La pregunta del billón: ¿cuándo parará la Fed la fábrica de billetes?

Foto: Archivo

Todos en Wall Street quieren responderla, ya que determinará en gran medida la dirección en la que se moverán las acciones y los bonos, que han estado subiendo en las últimas semanas a máximos históricos.

 

Por Agustino Fontevecchia

 

¿Cuándo comenzará la Fed a endurecer su política monetaria y reducir si inflado balance de más de 3,000 millones de dólares (mdd)? Ésa es la pregunta que todos en Wall Street quieren responder en este momento, ya que determinará en gran medida la dirección en la que las acciones y bonos, que han estado subiendo en las últimas semanas a máximos históricos, se moverán.

Por primera vez en años se están dando conversaciones serias dentro como fuera de la Reserva Federal sobre cuándo y cómo la Fed reducirá y terminará su programa de flexibilización cuantitativa (QE). Las acciones se están disparando mientras las tasas ultra bajas incitan a la toma de riesgos, lo que podría ser peligroso si las burbujas de activos se salen de control, advirtió Bernanke hace unos días. Aportando al sentimiento alcista, un artículo del portavoz de la Fed, Jon Hilsenrath, publicado en The Wall Street Journal, indica que los funcionarios de la Fed ya han trazado una estrategia para la reducción paulatina del QE, y que sólo el tiempo es un objeto de discusión.

Los funcionarios de la Fed deben estar orgullosos de su viaje sin precedentes en las desconocidas aguas de la flexibilización cuantitativa. Las acciones estadounidenses han estado tocando nuevos máximos desde hace bastante tiempo, con el S&P 500 rompiendo la barrera de las 1,600 unidades por primera vez y el Dow Jones por encima de los 16.000 puntos. Los mercados financieros están expresando su confianza en la capacidad de la Fed para diseñar una expansión económica saludable en el corto plazo, según UBS. La verdadera pregunta, sin embargo, es qué tanta confianza tienen de la capacidad de la Fed para terminar lo que empezó y salir sin alterar drásticamente a los mercados.

Una mirada a varios indicadores sugiere que las políticas de dinero fácil de la Reserva Federal han funcionado. Más allá del próspero mercado de valores, las normas de préstamo se han relajado sustancialmente. No sólo son las tasas fijas promedio de hipotecas, al 3.64% en abril, 275 puntos básicos por debajo del pico de 6.38% previo a la recesión de 2006, también los préstamos ha crecido, explica el equipo de economistas de UBS. El crédito total bancario ha crecido 395,000 mdd, o 4.1% respecto al año que termina en marzo, mientras que la emisión de bonos corporativos aumentó 35% a 1,400 millones en 2012, y ha crecido 13% a un ritmo anualizado en el primer trimestre de 2013.

Los precios de la vivienda han aumentado, impulsando las acciones de constructoras como KB Home y Lennar, respaldados en las compras de la Fed de valores respaldados por hipotecas residenciales. La creación de empleos también sigue en aumento: de un promedio de 189,000 del año pasado, ha aumentado a 203,000 según UBS, que espera que se acelere a 211,000 este año y 246,000 en el siguiente. Las acciones de grandes bancos como Bank of America, Citigroup y JPMorgan Chase han subido considerablemente en los últimos 12 meses.

¿Los mercados se están sobrecalentando? A pesar de su increíble rendimiento, la economía de EU continúa débil y se espera que crezca un 2.3% este año, según UBS. El desempleo sigue siendo obstinadamente elevado, mientras que los niveles de la inflación se encuentran cada vez más cerca del territorio deflacionario.

Con muchas voces pidiendo el fin del programa de alivio cuantitativo de la Reserva Federal y con el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) haciendo referencias muy claras a la liquidación de sus compras de activos, los temores de la disminución del estímulo monetario afectaron a los mercados el lunes. Hilsenrath avivó las llamas durante el fin de semana, diciendo a los inversionistas que los funcionarios de la Fed han mapeado ya su estrategia de salida. La compra de bonos se reducirá en “pasos cuidadosos”, según Hilsenrath, quien añadió que la liquidación no tiene un camino claro y estable, y que la Fed podría incluso aumentar sus compras de bonos si se justifica.

Incluso Bernanke ha tocado el tema recientemente. El viernes, el presidente de la Fed advirtió de la excesiva toma de riesgos en los mercados financieros, según el Financial Times, y reiteró que la Fed está consciente del riesgo de inflar peligrosas burbujas de precios de activos. El reconocimiento de Bernanke de los efectos secundarios del QE, probablemente negativos, incluidas las burbujas, es otro indicador de que la Fed está pensando en reducir en su programa de compra de activos.

La Fed no ha dado señales claras sobre la reducción o terminación de su programa de compra de activos más allá de las expectativas de mejora del mercado laboral. Las condiciones financieras más amplias permanecerán ultra flexibles incluso después de que termine el QE, de acuerdo con la última declaración del FOMC. Sin embargo, los mercados se mueven anticipando la acción y han sido muy sensibles al cambio de tasas en la política de la Fed, a diferencia de las condiciones subyacentes y la cantidad total de flexibilización. Esto sugiere que cualquier indicio de reducción podría tener un efecto profundamente negativo en el sentimiento de riesgo y, en consecuencia, en las acciones. Con unos mercados tan revolucionados es difícil quedarse al margen, pero los inversionistas deben mantener un ojo sobre la Fed.