El futuro es que los equipos sepan qué queremos: LG

"Como LG, el tipo de cambio sí nos está afectando, somos una compañía global", dijo Antonio Hidalgo, jefe de operaciones de la empresa, a cargo de las divisiones de electrónica y línea blanca. "Somos una compañía global, reportamos en dólares, los insumos hacia México son en dólares. El esfuerzo que nosotros estamos haciendo como compañía es tratar de absorber lo más posible ese tipo de cambio".

IMG_0001

LAS VEGAS, Nevada. LG se robó el show de tecnología, luego de presentar una pantalla con menos de tres milímetros de grosor, que pesa menos de 10 kilogramos, ciencia del color Technicolor y audio Dolby Atmos. Robots que te ayudan a encontrar tu vuelo en el aeropuerto o del tamaño de una silla de ruedas que limpian sin quejarse grandes superficies abiertas, como el aeropuerto de Seúl. Y una bocina que flota, como por arte de magia.

La Signature OLED TV W que LG acaba de presentar en su conferencia de prensa en el CES 2017, estará en México este año, pero en realidad solamente estará disponible para aquéllos que puedan pagar alrededor de 150 mil dólares por ella.

Cuando los mexicanos se paran a hacer cuentas con el valor cambiante del dólar, en este momento en que todos los días nos hablan de caídas del peso a niveles históricos, precios de gasolina más altos y perspectivas económicas inciertas a escala global, suena complicado vender tanta sofisticación.

“Como LG, el tipo de cambio sí nos está afectando, somos una compañía global”, dijo Antonio Hidalgo, jefe de operaciones de la empresa, a cargo de las divisiones de electrónica y línea blanca. “Somos una compañía global, reportamos en dólares, los insumos hacia México son en dólares. El esfuerzo que nosotros estamos haciendo como compañía es tratar de absorber lo más posible ese tipo de cambio”.

Daniel Aguilar, vocero de LG México, agregó que han trabajado duro por varios años para tener el mejor televisor del mundo, LG OLED.

Explicó que el diseño de la serie W7 sigue la filosofía de “menos es más”, eliminando todo lo superficial para enfatizar la belleza de la pantalla. “El delgado perfil del W7 hace que el televisor parezca levitar en el aire, lo que añade a la sensación de inmersión. El panel OLED, que mide sólo 2.57 mm de espesor en el modelo de 65 pulgadas, se puede montar directamente en la pared con sólo soportes magnéticos, eliminando cualquier espacio entre el televisor y la pared. El sentido de la inmersión se completa con altavoces y un sonido Dolby Atmos incomparable. Este diseño de la serie W7 invita a la ilusión de mirar por una ventana, no de ver la televisión”.

Otro de los productos que más llamó la atención entre los asistentes a la feria de tecnología de Las Vegas, que en esa ocasión cumplía 50 años, fueron los robots de LG. La gente hacía fila para mirarlos al fondo del espacio que la coreana contrató para desplegar parte del futuro que construye. Tenía unos pequeños, que servían como asistentes y que funcionan con comandos de voz y reconocimiento facial, es decir, identifican a sus dueños y obedecen sus órdenes en el hogar inteligente. Esas maquinitas que apenas asoman un rostro con ojos expresivos, son capaces de ordenar comida a la tienda, apagar la estufa, programar la hora de lavado de ropa y poner la temperatura de la casa al nivel que han entendido le gusta a los habitantes de la misma. Tienen inteligencia artificial avanzada.

Pero no tan avanzada como el robot que se mueve por el aeropuerto de Seúl ayudando a los viajeros a encontrar su vuelo. Unas máquinas como de un metro de altura que se desplazan como flotando y son capaces de leer los boletos para dar instrucciones e incluso acompañar a esos perdidos que corren para llegar a tiempo a sus salas de salida.

Otra de las máquinas que sorprendió fue un robot que limpia pisos, pero del tamaño de una silla de ruedas que se mueve eficiente por grandes superficies sin quejarse o molestar a los humanos que se atraviesan por su paso. No protestan cuando alguien pisa la zona que acaban de limpiar y son capaces de volver a darle una pasada al piso sin decir que lo acaban de hacer, sin malas maneras.

Antonio Hidalgo dijo que el tema de los robots es muy nuevo, durante el CES de Las Vegas escuchó por primera vez de ellos, tiene poca información sobre su llegada a México. Más allá del robot, que ejemplifica el hardware de la tecnología que están haciendo, destacó que siguen trabajando en el internet de las cosas.

“Ese es nuestro futuro, queremos que todo esté conectado”, aclaró. “Vamos paso por paso, con diferentes tecnologías”. Este año, por ejemplo, lanzarán en México aires acondicionados conectados a internet, tecnología accesible al consumidor. Cuentan con programas que hacen que aprendan de las rutinas de sus dueños, lo que permite que al entrar a casa el clima esté como nos gusta siempre. “Los robots son un proceso más en el hardware que nos lleva al internet of things“, explicó.

