Japón inundará de dólares a México

Foto: Reuters

Bank Of América prevé que el alivio monetario en Japón atraiga capitales al mercado mexicano y presiones para el peso.

 

Reuters

 

México podría recibir una catarata de dólares en su mercado de bonos por parte de inversores japoneses, que saldrán a la caza de mayores rendimientos después de que el banco central nipón anunciara un enorme alivio monetario, previó Bank of America Merrill Lynch (BofA) en un informe publicado el lunes.

Los retornos de los bonos japoneses se van a mantener muy bajos durante un tiempo. El Banco de Japón anunció la semana pasada que desembolsará en menos de dos años la friolera de 1,4 billones de dólares para comprar papeles soberanos, en un intento por inyectarle vitaminas a la deprimida economía.

“Los inversionistas locales podrían aventurarse a los activos internacionales con renovado interés”, dijo Bank of America Merrill Lynch.

Afinando el lápiz, BofA calculó que en Japón hay unos 16,8 billones de dólares en activos financieros al menudeo. Poco más de la mitad está en equivalentes de depósitos/efectivo y los analistas creen que parte de ese dinero se redirigiría a México y Brasil.

Mirando los diferenciales de tasas de interés de referencia se explica parte de la historia: mientras la tasa nipona es del 1.15%, la mexicana es del 4% y la brasileña del 7.25%.

Pero hay otros factores en juego que impondrían a México sobre su rival regional en esta nueva ola de fondos.

“México podría ser uno de los grandes ganadores de la avalancha de ahorros japoneses”, dijo BofA. “Tiene mucha características que pueden atraer a los ahorristas”.

México tiene bajos costos laborales, una población creciente, una lista de reformas estructurales en la agenda del Gobierno y la indiscutible cercanía comercial con su vecino y socio Estados Unidos, según el reporte del banco.

Eso se suma a un mercado de bonos soberanos de 265,000 millones de dólares muy líquido frente al de otros mercados emergentes. A diferencia de Brasil, casi no hay restricciones o impuestos para las inversiones extranjeras.

 

Más presiones para el peso

Aunque históricamente la exposición de los inversores japoneses a instrumentos en pesos mexicanos ha sido baja cuando se compara con el real brasileño, la tendencia está cambiando.

Fondos de Toshin -uno de los mayores inversores japoneses en activos extranjeros- duplicaron sus posiciones en México en los últimos siete meses y se espera que la exposición crezca a un ritmo del 100%, dijo BofA.

“Eso implicaría casi 8,000 millones de dólares en flujos entrantes para fines del 2014”, calculó el banco.

Por primera vez en casi cuatro años, el Banco de México (Banxico) recortó a principios de marzo la tasa de interés clave en 50 puntos base, en parte para adaptarse a un escenario de menor crecimiento mundial, pero también para moderar la llegada de flujos de capital que aprecien al peso.

México ha absorbido unos 160,000 millones de dólares de inversión extranjera en sus mercados financieros durante los últimos tres años, lo que impulsó a las acciones y los bonos mexicanos a máximos récord.

En lo que va del año, el peso se ha fortalecido más de un 5.5%, generando algunas preocupaciones sobre la competitividad de las exportaciones.

Y con las noticias que llegan desde el Lejano Oriente, el peso podría seguir ganando vigor.

“Japón ha sorprendido totalmente al mercado en el tamaño de lo que va a hacer en la parte cuantitativa”, dijo Enrique Alvarez, jefe de análisis de IDEAGLobal en Nueva York.

“Las otras (economías de Latinoamérica) no tienen una política monetaria tan abierta como la que tiene México en este momento; cuando haces el balance es por eso que te da siempre al peso mexicano por delante del resto y tienes esa presión incesante”, agregó.