Imaginario vacuno: Nutritivo y vital

Escena de la obra teatral "Vacas".

Trilogía de lo vacuno. El autor de este blog nos cuenta de una obra de teatro, un libro y una película documental donde las vacas son protagonistas, y donde nuestra parte animal es analizada o satirizada.

 

 

Teatro. Vacas, obra ganadora del premio nacional de dramaturgia “Emilio Carballido” que otorgó en 2011 la Universidad Autónoma de Nuevo León, se escenifica los lunes en el teatro La Gruta del Centro Cultural Helénico. Se trata de una comedia original de la dramaturga defeña Adriana Pelusi de Icaza que evoca (coincidentemente con el origen del premio) el ambiente y carácter regiomontanos así como el renombre de la industria ganadera norteña. Además, aprovecha los mitos y entelequias que rodean la imagen de los bóvidos como la leche de vaca, sinónimo de vida, nutrición y salud… al menos en el lenguaje publicitario y el imaginario popular.

Vacas escenifica la jocosa relación entre dos hermanas, una recatada y santurrona y la otra reventada y frívola. Mientras Lourdes (Marimar Vega) lleva una caótica existencia, Carmen (Patricia Garza) se consagra a la disciplina y la oración. El contraste entre ambas personalidades detona el conflicto cuando Lourdes se ve obligada a refugiarse con su hermana al quedar embarazada; y propicia el humor al contraponerse la mentalidad religiosa de Carmen al desparpajo e impertinencia de Lourdes.

Las hermanas no sólo discrepan en su vida actual, sino también en torno a su pasado, ya que cuentan dos versiones distintas de la muerte de sus padres y tienen recuerdos opuestos de los mismos hombres. Etológicamente, Lourdes encarna la pulsión de territorialidad, hembra alfa que se adueña de todos los machos a su alcance, así fuesen novios o pretendientes de Carmen. A su vez, Carmen escenifica la pulsión de huida, pues nunca tomó decisiones sobre su estilo de vida, quedándose soltera, dedicada a vestir santos y perdonando a su hermana todas sus ignominias en vez de reclamárselas, como la mala costumbre de quitarle a los novios.

La endeble armonía del hogar que habitan, en el cual Carmen espera con ilusión al hijo de su hermana, mientras Lourdes teme que el bebé llegue a ser un nuevo Hitler, se rompe con la llegada de José (Francisco Cardoso), sujeto aparentemente religioso y honesto, compañero de Carmen en la cofradía de “profesionistas guadalupanos”. Para Carmen, quien se mantiene virgen a los 30 años, José es el hombre perfecto quien podría desposarla en cristiano matrimonio. Para Lourdes, José representa un macho más para su colección y sólo le gusta a su hermana porque se parece al Jesucristo de las estampitas. Así, la historia se repite cuando la inescrupulosa fémina le arrebata el prospecto de marido a su bondadosa hermana sin que ésta haga nada para evitarlo.

“Yo soy la vaca que da la leche gratis… ella es la vaca que no da su leche, porque su leche no es para cualquiera. Es una vaca especial”, sentencia Lourdes antes de consumar la seducción de José, advirtiéndole que lo hace por amor a su hermana, pues siempre se ha encargado de espantarle a los hombres que no le convienen. Así, mientras Carmen encarna la placidez del ganado vacuno, Lourdes da vida a la animalidad y territorialidad del rumiante. El choque entre ambas personalidades da rienda suelta a un humor un tanto cruel pero muy efectivo y hace de Vacas una comedia para reflexionar en las relaciones humanas y fraternas actuales. Conviene seguir la pista a la dramaturga Adriana Pelusi, quien muestra oficio teatral y profundidad universal por encima de los regionalismos.

Libros. Este tema teatral nos remonta al estudio clásico del antropólogo estadounidense Marvin Harris, titulado Vacas, cerdos, guerras y brujas (Alianza Editorial, 2000), que cuestiona la sacralidad de ciertos animales para las culturas, así como la repulsión mostrada ante otras especies. Por ejemplo, las vacas se han considerado sagradas en la India a la par que los cerdos son un alimento prohibido en Israel. “La vaca es para los hindúes la madre de la vida”, precisa Harris, y no hay mayor sacrilegio que sacrificar a una de ellas. Mientras tanto, el cerdo es un tabú para la cultura judaica, cuya prohibición se establece desde los libros sagrados.

Pero, al trascender los mitos y leyendas religiosas, el antropólogo encuentra las causas prácticas de tales ideas, tanto que su teoría se denomina materialismo cultural. “El amor a las vacas activa la capacidad latente de los seres humanos para mantenerse en un ecosistema con bajo consumo de energía en el que hay poco margen para el despilfarro”, explica Harris. En otras palabras, el conservar a las vacas en vez de incorporarlas a la industria alimenticia permite a los hindúes evitar la gran inversión de recursos y energía requerida para una producción industrial de carne y sus derivados. En sociedades con mayor desarrollo económico, como Estados Unidos, el desperdicio de energía es muy grande, asevera Harris, mientras en la India la gente se mantiene con limitados recursos, que excluyen la costosa alimentación y cuidado del ganado vacuno para consumo humano.

Cine. El estudio antropológico de Marvin Harris fue publicado por primera vez en 1974. Sin embargo, las cosas han cambiado poco desde entonces, como lo visualiza el controvertido documental Home, realizado en 2009 por Yann Arthus Bertrand y disponible en YouTube; narrado en español (con sus asegunes) por Salma Hayek. En éste se muestra, como hubiera querido Harris, la enorme inversión de energía y la contaminación que resulta de la industria ganadera, además de la crueldad con la que tratamos a los animales, en particular al ganado vacuno. Home nos recuerda que las especies animales representan la alteridad del ser humano y no solamente son recursos materiales a nuestra entera disposición. Después de revisitar este documental, pleno de imágenes impactantes, tanto hermosas como terribles del planeta Tierra, el espectador se cuestiona si la humanidad debe volver al pensamiento mágico y sacralizar nuevamente a las vacas para localizar otras fuentes de alimentos ecológicamente sustentables.

 

 

Contacto:

Facebook: Armín Gómez Barrios

Twitter: @literacom

e-mail: [email protected]

http://itesm.academia.edu/AGomezBarrios/