Los 5 riesgos que enfrentará la economía mundial en 2016

2016 puede representar una tormenta para la economía. (Foto: Reuters)
2016 puede representar una tormenta para la economía. (Foto: Reuters)

El bajo precio del petróleo, el alza de tasas de la Fed, un crecimiento moderado en Estados Unidos, la desaceleración en China y el fenómeno climático El Niño serán los cinco riesgos que enfrentará la economía mundial el próximo año, según analistas consultados por Forbes México.

 

Siete años después de la última crisis económica mundial, el mundo sigue con estragos en crecimiento económico. Los riesgos a los que se enfrentará la economía global en 2016 implican diferentes factores:  un lento crecimiento en las principales economías, la volatilidad generada por el alza de tasas en Estados Unidos, una persistente caída en los precios del petróleo y fenómenos climáticos como El Niño, cuya fuerza aumenta con el paso de los años.

En su último reporte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su proyección de crecimiento para la economía mundial. La estimación pasó a 3.6% desde 3.8% para 2016.

El organismo, a cargo de Christine Lagarde, indica que sus previsiones revelan que la actividad mundial recobrará cierto ímpetu en este año.

“Ese pronóstico refleja más que nada una recesión menos profunda o una normalización parcial de las condiciones en los países que están atravesando dificultades económicas en 2015”, dice el FMI en sus Perspectivas de la Economía Mundial presentadas en octubre del año pasado.

Bank of America Merrill Lynch (BofA) coincide, ya que prevé que la economía global mejorará, aunque con un optimismo templado. El banco prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) global crezca 3.4%, por encima del 3.1% de 2015, lo cual está ligeramente por debajo de la tendencia.

“La baja inflación, la mejoría en los fundamentales y el apoyo de las políticas deberían augurar un buen futuro para la expansión económica global, los consumidores y las oportunidades de inversión”, expone BofA en su reporte sobre riesgos para la economía mundial.

A continuación, los cinco peligros que enfrenta la economía global en 2016:

 

1. Precio del petróleo, lejos de recuperarse este año

En una carta a sus clientes, Goldman Sachs menciona que una estabilización en el precio del crudo en este año es irreal, debido al lento crecimiento de los mercados emergentes y por el potencial levantamiento de las sanciones internacionales contra Irán, lo que hará subir más los inventarios.

Aunque ha disminuido el ritmo de caída en los precios del crudo a nivel global, en 2016 los precios del petróleo podrían rondar todavía en un rango de entre 37 y 48 dólares por barril, comenta Gabriela Siller, economista jefe de Banco Base.

La clave para el escenario más negativo es Irán. Este país productor podría añadir dos millones de barriles por día a la oferta de exportación global, lo que pondría presión sobre los precios.

“Es un escenario que no debe perderse de vista, sobre todo si el ambiente se pone más tenso en materia de conflictos geopolíticos”, advierte Gabriela Siller.

A pesar de este escenario, algunas instituciones como Morgan Stanley prevén que el continuo crecimiento de la demanda y un menor suministro implican que el exceso en los mercados petroleros podría desaparecer para finales de 2016 y ver mejores precios en 2017.

 

2. Crecimiento moderado de EU 

BofA prevé que un riesgo para la economía global es que Estados Unidos presente un crecimiento modesto durante 2016.

La institución estimó que el crecimiento de la economía estadounidense se mantenga estable en 2.5% durante 2016, en la medida en que un sólido mercado laboral compense el débil crecimiento en la productividad.

El economista jefe de Finamex, Guillermo J. Aboumrad, consideró que un riesgo para Estados Unidos es un menor dinamismo en sus manufacturas, producto del fortalecimiento del dólar.

El sector de manufacturas en Estados Unidos se contrajo en noviembre, tras haber sumado 36 meses consecutivos de crecimiento, reveló el Instituto para la Administración del Abasto (ISM, por sus siglas en inglés). El índice manufacturero se ubicó en noviembre en 48.6 puntos. Una lectura por debajo de los 50 puntos representa una contracción en la actividad del sector.

 

3. Alza de tasas en Estados Unidos 

La era de hacer dinero de forma barata terminó en 2015, luego de que la Fed decidiera subir 25 puntos base sus principales tasas de interés tras siete años.

BofA indicó que cuando la Fed comenzara a aumentar la tasa de fondeo federal, la política monetaria tomaría el escenario como el tema principal de 2016.

“Estamos observando un mercado cada vez más optimista, con un gran potencial al alza, aunque también estamos viendo el comienzo de un lento y estable crecimiento en los mercados de capital y cambios impulsados por la innovación en el ciclo comercial”, señaló Candace Browning, directora de BofA Merrill Lynch Global Research.

Carlos Capistrán, economista jefe de BofA para México, y el economista en jefe de Finamex, Guillermo J. Aboumrad, proyectan que durante 2016 la Fed subirá sus tasas entre 3 y 4 veces, por lo que llegará a 1%, lo que podría generar volatilidad en el mercado ante la incertidumbre de saber en qué momento se presentarán las alzas.

 

4. Desaceleración de la economía china

Los años en que la economía china crecía a una tasa superior a 10% parecen haber quedado en el pasado debido a la desaceleración interna, problemas en las industrias de exportación y la caída en los precios de las materias primas.

