Vuela de Los Ángeles a Sydney en menos de 4 horas en este avión supersónico

El ingeniero industrial Charles Bombardier se inspiró en sus creaciones supersónicas pasadas -el Skreemr y el Antipode-  para hacer un nuevo concepto de avión: el Paradoxal, diseñado para trasladar a cientos de pasajeros, en largas distancias, en una fracción del tiempo, mucho menor que un avión comercial. 

Por: Kristin Tablang

Traducción: Giselle Opalin

paradoxal-3-charles-bombardier

“Creo que el Paradoxal es más interesante, menos complicado y probablemente menos costoso de desarrollarse, ya que usaría mucha tecnología existente”, dice Bombardier. “Creo que podría ser construido y operado hoy con algún desarrollo tecnológico”.

Parecido a una raya, el plano -que no sería adecuado para operaciones autónomas- estaría equipado con dos motores de lanzadera rotativa de rotor de llanta que le darían potencia suficiente para subir a 60,000 pies y llegar a Mach 3. En ese punto, los motores de respiración se transformarían en motores de cohetes inyectando oxígeno líquido en el puerto de escape de gas, colocándolo en una trayectoria suborbital parabólica con un ápice de 65 kilómetros, un nivel de crucero muy por encima de la estratosfera.
paradoxal-2-charles-bombardier

El avión estaría hecho de materiales de aviación civil estándar usando las técnicas actuales de fabricación de aviones, sería compatible con todas las infraestructuras y servicios aeroportuarios existentes. No obstante, algunos de sus mecanismos aún no han sido desarrollados; para empezar, los motores R4E propuestos, aunque estos podrían ser reemplazados por turbinas existentes que utilizan postcombustión para aumentar el empuje; también están las boquillas lineales en las alas del plano que inducirían el modo de penetración largo (LPM) – un fenómeno de la naturaleza que podría ser utilizado para enfriar el vehículo.

paradoxal-2-charles-bombardier-juan-garcia-mansilla

“A medida que la velocidad aumentara hasta la primera velocidad supersónica, entonces las velocidades hipersónicas, los motores o los tanques de aire comprimido a bordo suministrarían aire a las boquillas LPM a lo largo de los bordes delanteros del avión”, señala Bombardier. El efecto consiguiente reduciría las cargas térmicas mientras que también templaría la resistencia total cuando el vehículo acelera y sube. Menos de una hora antes del aterrizaje, el flujo de LPM enfriaría el avión durante la reentrada atmosférica, ralentizándolo gradualmente a la velocidad subsónica (bajo Mach 1) y volviendo al uso de los motores de aire-respiración en el acercamiento final.

Lee también: ¿Cuánto cuesta tener un avión privado?

Luego está la cuestión de las fuerzas G. “La ruta de vuelo G suborbital más eficiente probablemente no sea cómoda para la mayoría de los pasajeros civiles”, admite la ingeniera aeroespacial de la NASA, Rebecca Farr, con quien Bombardier colaboró ​​en el proyecto. “Eso sería un problema que los analistas de trayectoria tendrían que resolver.”

El avión sería capaz de volar desde Los Angeles a Sydney, Australia en menos de cuatro horas. “Otros cruceros a gran altitud serían más cortos, pero las fases de ascenso y reentrada probablemente durarán casi dos horas en total por cada ruta”, señala Farr, lo que significa que la nave sólo sería apropiada para largos trayectos.

¿La mejor parte del viaje? La vista. “A mitad de vuelo, los pasajeros verían la curvatura de la Tierra y varias cámaras les darían acceso a un video de la vista”, dice Bombardier. “Incluso llegarían a experimentar la ingravidez por un breve momento antes de volver a bajar”.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Vuela de Los Ángeles a Sydney en menos de 4 horas en este avión supersónico