Las guerras del futuro

Foto: Reuters

Se ha creado una brecha por la falta de acceso a la tecnología. El avance tecnológico y lo virtual plantean los mismos retos para vencer la desigualdad que en el plano presencial. Las próximas guerras serán cibernéticas.

 

 

Durante décadas nos hemos acostumbrado a la lenta evolución de los conflictos, desde los ejércitos que solían señalar el territorio donde combatirían, hasta la regulación de los métodos de guerra a través del derecho internacional humanitario. Sin embargo, la sociedad y la ciencia evolucionan, y con éstas los conflictos armados.

Durante la celebración de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, el entonces secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, señalaba que “los mismos medios tecnológicos que fomentan la mundialización y la expansión transnacional de la sociedad civil, también proporcionan la infraestructura para ampliar las redes mundiales de la sociedad ‘incivi’” —vale decir, la delincuencia organizada, el tráfico de drogas, el lavado de dinero y el terrorismo”.

Y mientras creemos que la tecnología nos acerca, también nos separa. Las organizaciones de la sociedad civil (OSC), en las últimas décadas, se han relacionado más en su tarea de promoción a través del uso de Internet, las fronteras entre el norte y el sur parecen desdibujarse, pero en algunos casos también se ha creado una brecha precisamente por la falta de acceso a la tecnología. Es decir: el avance tecnológico y lo virtual plantean los mismos retos para vencer la desigualdad que en el plano presencial, separando incluso al sur del propio sur.

El anuncio de China de que se preparan para las guerras del futuro mediante maniobras militares a gran escala, con el objetivo de ensayar su tecnología digital por la presión o tensión con Estados Unidos tras ataques cibernéticos, es muestra de la evolución de los conflictos y el uso de la tecnología, ante lo cual la legislación internacional se está quedando obsoleta.

La amenaza proviene del Ejército Popular de Liberación chino, que llevará a cabo el mes que viene maniobras militares que abarcan el uso de la tecnología digital. La prensa internacional indica que las pruebas se realizarán en junio y que el objetivo es “amoldarse a la guerra con tecnologías de la información”, que iría desde las fuerzas de combate con unidades digitales, de aviación militar y hasta las fuerzas de respuesta electrónica, lo cual no sorprende en el caso de los llamados drones o aviones teledirigidos que utiliza Estados Unidos contra terroristas.

El asunto será abordado entre la reunión de mandatarios de China y Estados Unidos la semana próxima, ya que la preocupación de las constantes incursiones cibernéticas de China alcanzan no sólo el ciberespionaje, sino incluso la presunción de piratería militar en línea a través del denominado hackeractivismo.

Corea del Norte y la amenaza de misiles teledirigidos y el escándalo de los WikiLeaks, son otra prueba del uso de la tecnología con fines militares o de espionaje. Lo mismo ocurre con la empresa T-Platfom de Rusia, fabricante de la súper computadora Lomonosov, que ha sido puesta en la lista del Departamento de Comercio de Estados Unidos como parte de aquellas organizaciones que pueden atentar contra su seguridad nacional por estar vinculada con investigación nuclear. Enlistarla conlleva la imposibilidad o prohibición para comprar componentes electrónicos creados en EU, o la compra de chips producidos en cualquier parte del mundo con tecnología estadounidense.

En todo caso, la sociedad no debe olvidar que el enemigo puede estar en todas partes, mientras que la comunidad internacional debería hacer esfuerzos multilaterales para inhibir este tipo de conductas de potencial riesgo para la humanidad. Antes de pedir la desregulación total de Internet, pensemos si eso sería viable en el ámbito actual de la sociedad. Impensable dejar atrás las directrices que guían hacia la construcción, no hacia la destrucción.

 

 

Contacto:

Twitter: @ilrodrig

e-mail: [email protected] [email protected]