El debilitamiento de la economía china puede explicarse por la caída en sus exportaciones. El FMI estimó un crecimiento de 6.3% para 2016, luego que en 2014 el país asiático reportara un avance del Producto Interno Bruto (PIB) de 7.3%.

La institución consideró que China se enfrenta a una brusca ralentización de su economía interna, a la reducción de un excesivo apalancamiento y al fortalecimiento de las fuerzas del mercado global.

Ante este panorama, el organismo internacional pidió a las autoridades chinas seguir aplicando reformas estructurales para poner a la economía emergente en la senda de un crecimiento sostenible, sobre todo en lo que respecta al mercado cambiario.

La institución consideró que un tipo de cambio de libre flotación mejorará la autonomía de la política monetaria y ayudará a la economía a ajustarse a los choques externos.

 

5. El Niño podría impactar los precios de los alimentos

El fenómeno climático El Niño representa un potencial riesgo al alza para la inflación, particularmente en Asia y América Latina, alerta BofA.

El Niño es un fenómeno meteorológico que afecta los vientos y las temperaturas del agua en el Océano Pacífico y altera los niveles de las precipitaciones pluviales, en especial en el hemisferio meridional.

El Banco Mundial señaló que a pesar de la fuerza de El Niño descarta un pronunciado aumento en los precios de los productos agrícolas mundiales, dadas las abundantes existencias de la mayoría de esos productos y los débiles vínculos entre los precios mundiales y los nacionales.

“A la fecha, los precios mundiales de los productos agrícolas se han reducido, al mismo tiempo que los precios registrados en mercados internos clave no han denotado desviaciones pronunciadas con respecto a sus tendencias, que puedan atribuirse al fenómeno de El Niño”, explica el Banco Mundial en su último reporte sobre materias primas.

Sin embargo, el organismo indica que el fenómeno podría afectar en mayor medida a mercados de alimentos locales más aislados, no vinculados a los mercados internacionales.

 

Y ¿qué le depara a México?

Algunos riesgos para la economía mundial impactarán también a México: destacan los bajos precios del petróleo, el alza de tasas por parte de la Fed y un crecimiento modesto por parte de Estados Unidos.

Pero otros riesgos para la economía nacional están asociados a una baja inflación, una caída en el consumo y en las manufacturas, así como un menor gasto por la caída de los ingresos petroleros.

 

Éstos son los principales riesgos para México en 2016:

 

1. Impacto en exportaciones por debilidad en EU  

El sector de la manufactura en Estados Unidos se contrajo en noviembre de 2015; esto, como consecuencia de la fortaleza del dólar. Esto provocó que las exportaciones mexicanas durante agosto y septiembre del año pasado disminuyeran.

Las exportaciones mexicanas de mercancías sumaron 31,030 millones de dólares en agosto de 2015, una baja interanual de 6.8%, con lo que acumularon un descenso de 2.8% en los primeros ocho meses del año.

 

2. Una nueva caída en los precios del petróleo

Aboumrad prevé que los precios del petróleo se corrijan hacia el primer semestre de 2017. Además, un factor que ayudará a que el precio suba será que el crecimiento global mejore.

El economista expresó que México deberá estar pendiente de los precios del petróleo en el próximo año, debido a que el presupuesto podría ser nuevamente austero para 2017.

En el último mes de 2015, el precio de la mezcla mexicana se ubicó por debajo de los 30 dólares por barril, un nivel no visto desde la crisis económica de 2008.

Los precios del petróleo mucho más bajos en 2016 seguramente afectarían el sentimiento hacia México si la paraestatal Pemex siguiera retrasando los pagos a proveedores y prestadores de servicios, más allá de la fecha de pago prometida en mayo próximo, alertó Credit Suisse.

 

3. Desaceleración del consumo

El economista en jefe de BofA para México, Carlos Capistrán, dice que el consumo será menor al visto en 2015.

El consumo crecerá 3% en 2016, mientras que la tasa del indicador se ubicó en 5% en el primer trimestre del año, estima el economista.

Capistrán agregó que una posible alza de tasas de la Fed y Banxico en 2016 generará una restricción en el crédito, lo que podría impactar al consumo.

 

4. Baja inflación

Para México, la inflación baja podría pasar de una buena noticia a un foco de alarma. Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, explica que durante 2015 los productores y comercios contuvieron los efectos del tipo de cambio; sin embargo, en 2016 los precios deberán subir como consecuencia del impacto del dólar fuerte.

“Si no vemos un repunte de la inflación en enero podríamos estar ante una señal negativa, pues indicaría que la demanda interna está demasiado débil; esto podría incluso motivar un ajuste en las previsiones de crecimiento para el próximo año”, advierte.

Banco Base estima un crecimiento de entre 2.3 y 2.6% en 2016, con una inflación de 3.33% al cierre del año.

Credit Suisse estima que en 2016 la inflación fluctúe alrededor de 3% para la mayor parte del año, a partir de enero, en lo que se disipa el efecto base favorable y en tanto se materializa el mayor traslado del peso débil.

La mayor tasa de inflación anual que prevé para 2016 es de 3.3% hacia finales del año.