Los coches de Google ya califican como su propio conductor

El coche autónomo de Google. (Foto: Taylor Soppe/Forbes.)

El gobierno de Barack Obama ha decidido que una computadora puede ser responsable de conducir un auto sin ninguna intervención de un humano, lo cual elimina barreras de desarrollo para los coches autónomos.

 

Por Brian Solomon

¿Puede una computadora tener licencia para conducir? El gobierno de Obama opina que sí.

La Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos dijo en una carta publicada en respuesta a Google, que si un “ocupantes humano fuera incapaz de conducir un vehículo”, sería “más razonable identificar al conductor como lo que sea (y no quien sea) que esté conduciéndolo”.

La NHTSA explicó además que: “Estamos de acuerdo con Google sobre el hecho de que su vehículos de auto conducción no tendrán un “conductor” en el sentido tradicional que los vehículos han tenido conductores durante el último siglo.”

Tal vez todo esto parezca obvio. Si un coche se conduce solo, entonces, naturalmente, el conductor debe ser el propio vehículo. Sin embargo, es un tema legal complicado para el futuro de los vehículos autónomos. Hasta el momento, las regulaciones gubernamentales han requerido que los coches, incluidos los conducidos por computadoras, incluyan todo el equipo necesario para que los pueda manipular un humano, como volante y pedales de aceleración y frenado. Además, se necesita que haya un conductor humano con licencia al volante listo para tomar el control.

Esta nueva definición de “conductor” abre un poco la puerta a la eliminación de algunos de esos equipos tradicionales, lo que permitirá a Google eliminar finalmente cualquier método de control humano de sus coches. Sin embargo, aún hay obstáculos legales en el camino, dado que esas nuevas leyes probablemente tendrían que estar por escrito para que empresas como Google eliminaran los frenos y otras características obligatorias. Las empresas de automóviles también tendrían que demostrar que su tecnología es tanto o más segura que los conductores humanos.

Aún así, ésta es otra señal alentadora de que el gobierno estadounidense respalda la tecnología detrás de los auotos de conducción autónoma. El mes pasado, el secretario de Transporte Anthony Foxx anunció un plan de 10 años y 4,000 mdd para financiar proyectos piloto que acelerarían la aprobación de los vehículos autónomos.

La existencia de la carta fue reportada por primera vez por Reuters. Pueden leer la carta completa aquí.