Directivos de LG nos adelantaron que en cuanto termine el show de Las Vegas, este fin de semana, los robots llegarán al aeropuerto de Seúl y se quedarán ahí trabajando. Esta tecnología estará enfocada, en un inicio, a grandes empresas y gobiernos. Pero es un hecho que esos robots trabajen dentro del hogar, luego de pruebas a gran escala. Como asistentes que puedan coordinar a todos los otros aparatos de la casa y hacer las labores que no nos gustan hacer a la mayoría de los humanos.

La estrategia de LG, dijo Hidalgo, es conectar todos los aparatos que hoy tenemos con internet, y que cada vez se vuelva más predecible nuestro comportamiento. “Que estos equipos puedan saber qué esperamos de los equipos que están en nuestra casa, en contra de sólo la operación. El futuro es que estos equipos sepan qué queremos”.

Sobre la llegada de estos productos a México, Daniel Aguilar adelantó que Mexico es un país clave para LG Electronics. El mercado mexicano ya no debe esperar años en recibir tecnología de última generación, estaremos viendo estos productos en los siguientes meses.

Incluso la pantalla de unos 150 mil dólares, pues México ha demostrado ser un gran consumidor de tecnología, y cuando se trata de productos premium, tampoco nos quedamos atrás.

“Algo de lo que siempre me he jactado es que en LG tenemos productos para todo tipo de consumidor, tenemos pantallas desde tres mil pesos, hasta televisiones de dos millones de pesos”, reiteró Hidalgo. “Nuestra premisa principal es proteger lo más posible al consumidor de los incrementos”.

“Estamos cerca del consumidor, con precios atractivos, realizando esfuerzos en conjunto con nuestros socios comerciales. Por ejemplo, nuestra telefonía móvil tiene uno de los portafolios más extensos del mercado con smartphones que tienen todas las prestaciones de nuestra gama alta, pero a precios accesibles, no dejamos fuera a nadie”, dijo Aguilar en el marco de la feria de tecnología más importante del mundo.

Antonio Hidalgo, COO de LG México, recordó que hemos vivido dos años en los que el tipo de cambio se ha depreciado casi 40%, pero no han aumentado precios.

“Al contrario, hemos sido más agresivos. Lo que vamos a tratar de hacer como marca es proteger lo más posible al consumidor”, aseguró.

El jefe de operaciones de la empresa en México, a cargo de las divisiones de electrónica y línea blanca, dijo que la pantalla llegará a nuestro país en el segundo semestre de 2017, entre junio y julio. Probablemente solamente lleguen tres, no será todavía vendida a escala masiva. “Costará alrededor de 100 mil o 150 mil dólares”, adelantó. Tendrán dos o tres de exhibición.

“Acuérdense por favor que en tecnología la clave, en muchos negocios es igual, pero en tecnología la clave es la masa crítica. Mucha gente pregunta, por qué una tele en el año uno sale en 200 mil pesos, y el año dos en 30 mil. Qué ratas. No, no somos ratas, lo que pasa es que en el año uno, a nivel mundial, sólo producimos mil teles a nivel mundial de esa tecnología, y en el año dos, que se expande, producimos un millón. Nuestros costos fijos y nuestra masa crítica nos permite que el precio baje de esa manera”, explicó Hidalgo.

En el CES 2017, LG Electronics también dio a conocer su refrigerador Smart-InstaView Door-in-Door, conectado a Alexa, de Amazon, con una pantalla LCD táctil de 29 pulgadas que se convierte instantáneamente en transparente con sólo dos toques. Este refri conectado también llegará a México este año, su precio de lanzamiento estará por arriba de los 200 mil pesos. Sin embargo, todavía no está muy clara la alianza con Amazon para este mercado, aunque ya están en conversaciones para saber cómo ligar la tienda en línea con esta computadora que además guarda tu comida en buen estado.

“Lo que vamos a tratar de seguir haciendo como marca es tratar de proteger lo más posible al consumidor”, reiteró Antonio Hidalgo. “Nosotros creemos que esa es nuestra labor, cuánto, no lo sabemos. Eso va a depender de la situación, de cómo se vaya moviendo. Hoy otra vez el tipo de cambio volvió a tocar máximos históricos, llegó a 21.75 pesos. Entonces lo que nosotros vamos a estar haciendo es evaluaciones mensuales para saber cuánto podemos seguir aguantando el tema macroeconómico. Vamos a tratar de estirarlo hasta donde nuestros financieros nos lo permitan, para no afectar al consumidor”.