Heidi Klum: la belleza de los negocios

Heidi Klum.

El ocaso se vislumbra en el mundo de las pasarelas para Heidi Klum. En su vida personal, tiene la responsabilidad de ser madre y atravesar un delicado momento. Eso no detiene las aspiraciones y los sueños de la ahora empresaria. Sus proyectos podrían dejarle unos 20 millones de dolares este año.

 

Fotografías: Neil Francis Dawson

En algún espacioso estudio de los Milk Studios, ubicados en Chelsea, Heidi Klum llega después de una sesión de 9 horas. Alguien le sugiere que descanse. Pero Heidi se niega y dice inmediatamente. “Hagamos esto”.

A continuación el fotógrafo ve una oportunidad y comienza a disparar.

“Neil es muy bueno con la luz. Cuando tienes 40 años, la luz es muy importante”, dice Heidi acerca de Neil Francis Dawson, un protegido de Rankin, uno de sus fotógrafos favoritos.

Después de un tiempo viene el cambio de vestuario, la cámara se posiciona en la siguiente ubicación y Heidi se acerca a un biombo para cambiarse. Sólo que en realidad no se para detrás de la pantalla. Por el contrario, se desviste allí mismo, delante de todos, sin un gramo de timidez. “No pasa nada”, me dice más tarde. “Me siento completamente cómoda con mi cuerpo.”

Ese cuerpo, junto con esa sonrisa, ese rostro, y una fuerte dosis de confianza, han sido su boleto al éxito y el cimiento de una de las carreras de modelaje más impresionantes y duraderas en la historia.

heidi-klum2-neil-dawson

 

Tras su reciente y tormentoso divorcio del cantante Seal, en lugar de dejarse afectar por la agitación, ha comenzado una relación con su ex guardaespaldas y una nueva faceta en su vida. Sus proyectos empresariales incluyen dos programas de televisión y tratos con la marca de ropa para niños Babies “R” Us y de ropa deportiva con New Balance. Además de sus negocios de joyería y perfumería, los cuales le dejarán unos 20 millones de dólares este año, según cálculos de ForbesLife.

“Me encanta lo que estoy haciendo”, dice Heidi convincentemente. “Me encanta mi vida.”

Heidi Klum creció en Bergisch Gladbach. Su padre trabajaba para una compañía de cosméticos, su madre era estilista. Sobre su infancia, Heidi dice: “no éramos pobres, pero no teníamos montones de cosas”.

Originalmente quería ser bailarina, no modelo. Sin embargo, en 1992 encontró un anuncio en una revista para un concurso de modelaje televisivo. En un arranque de confianza envió un par de fotos. Entonces recibió una llamada del show: había ganado el concurso, superando a 30,000 participantes.

Su premio fue un contrato de modelaje de 300,000 dólares. La cuestión era que aún tenía que ganarse todo ese dinero. Al principio trató de hacer carrera en Europa, despues en Miami y luego se mudó a Nueva York, donde vivió en un sórdido apartamento en el Lower East Side con algunas amigas modelos.

Finalmente posó para catálogos, como los de JC Penney.

Entonces llego la gran oportunidad. Victoria’s Secret la contrató en 1997, fue el comienzo de una relación que duraría hasta 2010. Tiempo después en la presentación de Heidi como un “ángel” en el desfile de Victoria’s Secret, se convirtió en la heredera de la primera generación de las grandes supermodelos cuyo nombre era ya una marca.

En 1998, a los 25 años, posó para la que es, quizá, su fotografía más memorable, la sexy portada de la edición de traje de baño de Sports Ilustrated.

Pero Heidi no solo quería ser una cara bonita. A los 20 años, diseñó un perfume junto a su padre, que fue vendido en Alemania. A sus 30, se asoció con una empresa al 50-50 para lanzar una línea de joyería.

Ahora es dueña de la línea de ropa para niños que se vende a través de Babies “R” Us, tiene una línea de ropa para mujeres junto a New Balance que se vende actualmente en Amazon y en las tiendas de Lady Foot Locker, diseña joyas que se venden en QVC , ha creado cinco perfumes de Coty y tiene una página web en AOL en la que ella y su staff ofrecen consejos de belleza.

Pero su trabajo en televisión recibe la mayor atención, por una buena razón. Project Runway, su reality sobre diseñadores, es transmitido en Lifetime y es propiedad de la Compañía Weinstein.

Pero ahora, continuará incursionando en el modelaje y conduciendo sus programas de televisión, por supuesto. Pero lo que realmente quiere, al parecer, es que de alguna manera su carrera de negocios emule su propia vida.

* Busca el reportaje completo en la edición de mayo-julio de Forbes Life México.

heidi-klum1-neil-dawson