La receta competitiva de Felipe Calderón

Una receta simple. (Foto: Reuters)

El simple hecho de que México realice 60% de las exportaciones manufactureras de Latam es razón suficiente para prestar atención a las 4 claves de esa receta del ex presidente.

 

Tuve la suerte de escuchar al ex presidente Felipe Calderón cuando expuso ante un numeroso grupo de inversionistas brasileños en São Paulo el 20 de enero (de 2016). Su receta era simple, coherente y muy convincente frente a un Brasil “quebrado” como telón de fondo.

Frente al lujoso hotel, al otro lado de la calle, estaban las torres que apoyarán el tren de alta velocidad desde el aeropuerto Guarulhos hasta São Paulo, cuya construcción comenzó hace más de cinco años. Desde entonces están abandonadas, como un triste recordatorio de los estragos de la corrupción en Brasil.

Calderón subrayó un tema clave, no sólo para México y Brasil, sino para toda la región: La corrupción socava el imperio de la ley. El imperio de la ley es imprescindible para crear un ambiente propicio a la inversión. América Latina no se destaca precisamente en esta materia. Asegurar el imperio de la ley sigue siendo una tarea pendiente en la región.

Pero hay otras áreas que lo han hecho muy bien, y aquí es donde se destaca México. El simple hecho de que 60% del mercado de las exportaciones de los productos manufactureros lo tenga México es razón suficiente para prestar atención a la receta Calderón. Es aún más admirable porque México sólo representa 23% del PIB de Latinoamérica, subrayando su esfuerzo en diversificar sus exportaciones (2015, PPP, Latinoamérica y el Caribe).

 

Las claves de la receta

  1. Abra su mercado: No hay duda de que los países de la Alianza del Pacífico, la mayoría miembros del Trans-Pacific Partnership, han resultado beneficiados con la apertura de sus mercados. El Mercosur, en cambio, ha estado negociando un tratado de libre comercio con Estados Unidos durante los últimos 20 años, sin concertar nada.
  2. Facilite la participación del sector privado para terminar con el déficit en materia de infraestructura: Por cierto, esto permite finalmente volver a un panorama donde impere la ley, no se dé cabida a la inviolabilidad de los contratos y exista coherencia en materia institucional.
  3. Invierta en salud y educación: Éste es un tema sensible en toda la región, particularmente con el brote del virus Zika. Además, las estadísticas demográficas están jugando en contra de Chile y Brasil, donde el tema de la salud es clave. El debate sobre la educación y si la enseñanza superior debiera ser gratuita se está convirtiendo en un tema candente en toda la región, pero aquí me referiré a los comentarios hechos por Xavi Sala-i-Martín en una conferencia que tuvo lugar en Chile hace dos semanas. La inversión más sabia en educación es en la prebásica, que tiene el beneficio adicional de reducir la desigualdad de oportunidades pero que no alcanza a dar sus frutos dentro de un solo periodo presidencial.
  4. Reduzca la burocracia para abrir y cerrar empresas: No existe duda alguna de que subir en el ranking de competitividad mundial favorece al PIB potencial. México es una clara muestra de ello e India acaba de implementar una política similar para pequeñas y medianas empresas llamada Start Up India.

Imagínese el beneficio para Brasil si al menos se implementaran unas pocas de estas medidas.

 

Contacto:

Facebook: PineBridge Investments

Twitter: @PineBridge

Página web: PineBridge Investments

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.