora, las intenciones del voto están muy cerradas entre el vicepresidente Salvador Sánchez Cerén, uno de los principales comandantes de la ex guerrilla y ahora gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y el alcalde de la capital Norman Quijano, de la derechista Arena.

El actual presidente, Mauricio Funes, un conocido conductor de televisión que llegó al poder en el 2009, no puede competir nuevamente por la presidencia.

El FMI propone un presupuesto con un déficit fiscal de 2% en 2014 para estabilizar la deuda pública en relación al PIB y reducir los riesgos de financiamiento público. El Salvador tiene una deuda interna y externa total de 13,390 millones de dólares, según datos del banco central.

Al cierre de 2013, el Gobierno espera que la economía crezca un 2.3%.