La empresa web que triunfó en un país rezagado en Internet

Foto: PayPal

PayPal, la empresa de pagos por Internet, cuenta con 2.5 millones de clientes en México y planea cerrar el 2013 con tres millones.

 

Existen tres factores que hieren el crecimiento del comercio electrónico en México: la baja penetración del internet, el lento avance de la bancarización entre la ciudadanía y una cultura de las compras en línea poco desarrollada en el país. Pero PayPal sabe que estas heridas no son mortales. Ha descubierto la fórmula para continuar su crecimiento y alcanzar tres millones de clientes a finales de este año.

Su secreto se basa en subir a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), así como a los emprendedores en la ola del comercio electrónico a través de su modelo de pagos online.

“Las Pymes son nuestro principal segmento, nacimos y crecimos como una empresa que da servicio a Pymes y eso no ha cambiado, y es igual en México, así como en todo el mundo”, dice Federico Gómez, director general de PayPal México.

Durante 2012, la compañía se consolidó en la tercera posición como opción de pagos por Internet, por detrás de la tarjeta de crédito y el depósito en sucursal, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci).

Ahora la empresa busca consolidar su presencia en el país, por lo que se encuentra a la caza de nuevos proyectos empresariales que ven en el ciberespacio una ventana de oportunidad.

 

El origen

PayPal es una empresa que tiene 14 años de existencia. Su origen se dio en Silicon Valley, en California, lugar en donde se encuentran asentadas empresas tecnológicas como Hewlett-Packard y Apple.

Su negocio se basa en proporcionar servicios de pagos por Internet, a través de una plataforma en donde los usuarios pueden registrar la información de sus tarjetas de crédito y débito con el fin de realizar compras en la red de forma segura, además de permitir a los negocios el cobro por sus productos o servicios.

Hace dos años, la empresa decidió abrir sus oficinas en México con el fin de atender al público de una manera más cercana, y tener un contacto mucho mayor con las empresas que operan en el país.

A su llegada, ya contaba con cerca de un millón de clientes mexicanos que utilizaban su servicio, cifra que se ha duplicado, y alcanza hoy los 2.5 millones de clientes.

“Nuestra estrategia de trabajar con los comercios grandes ha funcionado bien”, comenta Federico Gómez al repasar las cifras del crecimiento de PayPal.

A pesar de los logros obtenidos, seguir creciendo no parece tan sencillo en México. El comercio electrónico enfrenta el reto de sumar nuevos consumidores en un país que se ubica en el penúltimo lugar de penetración de internet fijo entre las 34 naciones que integran a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Y el panorama de la bancarización no es más positivo: el 44% de los adultos mexicanos, es decir, 30.98 millones de personas, no cuenta con un producto financiero formal, de acuerdo con los datos de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), elaborada por el Inegi en colaboración con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

“Nos queda un nicho de mercado bastante acotado”, dice Jorge Sánchez Barceló, vicepresidente de Banca Electrónica de la Amipci.

En este contexto, la empresa de pagos electrónicos ha visto en las Pymes la posibilidad de convertirlas en impulsoras del comercio electrónico a través de su oferta en el mercado mexicano, y una oportunidad para seguir incrementando sus clientes, tanto del lado de los ofertantes, así como de los consumidores.

La oportunidad se encuentra a la vista: las Pymes en México suman cinco millones de compañías, es decir, el 99.8% de la totalidad de las empresas que opera en el país, según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Yo creo que en donde van a encontrar la posibilidad de crecer es a través de esta estrategia, pues ellos necesitan generar la seguridad en los consumidores y empresarios”, opina Miguel Ángel Rendón Valdés, director de la Licenciatura en Administración Financiera en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

 

Operación Pyme

A pesar de que su apuesta no parece estar equivocada, el director de PayPal México reconoce que la sobrevivencia de las Pymes es una de las amenazas que se mantiene constante y, sobre todo, en su incorporación al comercio electrónico.

Por ello, la empresa lanzó en México, por primera vez en Latinoamérica, el programa de socios tecnológicos PayPal Partners, cuyo objetivo es brindar las asesorías y herramientas necesarias para que las empresas ingresen al mercado en línea.

Este proyecto de PayPal cuenta hoy con 17 socios pertenecientes a empresas 100% nacionales e internacionales, los cuales podrían duplicarse a finales de 2013.

Además la empresa ha establecido convenios y un programa de mentores con algunas aceleradoras de negocio que otorga apoyos técnicos a los emprendedores, con miras a que se conviertan en futuros exportadores hacia Estados Unidos impulsados por eBay, compañía de ventas en línea propiedad de PayPal.

“Estamos en un momento en donde está madurándose mucho la oferta por parte de medios de pagos alternativos que empezaron hace tiempo en México y que poco a poco van encontrando su madurez”, dice Jorge Sánchez de la Amipci.

A pesar de que podrían faltar más de dos años para observar los resultados de la estrategia de PayPal, Federico Gómez ve un panorama lleno de buena salud para el e-commerce: “El futuro de los pagos electrónicos y de los comercios electrónicos en México es increíblemente prometedor, y vamos a observar muchos cambios, ya que estamos en el comienzo de algo muy grande”.