Lecciones de management en la Fórmula 1

Foto: Reuters

El reciente episodio de confrontación en el equipo Red Bull Racing de la Fórmula 1, que llevó al enfrentamiento entre Sebastian Vettel y Mark Webber, deja al descubierto dos estilos de liderazgo y estrategia.

 

El tricampeón de la Fórmula 1, Sebastian Vettel, demostró a corta edad sus dotes de líder. Haber obtenido el primer triunfo en el show de la Fórmula 1 a la edad de 23 años, era un mérito que pocos creían, en un medio donde la edad promedio de los pilotos ronda los 30 años.

Rápidamente se convirtió en imagen de relojes de lujo, eso, sin contar con el patrocinio incondicional de la marca de bebidas energéticas Red Bull. Después de ese primer campeonato en el 2010, vinieron dos más de forma consecutiva hasta convertirse en el joven maravilla sobre ruedas.

Pero algo pasó con el alemán.

De ser el chico que todos querían entrevistar y estar cerca de él, pasó a ser un piloto que comenzó a intrigar, incluso hacia el interior de su escudería. Que tenga pleito casado con pilotos, como Fernando Alonso o Lewis Hamilton, no es novedad, pero que sabotee el trabajo del equipo, es cuando las alarmas deben de encenderse.

Y es que después del Circuito de Malasia, en el que Vettel desobedeció las órdenes del cuerpo técnico de dejar pasar a su coequipero Mark Webber, y optó por “irse por la libre” y adelantarse para lograr el primer lugar del pódium, se agudizaron los conflictos entre los pilotos.

Vettel ganó la carrera, sí. Pero expuso un severo problema de liderazgo y comunicación en la escudería Red Bull Racing. Después vinieron una serie de comentarios que dejaban muy mal parado tanto al australiano Webber como al alemán Vettel. Lo menos que dijo Sebastian fue: “Webber no merece mi ayuda”.

Vettel se disculpó con el equipo, con la escudería, pero jamás dirigió la palabra a Webber, quien en todo momento guardó silencio. La molestia de éste último no fue menor, según imágenes obtenidas por las cámaras que traen los autos en la parte trasera, al momento en que Webber se ve rebasado por Vettel, aquel le “pinta un dedo” al piloto alemán.

Ayer, la prensa especializada dio a conocer que Mark Webber y Fernando Alonso habrían cenado juntos en Dubai. ¿Esto qué tiene que ver? Webber, de la Red Bull, y Fernando Alonso, de la Ferrari, además de ser muy buenos amigos, están mandando un mensaje muy claro a Vettel, a la Red Bull y a la Fórmula 1 en general: que si se trata de jugar sucio, cada quien tiene su forma de hacerlo.

Mientras que Vettel ha optado por un discurso de confrontación y ataques a Webber, Webber recurre a una estrategia de acercarse con sus amigos de hace muchos años a sabiendas que son enemigos de quienes en su equipo le atacan (léase Vettel).

Lo que enrarece más el entorno es que el contrato de Webber con la Red Bull vence este año, aunque algunos sostengan que la salida de la escudería se podría dar mucho antes por la tensión entre los pilotos. Otra señal inequívoca de que Webber está jugando cartas fuertes es que la fotografía de la cena con Fernando Alonso se hizo pública a través de la cuenta de twitter del español. Es decir, por una parte se adelantaron a los rumores que pudieran surgir. Y por otra, refuerzan el mensaje de fuerte amistad entre ambos en situaciones de alto riesgo como la que vive la escudería alemana.

¿Fue mejor estratega Webber que Vettel? A mi parecer sí. Webber aprovechó todos los discursos existentes para soltar su mensaje: No estoy solo y tengo otras intenciones. ¿Alonso es un ingenuo de la situación? Para nada. Fernando Alonso-Ferrari ha sostenido constantes enfrentamientos con los alemanes. Antes fue con el veterano Michael Schumacher, quien constantemente reprochó a Alonso que le bloqueara en varios circuitos en el año 2010.

Si esto fuera una clase de management, Sebastian Vettel sería el ejecutivo que pisa a sus asociados para retener su puesto, justificando sus actos bajo cierto manto de “joven y exitoso”. Mientras que Webber recurre más a las formas y a mensajes cifrados, pero contundentes.

Al final, las percepciones pesarán mucho: Vettel es el “chico de oro” de la Red Bull. Webber puede ser percibido como “el inconforme”.

¿Quién ganará o quién perderá?

 

 

Contacto:

Twitter: @miguelcolunga1

e-mail: [email protected]